Home » 2014 » noviembre

Monthly Archives: noviembre 2014

Descubren el secreto de los buitres para poder comer carne putrefacta

Un solo hombre acorralado en un bosque por decenas de policías armados tiene todas las de perder. Salvo que se trate de John Rambo. El coronel Sam Trautman, el hombre que lo entrenó, ya advierte que su soldado “ha comido cosas que harían vomitar a una cabra”. La capacidad es pavorosa, pero no parece del todo inverosímil en una película de acción estadounidense. Si Trautman hubiese ido un poco más allá afirmando que John era capaz de comer bazofia insoportable para los buitres, Acorralado habría saltado de repente al género de la ciencia ficción.

Los buitres pueden comerse todo tipo de cadáveres en descomposición que harían enfermar a otros animales. Cuando un ser vivo fallece, una gran cantidad de microorganismos comienza a dar cuenta de los restos. Muchos de ellos, como el ántrax, empleado como arma biológica, son tóxicos para otros seres vivos, pero no para los buitres. Estas aves, capaces de comer cosas que harían vomitar a Rambo, aplican todo tipo de artimañas para aprovechar la energía de los muertos. Entre otras cosas, para penetrar en los cuerpos de grandes mamíferos, acceden a través de orificios naturales, en particular del ano.

Estas prácticas alimenticias incrementan la probabilidad de que los buitres acaben ingiriendo bacterias fecales, como las Clostridia o las Fusobacteria, tóxicas para gran parte de los vertebrados. Sin embargo, según un artículo que hoy se publica en la revista Nature Communications, es posible que sea una alianza con este tipo de bacterias la que permita a los buitres resistir al tóxico cóctel de microbios que acompaña la carroña.

Un análisis genético de los microorganismos que se encuentran en el intestino de los buitres registró que los dos tipos de bacterias peligrosas eran abundantes. Además, los autores, liderados desde las universidades danesas de Aahrus y Copenhague, observaron que frente a lo que suele suceder con otros vertebrados, la diversidad de los microbios que se encontraron en la cara de los animales era mucho menor que la del intestino. Esto se explicaría porque los buitres cuentan con un sistema de filtrado y un hábitat intestinal que tiene preferencia por las bacterias que suelen ser tóxicas y no deja pasar otros muchos microorganismos que viven en perfecta armonía con otras especies, como la nuestra.

Otro factor que apunta a la acidez del aparato digestivo de estas aves como responsable de su microbioma es que cuando cambia la dieta o las condiciones ambientales de un espécimen, también varía la ecología de los seres microscópicos que lo habitan. Sin embargo, un análisis del microbioma fecal de buitres que vivían en el zoo mostró que, pese a que tenían una alimentación similar a los búhos o halcones con los que convivían, el ecosistema de su intestino era muy diferente.

En esta relación entre bacterias y buitres para permitir a estas aves una dieta repugnante para la mitad del reino animal, según los autores, las Clostridia y las Fusobacteria barren a su competencia microbiana en el intestino de los buitres. Estos por su parte se benefician de la labor de procesado de la carroña aportada por las bacterias y no se ven afectados por las toxinas que emiten, de un modo similar al que algunas aves carroñeras resisten la toxicidad de la botulina gracias a anticuerpos específicos.

Ursula Höfle, del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (CSIC-UCLM) considera interesantes este tipo de estudios para conseguir entender “por qué los buitres son tan resistentes a la hora de comer cosas que son realmente porquería”, fuera del alcance de otras aves carroñeras. Höfle puntualiza que los animales analizados son buitres del continente americano [aura gallipavo y zopilote negro] y que en España faltan estudios similares. No obstante, a la vista de los hábitos alimenticios de los buitres que se pueden encontrar en otros países, “al menos los buitres leonados deberían tener algún sistema similar para resistir a este tipo de bacterias tóxicas”.

