Home » 2014 » octubre

Monthly Archives: octubre 2014

La montanera del ibérico contará con unas 400.000 cabezas, similar a 2013

La producción de ibérico de la comunidad extremeña en régimen de montanera será similar a la alcanzada durante 2013, ya que número de cerdos oscilará en torno a las 400.000 cabezas.

La secretaria técnica de la Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico (Aeceriber), Elena Diéguez, ha dicho a Efe que las últimas lluvias permiten contar con un fruto de la encina y del alcornoque “de calidad” durante esta montanera.

Además, esas precipitaciones han permitido disponer del pasto adecuado para la alimentación en este tipo de régimen, que hacen prever una producción en términos similares a los alcanzados durante el pasado año.

En cuanto a la calidad del producto, se espera “alta”, pues el número de cabezas es inferior al límite de 500.000 animales establecido como cifra óptima para hablar de una montanera media.

La montanera, prácticamente iniciada podría dilatarse algo según la evolución de las temperaturas en las próximas semanas.

Ha recordado que los animales introducidos en este régimen, en los últimos 3 y 4 meses de su vida, han nacido como mínimo un año antes del inicio de la montanera, por lo que los cerdos de esta campaña dieron sus primeros pasos entre marzo y septiembre de 2013.

Además, el sector es “prudente” a la hora de preparar grandes cantidades de animales en la montanera, después de unos años donde el sector pasó por dificultades profundas y, por tanto, se mide mucho el “riesgo”.

No en vano, en la actualidad los productores no conocen cómo va a reaccionar el mercado de animales vivos y el mercado y el consumo de producto.

De todas formas, según la información de Aeceriber sobre la campaña de Navidad, se prevé mejor que la del año pasado, así como las ventas en los mercados exteriores, por lo que supone un indicio “positivo”.

Los precios también se moverán en la línea de la campaña pasada, entre los 33 y los 38 euros la arroba.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.finanzas.com/noticias/empresas/20141025/montanera-iberico-contara-unas-2789414.html

El pastoreo de cerdos en el castañar reduce de la carga parasitaria del fruto

Los jamones de castaña muestran una situación intermedia entre los lotes de bellota y cebo destacando la persistencia de su aroma.

El Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (Teica), participado por la Junta de Andalucía y ubicado en Cortegana (Huelva), avala, tras la realización de un estudio, que el pastoreo de cerdos ibéricos en el castañar durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, es decir, cuando este fruto, una vez caídos los erizos, está accesible para el ganado, puede conllevar una reducción de la carga parasitaria de los castaños, especialmente de Curculio elephas (balanino), ya que no es un insecto alado en estado adulto.

Según han informado a Europa Press desde el centro, una fundación que se encarga de optimizar la capacidad competitiva del tejido productivo de la carne además de promover la cooperación entre sus agentes, el estudio se ha llevado a cabo en el castañar en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

El motivo de investigar esta temática surgió ante la baja rentabilidad y el abandono de explotaciones de castañar serrano en los últimos años, situación agravada a causa del incremento alarmante de castañas afectadas tanto por Curculio elephas (balanino) como por Cydia splendana (carpocasa), dos insectos parásitos que desarrollan parte de su ciclo larvario en el interior del fruto, lo que deprecia el producto y hace que su recolección resulte antieconómica cuando está severamente afectado por dichas plagas.

Por ello, la consecuente necesidad de buscar un aprovechamiento alternativo de este ecosistema para su conservación, inequívocamente, en la Sierra de Huelva, por su explotación ganadera. De hecho, remarcan desde el centro que tradicionalmente se ha empleado la castaña en la alimentación porcina ya que su perfil nutricional es similar al del cereal.

La hipótesis de partida de esta iniciativa suponía que, el consumo por parte de los cerdos ibéricos de las castañas directamente en el castañar en los citados meses, evitaba la finalización del ciclo biológico estas plagas cuando eran consumidas con las formas larvarias parasitarias de estos insectos aún en su interior, lo que posibilitaría una paulatina reducción de la carga parasitaria de cara a las siguientes campañas, saneando de este modo el castañar y posibilitando su regeneración y mejora productiva, mediante una estrategia de manejo sostenible.

Desde el centro aseguran que los resultados obtenidos son esperanzadores, pues muestran unos datos muy interesantes respecto al efecto del pastoreo sobre la parasitación controlando las plagas, y además los rendimientos productivos de los cerdos en el castañar muestran valores aproximados a los que se obtienen en la montanera.

Al respecto, el director del Teica, Francisco Montes, ha remarcado que “la ciencia tiene que ser utilizada para que las labores tradicionales se puedan apoyar en la innovación y hacer un producto competitivo y diferenciador”.

Promoción de los productos

Por otro lado, comprobaron que la carne de los cerdos de castaña y de bellota fue más tierna que la del lote de cebo y a nivel sensorial, destacó el notable aroma de la carne de cerdo ibérico de castaña. De igual modo, los parámetros de composición de la caña de lomo de castaña y de bellota fueron muy similares, mostrando por tanto una grasa más saludable que la del lote de cebo, desde el punto de vista de la salud cardiovascular, aunque sin llegar a los niveles tan buenos del de bellota y, desde el punto de vista sensorial, los catadores detectaron cierto dulzor en las cañas de lomo de castaña.

En cuanto al jamón ibérico, los jamones de castaña muestran una situación intermedia entre los lotes de bellota y cebo, destacando tanto la buena valoración obtenida para el aroma a producto curado como la calificación otorgada a su persistencia, detectándose dulzor y aroma a frutos secos.

