Home » DEHESAS Y MONTADOS IBERICOS » GANADERIA » VACUNO EXTENSIVO EN LA DEHESA

VACUNO EXTENSIVO EN LA DEHESA

 

Si dejamos al cerdo ibérico como el rey, se podría decir que la vaca nodriza es la reina de la dehesa.

Dadas las características climáticas y agronómicas de la misma se necesitan razas, en pureza o en cruzamiento, de elevada rusticidad.

Gracias al empleo de estas razas y su producción en extensivo en la dehesa se obtienen carnes de alta calidad.

Entre las razas puras empleadas en la dehesa se distinguen las razas autóctonas de fomento y las razas integradas. Destacan las siguientes:

–          Raza retinta.

La Palmosilla NCfuente: www.magrama.es

–          Raza avileña-negra.

avilena negra iberica VACA CON CRIA AVfuente: www.magrama.es

–          Raza morucha.

Vaca con cria_ 2007_ hembras_Asociacion_ Salamanca _ES_

fuente: www.magrama.es

–          Raza limusina.

limousin

CHAROLES 1fuente: www.magrama.es

–          Raza charolesa.

charoles fuente: www.wikipedia.comCHAROLES 1

–          Raza blonda de aquitania.

foto blondafuente: www.magrama.es

También es importante destacar que la dehesa sirve de refugio genético para razas en peligro de extinción como son las razas blanca cacereña, la berrenda o la pajuna.

El objetivo productivo más frecuente para este ganado es la venta de terneros al destete con un peso aproximado de 200-250 kg y 6 meses de vida, alimentado con leche, complementado con pastos y piensos. Si bien algunos ganaderos realizan el cebado en semiestabulación hasta los 18 meses y 500 kg de peso.

Los rebaños de vacas nodrizas suelen ser de raza autóctona o cruzada procedentes de la reposición en la misma explotación con una media de edad de 10-12 años. Los toros por otra parte frecuentemente son de razas de aptitud cárnica para la producción de terneros y de raza pura para la reposición. Entre las características productivas destaca que lo normal es un parto al año con 0,6-0,8 terneros por parto.

El manejo de ganado vacuno se hace utilizando cercados pastando los animales libremente. Si bien son animales, que a diferencia de la oveja, dado su carácter ramoneador debe controlarse su número si se busca una gestión integral de la dehesa, y una adecuada regeneración del arbolado.

“Su principal fuente de alimentación es el pasto, hierbas, tallos, hojas, semillas y raíces de numerosas plantas. No pueden digerir ciertas sustancias como las ligninas y los taninos por lo que no aprecian las especies leñosas. Prefiere gramíneas aunque también aprecian las fabáceas que constituyen una fuente importante de nitrógeno en la dieta.”[1]

El manejo y trabajar con una carga ganadera óptima es fundamental para la gestión de la dehesa. Actualmente la carga ganadera más frecuente es de 0,5 vacas/ha. “Cargas superiores a 0,2 vacas/ha no son recomendables, aun cuando las ayudas de la PAC fomenten cargas muy superiores, dado que a medio y largo plazo el ecosistema de la dehesa se irá degradando por falta de regeneración, eutrofización de humedales, pisoteo del pastizal, etc. Precisamente estas ayudas de la PAC son las que han motivado que se pasara de las 0,2 hectáreas/cabeza que de media había en España en los años 60 a las casi 0,4 o 0,51 que existen actualmente. E incluso a las 1,4 UGM que fijó la comisión europea para favorecer la extensificación de los sistemas europeos más intensivos, pero que en la dehesa tuvo un efecto devastador, ya que aportando alimentación complementaria muchas explotaciones llegaron al límite de carga ganadera para cobrar las primas de la PAC.”[2]

Dado que la vaca apenas consume bellota, las explotaciones mixtas de vacuno de carne y de porcino, que aprovechan la montanera, son frecuentes. A su vez en dehesas donde abundan las zonas de matorral mediterráneo es frecuente que el ganado vacuno sea una actividad secundaria a la cinegética.

Es importante señalar que actualmente el sobrepastoreo por el ganado vacuno y el aumento del censo de caza mayor, sin una gestión adecuada, son dos graves problemas para la gestión y regeneración de las dehesas.

 


[1]Sanchez Martinez et al, 2012. Manual de gestión sostenible de bosques abiertos mediterráneos.

[2] Sanchez Martinez et al, 2012. Manual de gestión sostenible de bosques abiertos mediterráneos.

Por Dehesas Ibericas

Translate »