En realidad, el pacto entre microorganismos y buitres no es tan extraño. Se trata de un acuerdo entre dos seres vivos con funciones bastante parecidas. Aunque hay otras aves, como las águilas, que son carroñeras, no se alimentan de cadáveres tan deteriorados. “Una oveja que lleva muerta una semana, prácticamente solo la pueden eliminar del campo los microorganismos o los buitres”, afirma Javier de la Puente, técnico de la ONG SEO/Bird Life. La labor de los buitres, que según esta organización consumirían anualmente unas 10.000 toneladas de carroña solo en España, evitaría gasto de recogida, transporte e incineración de cadáveres y evitaría enviar a la atmósfera 193.000 toneladas de CO2.

Puede encontrar la noticia en:

http://elpais.com/elpais/2014/11/24/ciencia/1416851796_605885.html

La ruta del jamón en Extremadura

No importa que sea otoño, bajo la ventanilla para que entre el olor a tierra mojada mientras la carretera zizaguea. Es la manera ideal de adentrase en la dehesa, un ecosistema tan único como productivo. Aquí el rey es el cerdo y el petróleo local sabe a jamón ibérico. Muy cerca de Sierra Morena, entre Portugal y Andalucía, en un rincón del suroeste de Badajoz, los ondulantes campos son de color ocre, las encinas son gigantes y los guarros son bellos.

El viaje comienza en Jerez de los Caballeros. Tres torres saludan al pasar. Son como minaretes de los que antes llamaban a la oración, la huella del paso templario por la región. Su casco antiguo es una especie de trampantojo: caminando por las mismas calles donde vivió Vasco Núñez de Balboa es fácil imaginar hombres ataviados con capas que llevan cruces estampadas y que recuerdan a Orlando Bloom en El Reino de los Cielos. Pero cuando se quitan el traje son industriales, obreros metalúrgicos, intelectuales, gentes de campo…

Muy cerca, a unos cinco kilómetros, se encuentra la cercana aldea jerezana de La Bazana y el Hotel Rural Hacienda La Plata(Vistahermosa; 924 75 10 34) unresort rural: un lugar apacible para el descanso, la contemplación y la escucha silenciosa. Hedonismo garantizado con todas las comodidades de la civilización: wifi, habitaciones acogedoras y salones con chimenea en pleno campo. Insuperable el momento del desayuno a base de jamón, migas, tomate con aceite, perrunillas (un dulce típico de la zona) y café portugués.

Ha llovido, el campo está verde y la montanera en su esplendor. “El cerdo ibérico es una raza y lo más importante es que se críe en libertad, en su entorno”, explica Juan Ignacio Vázquez, un mago del ibérico. En su finca Los Juanes, los cochinos disfrutan de un entorno perfecto para crear uno de los mejores jamones ibéricos del mundo. “El consumidor debe saber lo que compra, preocuparse porque los productos sean de absoluta calidad y llegar a diferenciar un buen jamón ibérico de un sucedáneo”, añade. Durante la visita a la finca se recibe una lección magistral para aprender cómo y qué comprar, mientras se degusta un exquisito desayuno a base de lomo, salchichón y jamón ibérico, rodeados de encinas.

Vázquez cría a los cerdos y Cayetano Pantojo los convierte en ibérico. Este veterano industrial de Higuera la Real lo aprovecha todo. “Del cerdo hasta los andares, un animal bonito, noble y que ha proporcionado un gran servicio a la humanidad”, señala. En su secadero se hace morcón, lomo ibérico, salchichón, chorizo blanco… “Vendemos mucho en Extremadura, claro. Aquí se sabe diferenciar un buen producto. Pero también exportamos a Francia y a Alemania, sobre todo”, dice Pantojo, cuya vida ha dedicada al cerdo. La fábrica, una mole de cemento, destaca junto a un pueblo que es como un claro urbano en medio de la inmensidad de la dehesa extremeña. Un blanco que busca hueco entre tanto marrón y verde. Allí también se ubica el Centro de Interpretacion de la Dehesa, un mar de encinas resumido en unos pocos metros cuadrados que antaño ocupó un claustro de los jesuitas.