Por ello, desde el centro se han propuesto promocionar estos productos en los mercados porque “los resultados fueron buenos y pueden llegar a ser competitivos”, señala Francisco Montes.

El 35 por ciento del castañar, en abandono

Desde el Teica explican que la principal explotación del castaño radica en la recolección de su fruto para su posterior comercialización, siendo el aprovechamiento maderero una actividad complementaria. Sin embargo, esta actividad viene sufriendo un notable retroceso en las últimas décadas, debido a la baja rentabilidad de los castaños a causa del incremento en los costes de producción, la caída de precios, la falta de innovación en el sector, la competencia con otras áreas de producción, y la menor productividad consecuencia del deterioro del castañar debido a factores climáticos, enfermedades y plagas parasitarias.

Consecuencia de todo ello, desde el centro estiman que en el presente entre el 30 y 35 por ciento del castañar se encuentra en situación de abandono total o parcial y, en los últimos años, se ha agravado aún más esta situación de baja rentabilidad a causa del incremento alarmante en la prevalencia de castañas afectadas por las citadas plagas.

En este contexto, se propuso investigar el aprovechamiento de las castañas por los cerdos ibéricos en pastoreo libre, y la eficacia de este sistema productivo como método de lucha integrada y biológica contra las plagas mencionadas.

El estudio

Así, durante el estudio, financiado por el Grupo de Desarrollo Rural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, a través de los incentivos comunitarios europeos Feader, se analizó la influencia del pastoreo libre de los cerdos en el castañar sobre la tasa de prevalencia de estos parásitos; se sentaron las bases zootécnicas (manejo del ganado) que regulan el aprovechamiento de los castañares; se caracterizaron los productos obtenidos del engorde de cerdos ibéricos con castaña mediante los análisis fisicoquímicos y organolépticos que definen la calidad cárnica, y se compararon las características cárnicas de los productos obtenidos del engorde con castaña con las categorías mayoritarias (bellota y cebo) reguladas por la Norma de Calidad del Ibérico.

Para el estudio se emplearon doce cerdos ibéricos puros que se engordaron en extensivo aprovechando los recursos naturales del castañar, seleccionándose posteriormente una serie de piezas cárnicas como los solomillos, el lomo curado, la paleta y el jamón, para el estudio sensorial, fisicoquímico y de perfil nutricional de los productos nobles curados de mayor tiempo de curación y mayor valor económico.

Teica es la fundación andaluza para el sector cárnico. Es una fundación privada sin ánimo de lucro  y su objetivo principal es la contribución a la mejora de la competitividad de las empresas andaluzas mediante la innovación y el desarrollo tecnológico, así como desarrollar entre sus actividades la prestación de servicios a las empresas del centro en este ámbito.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.diariodehuelva.es/index.php/provincia/sierra/item/8875-el-pastoreo-de-cerdos-en-el-casta%C3%B1ar-reduce-de-la-carga-parasitaria-del-fruto#.VEvMtN9QCb4

“La escasez de producto dispara el precio del jamón ibérico”

La crisis que el sector del ibérico ha padecido durante estos últimos años, fruto de la coyuntura general, ha traído consigo consecuencias importantes. La producción de ibérico en los años 2010 a 2012 se redujo considerablemente, hasta caer por debajo del 50% de las existencias anteriores a la crisis. La demanda interna se frenó y los fabricantes tuvieron que recortar la producción y adaptarla al consumo del momento. Estamos sufriendo las consecuencias de años en los que los costes de la alimentación de los animales y las materias prima de los fabricantes eran muy altos y teníamos márgenes irrisorios o negativos en las ventas. En 2007, el kilo de ibérico de cebo de primera calidad, como el de Redondo Iglesias, se situaba entre 16’5 y 18 €/kg. Cinco años después, en 2012 ese mismo kilo estaba entre 8 y 10 €. Ese precio era insostenible y ha constituido un duro trago para muchas empresas, que han tenido que vender a pérdida sus existencias. Ahora, en 2014, parece que volvemos a recuperar la senda con precios en origen de 14-15 €/kg.

Como en el resto de sectores, la crisis que el sector del jamón lleva arrastrando, desvitalizó el consumo y la producción. Los jamones son perecederos y nos vimos obligados a reducir la crianza de cerdos. Además, el período de producción de un jamón ibérico está entre cuatro y seis años, si tenemos en cuenta la vida del animal. Por tanto, los jamones que hoy salen a la venta provienen de animales nacidos en lo más profundo de la crisis, de ahí su escasez.

Todos estos factores han llevado a criadores y productores a equilibrar la ley de la oferta y la demanda. El aumento del consumo interno y la escasez de cerdos en los años 2008, 2009 y 2010, están llevando a que el kilo de cerdo ibérico esté sufriendo ya un notable incremento y también de cara a Navidad, uno de los períodos de mayor consumo del año.

Lo cierto es que si queremos que el jamón, una de las joyas gastronómicas de nuestro país, esté en nuestra mesa estas Navidades, habrá que tener en cuenta que, aunque ya se nos había olvidado, los precios se van a acercar a los de años atrás, y tal vez sea una buena opción adelantar la compra, por si se confirman los signos que apuntan a un posible desabastecimiento de producto ibérico de calidad en su punto de curación.

El sector de ibérico inicia la recuperación

Pese a que estamos en tiempos de recuperación, los fabricantes de jamón han optado por fortalecer el sector exterior y, en lo que va de año, según cifras del Consorcio de Jamón Serrano Español, ya se han exportado 14.851 toneladas, un 10% más que en el mismo período de 2013. Alemania, Francia y Portugal siguen ocupando los primeros puestos dentro de la Unión Europea, como grandes consumidores, con un peso conjunto del 61´8% exportado, seguidos de Italia, Bélgica y Holanda.

