DEHESAS Y MONTADOS IBERICOS

Dehesas y montados de España y Portugal

 

La dehesa (montado en Portugal) es un sistema agrosilvopastoral único, donde se genera actividades económicas y sociales en un perfecto equilibrio con el medio ambiente donde se desarrollan.

Es el producto de la acción del hombre sobre el bosque mediterráneo en zonas donde, por lo general, no son adecuadas otras actividades agrícolas, dando como resultado un sistema basado en un arbolado disperso que permite la formación de pastos.

Su estado actual es el resultado de la acción combinada de factores culturales, ecológicos, económicos, geográficos, históricos, paisajísticos y sociales.[1]

Dehesa

El principal protagonista de este sistema es el arbolado, siendo principalmente del genero Quercus spp (encinas y alcornoques) que con sus bellotas son una fuente de alimentos para el ganado y la fauna salvaje de la dehesa durante finales del otoño y el invierno. Estas tierras de pastoreo están caracterizadas por la baja producción en los meses de invierno y la falta de producción durante los meses de verano.[2]

El origen de la dehesa española se remonta al menos a la Edad Media, teniendo posiblemente unos mil años.[3] La denominación “dehesa” deriva de “defensa”, y “defessar” era defender un terreno del uso común de sus pastos, reservándolos a determinados ganados.

Este sistema agroforestal ocupa más de 3 millones de hectáreas en el suroeste de la península ibérica, estando la densidad media de árboles alrededor de 30-50 árboles/hectárea, encontrando desde arboles aislados a una cobertura total (sobre 100 árboles/hectárea).[4]

La dehesa es principalmente utilizada para la ganadería extensiva, con el engorde de animales a base de hojas, bellotas e hierba; el forraje de cereal también se cultiva en rotaciones; produciéndose también corcho, leña, carbón vegetal, caza y miel entre otros bienes.[5]

cerdos en la dehesa

[1] Campos et al., 2004.
[2] Ferrer et al., 2001.
[3] Martín y Fernández-Alés, 2006.
[4] Gea Izquierdo et al., 2009
[5] Campos et al., 2001.

Por Dehesas Ibericas