El recorrido continúa explorando el mundo del ibérico en Fregenal de la Sierra, sentados a la mesa de Casa Nito (Rollo, 5; 924 72 00 51). Manolo Nito es un malabarista del jamón, no utiliza cortador ni soporte alguno para sacar todo el jugo de una pieza. Lo hace al vuelo, a la vista de todo el mundo en un rincón de su mesón-tasca. “Yo siempre lo he hecho así. También sé hacerlo como todo el mundo, pero de esta manera me siento más cómodo y al mismo tiempo doy espectáculo”. Y como no solo de jamón vive el hombre, también ofrece delicioso queso curado de cabra, raciones de carne a la brasa y, para rematar, garbanzos con carne servidas en cuenco. El cielo de los sabores y los olores.

El posterior paseo por Fregenal de la Sierra, lugar de patrimonio histórico artístico, costumbres muy arraigadas y cuestas no tan pronunciadas como las de Jerez de los Caballeros, permite contemplar nuevos vestigios de tiempos templarios. El pueblo conserva parte de su recinto amurallado, muy curioso, ya que alberga en su interior un mercado de abastos (lunes y miércoles por la tarde) y una plaza de toros. Fregenal cuenta también con un buen número de casas solariegas que aparecen y desaparecen durante nuestro recorrido por estas sinuosas y estrechas calles. Alguien cuenta que desde aquí se realizó la primera comunicación telefónica de larga distancia en España cuando Rodrigo Sánchez Arjona llamó a la finca Los Mimbres, cerca de Cádiz.

El antiguo matadero se convirtió hace unos años en secadero de jamones tradicional. No hay artificios ni máquinas, solo su altura y los gruesos muros que proporcionan la temperatura adecuada para ello. Calor y frío se regulan abriendo y cerrando ventanas, en un proceso que convierte cada pieza en un manjar 100% natural.

La última etapa del viaje conduce a Monesterio, uno de los últimos pueblos extremeños antes de entrar en Andalucía. Famoso por sus bares de carretera cuando la N-630 concentraba todo el tráfico hacia y desde Sevilla, hoy continúa luchando por ser centro y foco de atención en el mundo del ibérico. Los viejos bares de la Ruta de la Plata continúan abiertos, pocos turistas y muchos parroquianos. Aquí, cada mes de septiembre se continúa celebrando el Día del Jamón, una fiesta en la que se reparten bocadillos a todos los coches que pasan por el pueblo.

No hubo polémica cuando se decidió instalar aquí el Museo del Jamón Ibérico (no confundir con el bar de Madrid que no lleva semejante apellido, fundamental), un centro interactivo y muy participativo que permite descubrir al visitante las bondades del cerdo y su entorno, la dehesa. Por ejemplo, las costumbres locales en torno al ibérico, como el momento de la matanza, un ritual que nació durante la Reconquista con la intención de descubrir y delatar a los musulmanes (no comían cerdo) y que ha llegado a nuestros días como una celebración familiar muy arraigada. Controladas por las autoridades sanitaras, las matanzas siguen celebrándose en fincas, patios y casas de campos de muchas familias extremeñas, andaluzas y salmantinas. Después de visitar el Museo, el cerdo y el ibérico se entienden de otra manera.

Antes de culminar esta ruta por el sur de Badajoz, una parada en el Rinconcillo, el bar del chef Antonio Parra que ha conseguido convertir el ibérico en vanguardia, con platos como el foie de ganso ibérico con crujiente de jamón o la hamburguesa dehesa, elaborada exclusivamente con productos ibéricos y ecológicos. De postre, helado de aceite de oliva y chocolate.