Japón y Estados Unidos siguen siendo líderes absolutos fuera de la Unión Europea. Son países que han sabido apreciar la calidad de nuestro producto y han puesto en valor el jamón español como parte de su gastronomía.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.alimarket.es/noticia/167893/-La-escasez-de-producto-dispara-el-precio-del-jamon-iberico-

¿Desaparecerán las dehesas si se extinguen los espectáculos taurinos?

José Luis García-Palacio, que es presidente de Asaja en Huelva y ganadero, ha dicho que: “si desapareciera el toro, se perderían las más de 500.000 hectáreas de dehesa, por lo general las de mayor calidad, que ocupan las 1.100 ganaderías españolas”. En cuanto a que sean las hectáreas de más calidad, depende de para qué; lo son seguramente para el toro bravo en sí, pero, ¿lo son para la preservación de otras especies silvestres o pastoriles, para otras formas de explotación agroganadera, o para otras vertientes de promoción de la biodiversidad y la economía?

Es sintomático que los ganaderos de lidia, que lo son por vocación y/o tradición familiar, no ganan para cubrir gastos; no pocos ganaderos de lidia se costean ellos mismos su explotación; muchos propietarios de dehesa de ganado bravo, o todos, lo son porque disfrutan con este tipo de actividad tradicional. Muchas personas interesadas en preservar la tradición del toreo muestran su preocupación por una hipotética desaparición de las dehesas ibéricas a causa del abandono de las corridas de toros. Pero, los toros bravos y la actividad ganadera y tradicional asociada a ellos, ¿tendrían que desaparecer si se prohíben los espectáculos taurinos? Cada vez más voces autorizadas creen que no tiene que ser así.

Otros usos de la dehesa pueden ser compatibles con la conservación de la cabaña brava sin que sea condición ineludible el que se destine en último término a “la fiesta nacional”. ¿Es esta idea algo tan carente de realismo? ¿Por qué habrían de desaparecer los toros, la variedad vacuna de lidia y todos sus prototipos raciales? En mi opinión, no es necesario apelar a ese extremo.

El toro bravo presenta en España una elevada diversidad de tipos (de fenotipos, la expresión externa del genotipo o información genética) que hablan de un largo proceso de selección y cría que ha resultado en un amplio elenco de variedades geográficas bovinas, no ya solo de lidia sino criadas con otros fines. Esto tiene un valor innegable, etnográfico, cultural y biológico. No sería positivo desprenderse de esa diversidad. Se perderían indudables valores etnográficos: se trata de variedades criadas artificialmente, que han surgido y evolucionado de la mano humana. Ahora bien, a una escala biosférica, es más que probable que la desaparición del toro bravo no suponga una tragedia para la estabilidad de ningún ecosistema, si lo comparamos, por ejemplo, con la pérdida de especies salvajes como el lobo, el oso pardo, o el lince ibérico. Este felino no favorece precisamente aquellos ambientes idóneos para el toro bravo, que son más abiertos que los que prefieren el gran gato. Gran parte de esa diversidad “artificial” está ya amenazada por el abandono del campo, en un proceso que no parece que vaya a detenerse si no ayudan los gobiernos a revertirlo. Tampoco recibe ayuda suficiente la “otra” diversidad, la silvestre.

Se ha dicho que la extinción de los espectáculos taurinos (en general), si es que ello comportara la desaparición del toro bravo (hemos discutido esto antes), implicaría la desaparición de las dehesas. Hay también mucho que debatir a este respecto, con permiso de los taurófilos furibundos. Es posible en cualquier caso que la desaparición del toreo causara la extinción de una forma de entender la dehesa, que es cosa bien distinta. La dehesa sufre sus propios problemas de conservación con independencia de las explotaciones ganaderas que alberga (y a veces dichos problemas se asocian con sus propias actividades, un aspecto en el que se sigue investigando). La dehesa debería protegerse por ley con independencia de que cobije o no ganadería brava. De hecho ya recibe protección legal. Por ejemplo, la Ley -autonómica andaluza- 7/2010 para la Dehesa especifica: “la Directiva 1992/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo, de conservación de los hábitats naturales y de la flora y de la fauna silvestres, contempla como hábitat de interés comunitario los bosques esclerófilos para pastoreo, de los cuales la dehesa es sin duda el elemento más representativo.”

Aunque nosotros los humanos no vivamos hoy del matorral mediterráneo o del bosque esclerófilo puro, al menos de una forma manifiesta (cuidado: los ecólogos dirían que sí y que nuestra calidad de vida depende de ello en gran medida, y tendrían razón), es ése es el ecosistema ancestral a proteger con mayor encono. No en balde es el más sometido, escaso y fragmentario, con retazos (algunos rodeados de dehesa) donde subsisten todavía la rareza y la biodiversidad nativas, y cuya salud garantiza en un grado que no imaginamos la calidad de vida en nuestra sociedad.

La dehesa es por definición una sabana arbolada donde dominan un estrato herbáceo bajo otro arbóreo disperso, de donde se ha eliminado en gran parte el estrato arbustivo, que es a la sazón la marca del ecosistema primitivo, por el que especies bandera como el lince ibérico son querenciosas. Hay estudios científicos que aconsejan hacer rotaciones que permitan el crecimiento arbustivo pues éste puede servir de amparo a la germinación de las quercíneas. Por otro lado, antiguamente el ganado era trashumante y las dehesas eran ocupadas temporalmente, con lo que la intensidad de pastoreo no superaba la capacidad de regeneración para una segunda ronda que garantizara la recuperación del arbolado a medio plazo. Hoy casi se ha abandonado la trashumancia, con efectos evidentes.

Hay unas 600.000 has de dehesa dedicadas a ganado bravo, repartidas entre unas 1100 ganaderías. Esto supone alrededor de un 20% del total de la superficie cubierta por dehesas en España, que asciende a unos 3 millones de hectáreas. El otro 80% de dehesas no dedicadas al toro de lidia representa una variedad de usos importantísima. Sólo las dehesas de Sierra Morena en Andalucía protegen más de 420.000 hectáreas que están declaradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Se trata de una de las áreas protegidas de mayor extensión de Europa.

Si el único valor que atesorara la dehesa es el mantenimiento de toros de lidia, ¿no se estaría soslayando todo el restante y amplísimo catálogo de servicios ambientales y económicos que rinde este ecosistema humanizado?

Otras especies y elementos objeto de aprovechamientos en las dehesas son, en un recuento no exhaustivo, los siguientes: caballos (la ganadería equina entraña también una alta diversidad genética); cerdos (se alimentan de bellotas y pastan al aire libre en la montanera); ganado ovicaprino; gansos y otra aves; otras explotaciones agrosilvopastoriles muy importantes: leña de las podas; corcho de alcornoque, con valor creciente en las últimas décadas; bellotas para infinidad de usos (licores, dulces, etc.); otros productos del algarrobo (muchas aplicaciones en repostería), de la encina y el alcornoque; miel y otros productos apícolas (cera, polen); productos vegetales hortícolas y silvestres: patatas, garbanzos y lentejas; hierbas aromáticas; espárragos; setas; vinos; la variedad de quesos puros es elevadísima: de oveja, de cabra, de vaca, de mezcla; el agroturismo, un valor en alza; la educación ambiental, el excursionismo, senderismo, cicloturismo y otros “-ismos”. Incluso la caza y la pesca. Muchos son los ganaderos conscientes de la necesidad de abrirse a la sociedad, y muchos han optado ya por dar a conocer sus dehesas a los visitantes. La propia tradición familiar y el apego al lugar y a la actividad es un elemento digno y legítimo de conservar.

Habría que aducir, por descontado, los estrictos valores de conservación de la fauna y la flora silvestre y los procesos ecosistémicos que este entorno cobija: el efecto de reservorio biológico para otros hábitats y ecosistemas próximos, el papel en el mantenimiento de la biodiversidad y en la captación de CO2. El fin elemental de la dehesa no es otro que la ganadería extensiva de pastoreo, donde queda comprendido el ganado vacuno en todas sus variantes. Pero ello no excluye la plétora de beneficios que puede otorgar si se opta por la diversificación.

La diversificación de la producción y los usos es ya fehaciente desde hace mucho tiempo. La conservación de la dehesa a largo plazo es más que viable, incluso sin contar con el negocio de las corridas de toros. Éste tiene importancia hoy día en términos de área ocupada y tal vez de empleo. Pero desde luego no es la única faceta de este ecosistema ni el principal condicionante para su conservación a largo plazo. La atracción de población joven al campo puede que tenga que promoverse por una diversidad mayor de los aprovechamientos de la dehesa y con un aumento de los incentivos gubernamentales y ayuda técnica nacional y europea. Hace falta más investigación para comprender e incluir los servicios ecosistémicos de la cría extensiva de estas razas animales en los intereses tanto públicos como privados en su conservación, en un ecosistema en el que la regeneración arbórea natural está actualmente comprometida.

Puede encontrar las noticias en:

http://es.blastingnews.com/tecnologia/2014/10/desapareceran-las-dehesas-si-se-extinguen-los-espectaculos-taurinos-00139233.html

La Asociación de Dehesas Ecológicas de Huelva apuesta por la certificación de su corcho

Un año más, la Asociación de Dehesas Ecológicas de Huelva ADEHECO, ha superado con éxito la auditoría anual FSC para las fincas que componen su Grupo de Gestión Forestal, convirtiéndose así en el mayor grupo de propietarios privados que cuenta con esta certificación para sus montes. El compromiso de esta asociación comenzó en 2012, en cuyo año consiguieron la certificación de 6.724,29 hectáreas ha. de dehesa corchera. En 2013 aumentaron la superficie certificada a 7.578,67 ha. Finalmente, en 2014 han logrado no solo mantener su certificado FSC sino seguir creciendo como grupo de gestión responsable llegando a las 8.226,12 ha certificadas, lo que ha supuesto ofrecer al mercado unos 60.000 Qc (Quintales castellanos) de corcho FSC.

      La certificación FSC ha conseguido no solo poner en valor el producto estrella de esta asociación, el corcho, sino que ha ayudado a los gestores y propietarios forestales a mejorar el manejo de sus fincas.

     Actualmente, la demanda de corcho de certificado FSC está en aumento, siendo el más apreciado entre las industrias corcheras de transformación y de las bodegas que solicitan cada vez más, este producto para tapar sus caldos.

     Manuel de Luque, CEO de GEA Forestal, empresa consultora elegida la asociación ADEHECO para su asesoramiento en el certificado FSC durante estos tres años, opina que “el sello FSC ofrece numerosos beneficios, tanto a nivel de gestión de montes como a la hora de buscar mercado para los productos forestales. Además, su sello es reconocible por el consumidor que cada vez más lo demanda y valora.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.agroinformacion.com/noticias/31/forestal/78279/la%20asociacion%20de%20dehesas%20ecologicas%20de%20huelva%20apuesta%20por%20la%20certificacion%20de%20su%20corcho.aspx

Crean una plataforma para pedir que la PAC mantenga las ayudas a la dehesa

Asociaciones de Extremadura, Castilla y León, Andalucía, Madrid y Castilla-La Mancha, con el apoyo de la Universidad de Extremadura, acaban de constituir una plataforma a favor de la dehesa, Fedehesa, que pretende evitar que ésta pueda ser excluida de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC).