Al regresar, el aire penetra en el coche mientras atravieso de nuevo la dehesa, un ecosistema que tiene las décadas contadas, que se muere, donde resulta admirable la dedicación y el incansable trabajo de quienes hacen posible que podamos degustar uno de los manjares más maravillosos que existen. Y caigo en la cuenta, de que no conozco a nadie al que no le guste el jamón.

Puede encontrar la noticia en:

http://elviajero.elpais.com/elviajero/2014/11/07/actualidad/1415355416_003804.html?__scoop_post=1e95e050-6b97-11e4-fb1c-842b2b775358&__scoop_topic=2710830#__scoop_post=1e95e050-6b97-11e4-fb1c-842b2b775358&__scoop_topic=2710830

Comienzan los trabajos para el establecimiento de rodales selectos de alcornoques andaluces

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha iniciado los trabajos para el establecimiento de los rodales selectos de alcornoques (Quercus suber), a través del Servicio del Alcornocal y el Corcho en Andalucía (SACA), en 31 montes con posibilidad de albergar alguno de ellos y en otros 13 que este año son objeto de revisión. Con esta iniciativa, que finalizará a finales del mes de diciembre, se pretende mejorar el alcornocal andaluz, seleccionando ejemplares de alta calidad para su reproducción. En la actualidad en Andalucía hay un total de 56 rodales, conjunto de alcornoques en el mismo área, desde donde salen las semillas y bellotas destinadas a la producción de plantones que se envían a los viveros de reproducción, para la reforestación de las dehesas andaluzas y españolas.

      Esta actuación permite también a la propiedad obtener un rédito económico al reconocer la calidad de su alcornocal y producción, lo que redunda en la valoración de las fincas de dehesas.

     Así, una vez finalizada la campaña del Plan de Calas y calculada la calidad media de los montes participantes, la Consejería ha puesto en marcha la localización de rodales para determinar los elegidos. Para ello, se ha seleccionado la superficie de alcornocal que potencialmente pueda albergarlos según los criterios marcados por la normativa vigente, siendo el primer requisito específico que debe cumplir un alcornocal para albergar un rodal selecto es que su calidad sea superior a la media de su región de procedencia. En Andalucía existen cuatro zonas: parque natural de Los Alcornocales-Sierra de Ronda, Sierra Morena Occidental, Sierra Morena Oriental y Litoral Onubense- Baja Guadalquivir.

     Posteriormente, se planifican las visitas de campo, las cuales se realizan a lo largo del otoño y tienen como objetivo la toma de datos necesaria para llevar a cabo la selección. Una vez elegidos los rodales y preparada la documentación, esta se envía a la propiedad y con su autorización al Servicio de Recursos Genéticos Forestales del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, donde se gestiona el Catálogo Nacional de Materiales de Base. Cabe destacar que todos los rodales aprobados e incluidos en el mismo se publican en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

     El Registro y Catálogo Nacional de Materiales de Base son elementos esenciales para la regulación de la producción y comercialización de los materiales forestales de reproducción.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.agroinformacion.com/noticias/31/Forestal/79477/comienzan-los-trabajos-para-el-establecimiento-de-rodales-selectos-de-alcornoques-andaluces.aspx?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

Las encinas de las dehesas están condenadas a la extinción a largo plazo

La dehesa es uno de los ecosistemas emblemáticos de España. Pero estas extensas áreas de pastos vigilados por soberbios ejemplares de encinas adultas, están condenadas a desaparecer. «El encinar fragmentado y adehesado acaba creando bosques fósiles que terminarán muriendo, independientemente de la salud de cada árbol», asegura el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del CSIC, Mario Díaz.

Los investigadores del MNCN han comprobado que el adehesamiento y la fragmentación de los encinares mejora la salud de los árboles y aumenta su fecundidad a corto plazo, pero produce un colapso del sistema a largo plazo porque la fragmentación del arbolado dificulta la dispersión de las bellotas e impide la renovación de las encinas.