Una de las impulsoras de este acuerdo, la Asociación Ganadera 19 de Abril de Salamanca, ha indicado hoy a través de un comunicado de que el origen de esta plataforma es la preocupación suscitada por la posibilidad de que la dehesa se vea discriminada de las ayudas en la nueva PAC.

La nueva PAC compromete la supervivencia de árboles y arbustos en la superficies de pastoreo, dado que la postura de las distintas administraciones es la de seguir con la idea de utilizar el criterio de árboles y arbustos existentes en las hectáreas declaradas como baremo para elegirlas, eliminando así el pasto que crece bajo los robles, alcornoques, fresnos y encinas.

Esta vegetación, ha explicado el colectivo ganadero, es vital para la alimentación del ganado extensivo, reducirá las hectáreas admisibles y ocasionará daños irreparables en un futuro”.

Desde su punto de vista, en vez de penalizar la hectárea arbolada en el ámbito de la ganadería extensiva lo que debería hacerse es bonificarla por “su extraordinaria contribución al mantenimiento y mejora del medio ambiente”

Puede encontrar la noticia en:

http://www.hoy.es/agro/agricultura/201409/29/crean-plataforma-para-pedir-20140929152531.html

Científicos extremeños ganan la batalla al ‘taladro de la encina’

Es un animal traicionero. Cuando aún es una larva, se introduce en el interior de la encina y luego se la come desde el interior. En apariencia, el árbol está completamente sano, aunque por dentro esté hueco. De hecho, sólo se aprecia que está enfermo cuando viene una racha de viento y lo abate como si fuera de papel. Los expertos lo llaman ‘cerambyx’, aunque es más conocido como ‘el taladro de la encina’ y avisan de que es mucho más peligroso que la ‘seca’.

La ‘seca’. Durante los últimos tiempos ha sido una especie de hombre del saco para la dehesa. Un enfermedad desconocida que desecaba sin avisar a los árboles quercus; es decir, encinas y alcornoques.

Pero el ‘taladro’ es más preocupante. «Lo que sucede es que la ‘seca’ llama mucho la atención porque se aprecia su avance en los árboles. El cerambyx es mucho más insidioso. Puede infectar un árbol y que no se note, sólo cuando ya sea irreversible», asegura José Rafael Esteban, científico del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (Inia), y una de las voces más reputadas sobre este asunto.

Esteban estuvo esta semana en Badajoz, donde participó en una reunión de trabajo con sus colegas de la Junta de Extremadura. Juntos, llevan un lustro colaborando en un proyecto para controlar esta auténtica plaga. Y por el momento, los resultados son muy esperanzadores. La solución resulta de lo más sencilla: colocando trampas con el cebo adecuado.

Los trabajos corren a cargo del Ministerio de Ciencia e Innovación, la Junta de Extremadura y los fondos Feder de la UE. Está dividido en dos subproyectos, que desarrollan científicos extremeños y del Inia nacional, con sede en Madrid.

Importancia económica

La dehesa no sólo es el ecosistema que más define a Extremadura. También es la base de la subsistencia de una importante masa de población. Pocas poblaciones conviven tan estrechamente con el entorno como la de amplias zonas de la región.

Se considera que una cuarta parte de nuestra superficie está formada por encinas y alcornoques. La dehesa arbolada constituye, muy probablemente, el agrosistema más equilibrado ecológicamente.

Más del 20%

Por eso, el taladro es una amenaza de primer orden. Todavía no hay datos concluyentes, pero se considera que a estas alturas puede afectar a más del 20% de los árboles de la comunidad autónoma. Muchas veces, los problemas más complicados pueden ser resueltos de la manera más sencilla.

En este caso, la solución resulta efectiva y ecológica. Se basa en colocar trampas que contengan una sustancia atrayente para estos animales. José del Moral, responsable del proyecto en Extremadura, lo define como un «auténtico insecticida biológico», que no interviene sobre el entorno. El aspecto que más ha preocupado a los responsables se ha basado en encontrar la sustancia que más atrajera a los animales. Y es que el ‘taladro’ no suele salir de su madriguera, por lo que es necesario que el atrayente sea irresistible y eficaz.

Después de varios estudios, se ha llegado a la conclusión de que el mejor cebo es el zumo de melón, con mejores resultados que la cerveza y el vino azucarado. Se ha conseguido una efectividad del 75%. Esto es, se elimina a las tres cuartas partes de la población de animales adultos en una zona determinada.

Sin embargo, Esteban avisa de que esos resultados deben conseguirse al menos durante cinco campañas consecutivas. Esto es así porque se ha comprobado que estos coleópteros pasan entre tres y cinco años dentro del árbol en estado larvario hasta que se hacen adultos. Pero no se trata de eliminar completamente esta especie, sino más bien hacer una suerte de ‘descaste ecológico’. Es decir, rebajar la población hasta niveles normales que no amenacen a las quercus. Otro de los avances establece que el mejor momento para iniciar la cacería es entre mediados de junio y de agosto. Sobre todo, a comienzos de julio es más fácil capturarlos.

Este 2009 es el año central de la investigación, y el proyecto tiene marcado 2010 para finalizar. A partir de ahora, los estudios marchan en tres direcciones.

Lo más importante es sintetizar la molécula del zumo de melón que atrae a los cerambyx. Una vez conseguida y creada en laboratorio, se podrá utilizar con mucha más efectividad. Esteban bromea que, en estos trabajos, se está utilizando algunas de las máquinas que aparecen en la serie de televisión CSI. Así, no habrá que preocuparse de que el zumo se deseque con el tiempo. Además, se está estudiando el número de trampas por hectárea que se deben colocar para asegurar la efectividad. Igualmente, se quiere alcanzar el diseño que sea más operativo.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.hoy.es/20090309/mas-actualidad/campo/cientificos-extremenos-ganan-batalla-200903090823.html

El foro Encinal colabora con Doñana para evitar la seca de alcornoques del parque

Puede encontrar la noticia en:

http://www.20minutos.es/noticia/2246252/0/foro-encinal-colabora-con-donana-para-evitar-seca-alcornoques-parque/

Crean la ruta Jabugo en la sierra de Huelva

El Patronato Provincial de Turismo y una veintena de instituciones y empresas han suscrito un acuerdo para la puesta en marcha del «Club Ruta del Jabugo», que nace  para impulsar el turismo gastronómico y el jamón ibérico en Huelva.

El producto turístico consiste en recorrer los territorios de la Denominación de Origen Jabugo en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, visitando los secaderos y bodegas para conocer el proceso de elaboración, degustando y consumiendo el jamón en restaurantes y tiendas, pernoctando en alojamientos ubicados en estos territorios que informan sobre el jamón y los lugares donde interpretar el mundo del ibérico, y disfrutando de los paisajes de dehesa, a través de las visitas a las fincas productoras, museos y centros de interpretación.

El presidente del Patronato, Ignacio Caraballo, ha considerado que la experiencia contribuirá a mejorar la competitividad del turismoonubense en el mercado nacional e internacional, de esta forma que se sume a las rutas ya existentes del Vino y del Toro. «Queremos que la imagen de Huelva se asocie a la gastronomía y a un producto que es símbolo de pureza y exquisitez como es el jamón cien por cien ibérico», ha dicho.

Puede encontrar la noticia en:

http://sevilla.abc.es/andalucia/huelva/20141010/sevi-crean-ruta-jabugo-sierra-201410101711.html

Medio Ambiente desarrolla trabajos encaminados a controlar los daños de la culebrilla en el corcho en diversas áreas de descorche de Andalucía

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio desarrolla desde el verano distintos trabajos para controlar los daños de la culebrilla en el corcho (Coroebus undatus), un insecto de la familia de los coleópteros conocido popularmente como el ‘perforador’ del alcornoque por ser una de las plagas que más atacan a la especie. 

Consciente de esta situación, y dado el valor ecológico y socioeconómico del alcornocal en la región, la Consejería inició en 2008 una colaboración a través del Servicio el Alcornocal y el Corcho (SACA) con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para el Control Biorracional del Género Coroebus en la que participan otras comunidades autónomas y universidades. 

Concretamente, estos trabajos se centran en la colocación de trampas con atrayente para conocer la curva de vuelo y el período de emergencia del insecto en el Parque de Los Alcornocales y en distintos puntos del litoral onubense. A través de la captura de individuos adultos, y utilizando el método biorracional, se puede reducir el número de galerías provocadas por las larvas en los árboles. Estas galerías no sólo afectan a la calidad del corcho y lo deprecia, sino que en muchos casos lo inutiliza para su uso en los tapones naturales. Por otro lado, también se pretende conocer la incidencia de la larva en qué fase de turno del descorche es mayor para poder fijar así el año óptimo de comienzo de los tratamientos de control de la plaga. 

El ensayo en campo se ha realizado en zonas con alto nivel de infección previa, eligiendo rodales que presenten una vegetación arbórea predominantemente de alcornoque, fuertemente atacadas, y donde las labores de pela se hayan realizado hace cuatro o cinco años, con el objeto de garantizar un nivel adecuado de crecimiento de la capa madre del alcornoque y, por tanto, también de desarrollo de la larva del perforador. Posteriormente, a partir de la instalación de los compuestos, se ha procedido a la revisión periódica de las trampas. 

En esta campaña, hasta el momento se han capturado 21 adultos de culebrilla en las provincias de Cádiz, Huelva y Málaga, habiéndose colocado para tal fin un total de 37 trampas en tres áreas de descorche diferentes de Andalucía. En los cinco años del período 2008-2013 en el que se ha realizado este tipo de trampeos, se han recogido un total de 152 ejemplares con los que se ha conseguido un importante avance en el conocimiento de este insecto. 

 Esta plaga afecta a una elevada superficie de monte alcornocal en la región y, según los expertos, puede acarrear unas pérdidas de 3,5 millones de euros al año. Los daños provocados por la culebrilla supone una merma considerable de la cantidad y calidad de la producción del corcho, ya que su valor en el mercado puede reducirse hasta diez veces. Los datos históricos recopilados por SACA indican, además, que la incidencia de este insecto parece ir en aumento con la consiguiente preocupación de gestores y propietarios de los alcornocales. 

Los propietarios tanto de montes de titularidad pública como privada que estén interesados en conocer más sobre estos trabajos pueden dirigirse a los Servicios Centrales de la Consejería, a cualquiera de sus Delegaciones Territoriales o a las oficinas de los parques naturales. Esta solicitud puede remitirse también por correo electrónico a la dirección dggmn.cmaot@juntadeandalucia.es

Puede encontrar la noticia en:

http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/site/portalweb/menuitem.30d4b35a97db5c61716f2b105510e1ca/?vgnextoid=9c57d51b74f39410VgnVCM1000001325e50aRCRD&vgnextchannel=2229b8f8606b8210VgnVCM10000055011eacRCRD&lr=lang_es

Junta de Andalucia destaca importancia de la dehesa para conservar excelencia en ibéricos

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, ha destacado el papel que juega la conservación de las dehesas en la generación de empleo en zonas rurales y de productos de calidad como el jamón ibérico, que sin este ecosistema “perderían su excelencia”.