Cambio climático y falta de matorral

El cambio climático, además, podría influir en la relación entre las encinas y los animales encargados de dispersar las bellotas.Ratones y arrendajos se alimentan de bellotas, dejando que las que se han llevado y no pueden comerse fructifiquen y se conviertan en un nuevo árbol. Pero estos los arrendajos sólo pueden sobrevivir en zonas boscosas y la falta de matorrales en las dehesas hace a los roedores muy vulnerables a los depredadores.

Por otra parte, las sequías producidas por el cambio climático puede producir un desacoplamiento de la relación entre animales dispersores y encinas. Las bellotas caen en noviembre y diciembre pero la época reproductiva de los ratones se retrasa más así que, cuando hay más bellotas en el suelo la actividad de los ratones se reduce y, por lo tanto, la dispersión también.

Afortunadamente, aún hay tiempo para paliar esta situación. «Dejando que crezca matorral en zonas determinadas durante unos años o creando corredores donde ratones y arrendajos encuentren lugares protegidos para dispersar las semillas», explica Díaz, se puede evitar ese colapso de las dehesas a largo plazo.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.abc.es/sociedad/20141119/abci-dehesas-encinas-peligro-investigacion-201411181948.html

Carne de caza con todas las garantias

El ciervo que es abatido un domingo en una montería puede al día siguiente formar parte del menú de cualquier restaurante o sus lomos pueden ofertarse en la vitrina de cualquier carnicería con todas las garantías. Hasta dos controles se realizan a los animales abatidos en las cacerías comerciales antes de autorizar la entrada de las carnes en las salas de despiece para su transformación y futura venta al consumidor.

El primero de ellos lo realizan a pie de campo los veterinarios contratados por la organización de la montería. Son profesionales liberales que toman muestras y realizan una criba de las piezas a pie de campo. El segundo control lo desarrollan los profesionales de la Administración pública, en este caso, funcionarios de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Estos funcionarios analizan las carnes entrantes en laboratorios ubicados en las industrias cárnicas, que en la provincia de Córdoba se concentran en dos empresas, una en Hornachuelos y otra en Villaviciosa.

Pese a estar en dependencias de titularidad privada, el personal es «independiente, somos funcionarios, y somos nosotros los que exigimos al industrial los medios que nos hacen falta en el laboratorio, si no tenemos lo que pedimos para hacer nuestro trabajo la carne no se examina y no se le da el apto para su consumo», explica a ABC el veterinario de la Consejería de Salud Francisco José Rojas.

Las enfermedades por parásitos o virus en las piezas abatidas apenas llegan al segundo nivel de inspección «ya que la criba en el campo es muy grande y hay enfermedades, como la tuberculosis, que se detectan a golpe de vista», indica el funcionario de la Consejería de Salud.

El veterinario Mario Beltrán trabaja por su cuenta en monterías comerciales y ratifica la afirmación de su colega. «La inspección de la carne de caza es una labor de gran responsabilidad para los veterinarios ya que de su buen hacer depende la garantía de salubridad, higiene y calidad de la carne», señala.

La labor del veterinario autorizado en el campo empieza recepcionando las reses en la junta de carnes, donde va comprobando los animales einspeccionado microscópicamente las vísceras, buscando indicios de enfermedades transmisibles y susceptibles de decomiso (enfermedades infecciosas, víricas y parasitarias, como por ejemplo tuberculosis, peste porcina y triquinelosis, entre otras).

Control de la triquina

En cuanto a las enfermedades que pueden ser transmitidas al ser humano, la triquinelosis es la más preocupante ya que el resto, como puede ser la brucelosis, la tuberculosis o el mal rojo, pueden desaparecer durante la congelación de la carne o su cocinado.

No ocurre así con la triquina, que acaba en embutidos de chorizo o salchichón bien de venado o jabalí con el parásito intacto y susceptible de pasar al ser humano. Es por eso que tanto en el campo como en los laboratorios autorizados en las industrias cárnica se hace esta prueba a todas las piezas.

Una tarea ingente habida cuenta de que cada semana, cualquier laboratorio de los dos existente en Córdoba, como es el caso de la firma Carnicaza (Hornachuelos) puede analizar1.200 canales de venado y 300 de jabalí, como ocurrió en las primeras semanas de apertura de la veda. La otra firma cordobesa, El Canito (Villaviciosa), procesa al año 6.000 venados y 3.000 jabalíes en sus instalaciones tras darle el visto bueno.

Puede encontrar la noticia en:

El Teica investiga el control integrado del ácaro que afecta al jamón en la bodega

La Fundación Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico, TEICA, ha presentado en el II Congreso Internacional Fermented Meat, celebrado en Valencia, sus avances en una línea de investigación para llevar a cabo el control integrado del ácaro que afecta al jamón en la bodega.

Este proyecto, en fase de desarrollo, puede estar en un par de años en el mercado, favoreciendo la eliminación de este ácaro sin afectar al producto final, ya que se trata de un control biológico, a través de otro ácaro predador. El coordinador del área de I+D+i de TEICA y doctor en Veterinaria por la Universidad de Córdoba (UCO), Francisco Requena, presentó ante los expertos esta investigación, asegurando que es “un control totalmente biológico de este insecto que puede acabar con la producción de una bodega” y ha añadido que actualmente “existen productos para eliminarlos pero no están permitidos. Lo esencial es que no se dañe al jamón”.

TEICA ha llevado a cabo en este congreso una comunicación oral presentando este avance para el sector, que actualmente optaba por la eliminación mediante el untado de mantequilla y aceite, una técnica tradicional con un elevado coste para el productor, en mano de obra y en tiempo, ya que se debe tratar pieza por pieza. Este ácaro se desarrolla alrededor de los hongos que favorecen la maduración del jamón en la bodega.

Por otro lado, en este congreso TEICA ha favorecido el contacto entre dos empresas del sector cárnico y derivados. Este es el caso de Doscadesa, empresa con sede en Murcia que trabaja en la creación, fabricación, distribución y comercialización de mezclas funcionales para la industria alimentaria, especias, pimentón, oleorresinas, aromas, colorantes y sazonadores alimentarios, y de Koutoubia,del mercado Halal, para iniciar nuevos proyectos relacionados con el cárnico y el mercado musulmán.

Puede encontrar la noticia en:

http://agrodiariohuelva.es/2014/10/28/el-teica-investiga-el-control-integrado-del-acaro-que-afecta-al-jamon-en-la-bodega/

La montanera en las dehesas salmantinas se prevé ‘excelente’

Llevan ya más de un mes bajo robles, encinas y alcornoques. Prácticamente el 100 por 100 de los cerdos ibéricos de bellota que engordan en Castilla y León se encuentran en Salamanca.

Juegan en primera división. En los mejores campos de España. Y esta temporada la montanera puede batir todos los récords.

La montanera ha venido adelantada. Se ha adelantado este año por la caída de la bellota como consecuencia de la falta de lluvias y también de las altas temperaturas de las últimas semanas.

La pasada campaña se sacrificaron 370.000 cerdos y este año, si se atiende a los datos de los dos primeros trimestres del Riber (Registro Informativo del Ibérico), la previsión es similar.

Llegan a la dehesa con unos 80 kilos y saldrán en 4 meses doblando su peso. Este otoño el fruto es excelente.Cada ejemplar puede ingerir entre 8 y 10 kilos diariamente. Los ganaderos prefirieron no arriesgar por temor a los precios.Precisamente esa escasez cotizará al alza su valor llegando a cifras muy interesantes para los ganaderos: 3 euros el kilo.

Puede encontrar la noticia en:

 

http://www.rtvcyl.es/Noticia/755F6477-D7D5-0917-3DA9E8A7845C32F5/20141103/montanera/dehesas/salmantinas/preve/excelente/?__scoop_post=d037a0f0-6516-11e4-800e-842b2b775358&__scoop_topic=2710830#__scoop_post=d037a0f0-6516-11e4-800e-842b2b775358&__scoop_topic=2710830

¿Por qué la trufa negra favorece el desarrollo de las encinas?