Durante su visita a la Feria del Jamón Ibérico de Bellota que se celebra en Villanueva de Córdoba, la consejera ha subrayado que este producto se encuentra “en la cima gastronómica mundial” y en ello juega un papel muy importante la dehesa, “un símbolo de la sostenibilidad que compatibiliza creación de puestos de trabajo y rentas con preservación de los valores naturales”.

Ha recordado que, para preservar y promover la gestión sostenible e integral de las dehesas andaluzas y mejorar así el estado de la biodiversidad, se desarrolla el proyecto europeo Life Biodehesa, liderado y coordinado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Según Serrano, en el marco de esta iniciativa se han elegido 42 dehesas andaluzas -tres de ellas en Villanueva de Córdoba-, para aplicar una experiencia piloto de buenas prácticas que luego se extienda a toda Andalucía.

La consejera ha respaldado el trabajo que se está desarrollando en esta comarca cordobesa para mejorar la calidad de este producto, que se ha convertido en el “motor de desarrollo de los municipios de la zona”.

El porcino ibérico cuenta en Andalucía con 5.000 explotaciones de extensivo y más de 200.000 cabezas, además de generar alrededor 20.000 empleos directos e indirectos y más de 84 millones de euros.

Córdoba cuenta con el 41 por ciento de las explotaciones de porcino extensivo de Andalucía, lo que la convierte en la primera provincia productora, mientras que en la comarca de los Pedroches hay 573 explotaciones de cerdo ibérico, que producen más de 32.600 piezas amparadas bajo la denominación de origen.

Serrano ha recordado que esta feria se celebra con la nueva norma de calidad del ibérico, una normativa que la Junta de Andalucía “ha defendido fuertemente en Madrid” y que diferencia la producción de ibérico con origen en la dehesa, “algo que nunca debió devaluarse”, ha resaltado la consejera.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.finanzas.com/noticias/empresas/20141011/junta-destaca-importancia-dehesa-2777819.html

La berrea desata una lluvia de feromonas en la dehesa

Una hora antes o dos después de que amanezca o de que anochezca. Es el tramo horario perfecto para disfrutar al máximo de la berrea de los ciervos, un espectáculo de naturaleza único, que tiene en Extremadura escenarios privilegiados desde los que vivirla.

El Parque Nacional de Monfragüe, el del Tajo Internacional y la Sierra de San Pedro en la provincia de Cáceres, además de la Reserva Regional de Caza del Cíjara en la de Badajoz, son esos retazos de dehesa en los que en estos días merece la pena hacerse hueco.

Hay que darse prisa, porque la berrea no se extenderá más allá de mediados de octubre, coincidiendo con el inicio del otoño y la caída de las primeras aguas.

El venao con el lomo mojao’, es de hecho el latiguillo popular con el que se marca la efímera temporalidad de esta bestial exhibición de feromonas.

Ciervos a mil

El corazón de los ciervos late a mil por hora en el escaso mes en el que eso sucede. Para aliviar su excitación elevan los decibelios de su bramido, con la intención de atraer a cuantas más hembras mejor porque el ciclo de la vida les ha puesto blanco sobre negro que su actividad sexual del año se va a concentrar ahí, en el tiempo de berrea.

Saben también que ellas prefieren los de garganta más ronca, cornamenta más grandey olor corporal más intenso, de ahí el esfuerzo que los machos hacen por quedar los primeros en esta carrera del amor en la que cada semana pierden varios kilos.

En su camino hacia la meta, trazan en la dehesa territorios imaginarios que defender de sus rivales y hasta los que ir atrayendo a su harén. Si hace falta batirse con algún ejemplar que pretenda comerles el terreno, no dudarán en hacerlo, chocando sus cuernas y añadiendo con ello un atractivo más para los oídos atentos a la ronca guturalidad del bramar.

Especial vigilancia

La berrea es el atractivo turístico por excelencia del otoño extremeño.En poco tiempo ha pasado de ser un espectáculo casi privado que solo conocían vecinos y cazadores a saltar al escenario para el gran público.

Se ha ido ganando ese honor en los últimos diez años, que es el tiempo en el que instituciones públicas y empresas privadas se han empeñado en convertirlo en uno de los reclamos idóneos para desestacionalizar la afluencia de visitantes a la región.

“Mucha gente no, muchísima es la que viene a disfrutar de la berrea, sobre todo los fines de semana”, indica Ángel Rodríguez, director del Parque Nacional de Monfragüe.

Haciendo cálculos por encima, se atreve incluso a concluir que “ vienen hasta diez veces más personas que hace ocho años”.

Tanto es así que han reforzado la vigilancia de este enclave con un servicio especial de guardas. Su misión es la de atender a los visitantes, indicarles donde se encuentran los mejores sitios desde los que disfrutar de la berrea -entre ellos la quincena de miradores distribuidos por el parque- y, también, vigilar que los visitantes se comportan con respeto hacia la naturaleza.