El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) ha comenzado a estudiar en la finca de Castro Enríquez de la Diputación de Salamanca el cultivo de la trufa en asociación con las encinas. A lo largo de los próximos cinco años, los investigadores experimentarán con este hongo, que favorece el desarrollo del emblemático árbol de las dehesas a la vez que puede convertirse en un nuevo recurso económico dado su alto valor en el mercado. La simbiosis con trufa es “sumamente importante para el desarrollo de la encina”, explica en declaraciones a DiCYT Ignacio Santa Regina Rodríguez, investigador principal de este proyecto, titulado ‘Análisis de la implementación y evolución de la encina (Quercus rotundifolia Lam) micorrizada con trufa negra (Tuber melanosporum Vitt.), en el marco del proyecto “I+DeheSa” desarrollado en la Finca de Castro Enríquez de la Diputación de Salamanca’. Habitualmente, las encinas se asocian con hongos conocidos como micorrícicos o micorrizas, que le proporcionan ciertas ventajas, y uno de ellos es la trufa negra o trufa de Perigord (Tuber malanosporum). Su presencia favorece la supervivencia de la encina debido principalmente a que aumenta el desarrollo de sus raíces, lo que facilita la entrada de agua y componentes minerales. Además, le confiere cierto grado de protección frente a los metales pesados contaminantes del suelo y aumenta su resistencia a la sequía y las bajas temperaturas, sobre todo en las primeras etapas del desarrollo. Asimismo, el hongo también protege a las raíces de ciertas enfermedades provocadas por microorganismos patógenos del suelo, principalmente mediante la intervención de inhibidores químicos que actúan de modo antibiótico frente a parásitos de la raíz (Phytophthora, Pythium, Fusarium, Alternaria). En muchos lugares, las encinas están sufriendo una enfermedad conocida como la seca, un problema que parece estar relacionado con estos patógenos y que está comprometiendo el futuro de la dehesa como ecosistema. Prueba piloto Las jóvenes plantas de reforestación son las más beneficiadas por esta simbiosis entre las raíces y el hongo y el propósito de la investigación del IRNASA es demostrar científicamente todas estas ventajas en la provincia de Salamanca. Por eso, dentro del proyecto se ha puesto ya en marcha una prueba piloto experimental en una parcela de una hectárea de extensión dentro de la finca de Castro Enríquez. El pasado mes de marzo se plantaron más de 300 encinas que fueron micorrizadas en vivero, además de otras sin el hongo que servirán de control. Sin embargo, las diferencias se han empezado a ver muy pronto: “Sólo se han perdido ejemplares no micorrizados, así que el efecto parece claro”, apunta Ignacio Santa Regina. En cualquier caso, gracias al convenio entre la Diputación y el IRNASA, el proyecto se prolonga hasta 2019 para obtener datos verdaderamente significativos y no sujetos a las circunstancias de un año en particular. En principio, las condiciones de los suelos salmantinos no son óptimas para el desarrollo de la micorrización de la encina con trufa negra, debido especialmente al pH del suelo, que es ácido. Por ello, se ha llevado a cabo un encalado del suelo para elevar su pH de forma que Tuber melanosporum se pueda desarrollar. Aunque tradicionalmente en la provincia se podían encontrar algunas trufas, se trataba de las conocidas como terfezias, de mucho menos valor que la trufa negra, que llega a pagarse a cientos de euros el kilo. Por eso, si los resultados de esta iniciativa son positivos, se puede añadir un valioso recurso económico a las dehesas. Por esta razón, será muy importante el seguimiento de ciertos parámetros tanto biológicos como fisicoquímicos a través de muestreos regulares que se analizarán en el IRNASA: la evolución de los niveles de pH, que se podrían ir acidificando de nuevo; la detección de la trufa negra en el suelo, su distribución y profundidad a través de la técnica conocida como PCR; o el estudio de los microorganismos del suelo mediante el análisis de ácidos grasos.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.ecoticias.com/naturaleza/95293/noticia-medio-ambiente-trufa-negra-favorece-desarrollo-encinas