Merece la pena coger sitio en la dehesa extremeña para disfrutar este espectáculo. De todos modos, si por lo que sea no se llega a tiempo, queda todo el mes de octubre para asistir a la ronca, la berrea de los gamos.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/berrea-desata-lluvia-feromonas-dehesa_0_315318866.html

La dehesa se muere

Es un ecosistema único en el mundo, capaz de ofrecer productos de calidad y valorados en el mundo entero, como el cerdo ibérico o el corcho, residencia de especies tan emblemáticas como el águila imperial o el lince ibérico. Pero se está muriendo. La dehesa, que ocupa 3,5 millones de hectáreas en España, lo que supone el 27 por ciento del bosque nacional, está herida de muerte. Lo saben muy bien en WWF-España, que ha incluido este ecosistema entre sus Sistemas de Alto Valor Natural (SAVN), un proyecto financiado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).

 

La grave crisis que afecta a la ganadería extensiva a causa de la bajísima rentabilidad de sus productos es la que está llevando paulatinamente a la dehesa a su fin, provocado por un cambio en la gestión de las fincas que cada vez más se ven obligadas a intensificar la producción. Los mercados, donde no se distinguen las producciones más ecológicas y extensivas de las intensificadas, son los grandes responsables del declive de la dehesa. Mientras que un cerdo que vive y se alimenta en un metro cuadrado compita en el mercado con los cerdos de dehesa, que campan a sus anchas con una media de 10.000 metros cuadrados -que es la extensión que tiene un cerdo a su disposición en una dehesa de tamaño medio-, alimentándose de bellota, hay poco que hacer. “Las producciones que salen de aquí: cordero, cerdo ibérico, la ternera de dehesa… luego el consumidor no las paga como tal: aparece en el lineal en el mismo estante que una ternera brasileña, neozelandesa y no se paga un diferencial, que sí que existe, por el modo de producción de esa carne”, explica Rafael Muñoz, ganadero de la dehesa del Paraje de la Morra en el Valle de los Pedroches (Córdoba). Así, habiendo perdido la batalla en las estanterías de venta, los ganaderos, que ven peligrar su medio de vida, van pasando de la ganadería extensiva a la intensiva y la víctima de ese tránsito es el ecosistema único en el mundo que es la dehesa.

 

El aumento desproporcionado -desde el punto de vista natural- de la carga ganadera trae consigo la ausencia de una regeneración natural del arbolado, que va envejeciendo. El acortamiento de la rotación de cultivos también ha complicado la aparición de árboles más jóvenes y, para rematar, la mal llamada “seca” de las encinas y alcornoques -ya que bajo esa denominación se incluyen muchas afecciones diferentes que acaban con la vida del árbol- ha terminado por dar la puntilla a las dehesas. Así, las dehesas españolas van perdiendo árboles progresivamente: desde principios de los años 90, la mortandad de encinas y alcornoques se ha disparado, cifrándose en 2010 en 500.000 el número de árboles perdidos por el decaimiento de Quercus. Así, la densidad media actual de estos árboles mediterráneos es ya de 10-40 pies de encina por hectárea, cuando la recomendación económica y ecológica para este ecosistema es de al menos 60 pies por hectárea. “Todas las encinas y alcornoques que pueblan las dehesas son aproximadamente de la misma edad; no hay pequeños ejemplares que vengan como generaciones futuras; y además, los árboles que hay están muy envejecidos lo que pone en riesgo la supervivivencia de Quercus en la dehesa”, explica Lourdes Hernández, portavoz de WWF-España.

 

Un panorama muy complicado en el que ha irrumpido con fuerza WWF-España para reclamar cambios que salven la dehesa. Y el primero es hacer bien lo números: cuando se habla de rentabilidad de la dehesa se hacen solo cuantificaciones de producción agraria y ganadera. Pero la ecuación no tiene sólo esos parámetros. Se hurtan del debate los números que hacen referencia a los beneficios sociales de la dehesa y del pastoreo: reducción de incendios forestales (al encargarse el ganado extensivo de eliminar la maleza), la fijación al territorio de la población rural, o la regulación del clima en la tierra; y tampoco se habla de valores culturales, gastronómicos o de tradición rural.

 

¿Cuánto vale todo eso? “¿Cuánto vale una encina?” me preguntaba en mi visita a Los Pedroches el ganadero de la dehesa del Paraje de la Morra. No hay respuesta y él lo sabe. Nadie se ha molestado en hacer los números completando la ecuación con todo lo que nos aporta, no sólo las bellotas. Tampoco es cuantificable el dolor que causa a un ganadero ver cómo se le muere una encina o un alcornoque: “Sentimos mucha pena porque se nos va algo nuestro… algo que has estado viendo durante muchos años”, cuenta Rafael Muñoz. Una imagen, la de encinas y alcornoques secos y en pie, como esqueletos que anuncian la muerte de la dehesa, que los ganaderos no soportan ver y suelen cortar, de manera que el visitante que acude a la dehesa no detecta esa pérdida paulatina de la arboleda más mediterránea que existe.

Para cambiar esa situación WWF-España lleva trabajando desde 2011 en el proyecto SAVN que ofrece soluciones para sacar de la UCI a la dehesa. Entre ellas, desde luego, está la de dar un marco normativo e institucional adecuado para mantener la ganadería extensiva en la dehesa, “reconociendo los servicios ambientales y las externalidades positivas que aporta a la sociedad”, explica la organización ecologista en sus Recomendaciones para una gestión integral: Dehesas para el futuro. En este documento ofrece recomendaciones concretas para la gestión integral de las explotaciones, para ordenar los usos y aprovechamientos y hacerlos compatibles con la renovación del arbolado y la conservación de la biodiversidad. Porque WWF-España no sólo cree que la dehesa tiene futuro, sino que sin la dehesa es el medio rural el que no lo tiene.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.huffingtonpost.es/ricardo-gamaza/la-dehesa-se-muere_b_5982996.html?utm_hp_ref=tw




Archivos

Translate »