EL GENOMA DEL CERDO IBÉRICO APENAS HA CAMBIADO EN CINCO SIGLOS

Investigadores españoles han obtenido por primera vez la secuencia parcial del genoma de un gorrino del siglo XVI y han constatado que el genoma del cerdo ibérico apenas ha cambiado en cinco siglos, lo que descarta que haya habido un cruce de cerdos asiáticos con los porcinos ibéricos modernos.

Extraído de una hembra del siglo XVI del yacimiento del Castillo de Montsoriu (Girona), los datos obtenidos indican que este cerdo antiguo está estrechamente emparentado con el cerdo ibérico actual, según ha informado hoy la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

El estudio, publicado en la revista ‘Heredity’, aporta nueva luz sobre aspectos evolutivos de la especie porcina, y más concretamente de la raza Ibérica, considerada representativa de las poblaciones originarias mediterráneas europeas.

La investigación ha sido dirigida por Miguel Pérez-Enciso, investigador ICREA en la UAB y el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG), y en su realización han participado también investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (-Universidad Pompeu Fabra) y del Centro Nacional de Análisis Genómica (CNAG).

La muestra que han utilizado en el estudio está fechada entre los años 1520 y 1550, fecha anterior a la introducción del cerdo asiático en Europa -que se cruzan con las razas locales europeas para dar lugar, posteriormente, a las razas internacionales actuales-, y contemporánea del inicio de la colonización de América.

“A pesar de ser una sola muestra y estar muy fragmentada, la secuencia genética nos ha aportado información muy interesante”, ha explicado Pérez-Enciso.

“En primer lugar, sabemos que no era un cerdo blanco, ya que carece de una duplicación del gen KIT que causa este color. Este hecho coincide con la mayor parte de representaciones pictóricas de la época donde sale este animal, que aparece siempre negro o con tonos rojizos”, ha informado el investigador.

También han comprobado que el cerdo analizado está muy emparentado con los cerdos ibéricos actuales, en concreto con la estirpe “Lampiña del Guadiana”.

“El cerdo ibérico actual se parece mucho al del siglo XVI y no ha registrado cambios profundos en su genoma, por lo que serán necesarios más estudios para poder distinguir los ejemplares modernos de los antiguos”, ha concluido Pérez-Enciso.

El estudio indica que se trata de un cerdo doméstico, ya que la muestra secuenciada tiene marcadores típicos de esta variedad y que son muy raros en el jabalí (especie precursora del cerdo doméstico).

Además, el resultado coincide con los registros históricos que muestran que la porcicultura era una actividad importante del castillo de Montsoriu.

Sin embargo, también demuestra la existencia de cruces ocasionales entre el jabalí y el cerdo antiguo, tal como ha ocurrido también entre el jabalí y el cerdo ibérico actual.

“Esta estrecha relación entre el cerdo ibérico, el jabalí europeo y el cerdo antiguo confirma que la mezcla del cerdo asiático con los cerdos ibéricos modernos no ha existido o ha sido insignificante”, ha indicado Pérez-Enciso.

El trabajo también ha comparado la muestra antigua con los genomas de cerdos modernos de diferentes razas, incluidos cerdos llamados ‘criollos’, cuyo origen es, supuestamente, los antiguos animales que los colonizadores españoles llevaron a América.

Los investigadores han demostrado que esta suposición es inexacta y que queda poco del legado ibérico en estos animales, que fueron cruzados principalmente con razas internacionales.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.radiointereconomia.com/2014/09/17/el-genoma-del-cerdo-iberico-apenas-ha-cambiado-en-cinco-siglos/




Archivos

Translate »