Home » 2015 » julio

Monthly Archives: julio 2015

AYUDA ESPECIFICA A LA DEHESA EN EL NUEVO PROGRAMA DE DESARROLLO RURAL (ASAJA CORDOBA)

Satisfacción en ASAJA Córdoba por la inclusión de la ayuda para regeneración de la dehesa en el Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2015-2020. Una línea específica demandada desde hace años por el sector. Con este instrumento financiero los propietarios de explotaciones de dehesa podrán hacer más llevaderos los graves problemas de rentabilidad económica y de índole sanitaria que arrastra a día de hoy un ecosistema tan único y peculiar como la dehesa.

Hace años que ASAJA Córdoba viene demandando en nombre del sector una ayuda específica para la dehesa, un ecosistema único, cargado de valores económicos, naturales, paisajísticos y culturales que en la provincia de Córdoba se encuentra muy presente y arraigado en la comarca de Los Pedroches. Por fin, la Comisión Europea se ha avenido a incluir una ayuda específica para la regeneración de las dehesas, con 26 millones de euros, dentro del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía (PDRA) para el periodo 2015-2020.

Esta ayuda específica viene recogida en el PDRA como una medida específica para el establecimiento y mantenimiento de los sistemas agroforestales caracterizados por ser aquellos sistemas de utilización de las tierras en la que se combinan el mantenimiento de árboles con la agricultura y/o ganadería en las mismas tierras.

En virtud de esta medida el PDRA define como subvencionables las siguientes operaciones:

• Establecimiento de dehesas mediante plantación, regeneración del arbolado existente mediante acotamiento parcial, instalación de protectores de ejemplares arbóreos en sus primeros años o densificación y mejora de la masa forestal, costes del material de plantación, incluyendo almacenamiento y tratamiento de plantones.

• Otros costes directamente relacionados, como la elaboración e implantación de los Planes de Gestión Integral (PGI) definidos en la Ley de la Dehesa, preparación del plan de regeneración del arbolado, densificación de éste, análisis de suelos, preparación y protección del suelo, clareos, podas, desbroces, entre otros.

• Puntos de agua para ganado y abrevaderos para el correcto manejo del ganado así como otras infraestructuras como cercados y pasos adecuados para el manejo del ganado.

• Tratamientos necesarios relacionados con el establecimiento y la plantación, como el riego y la poda.

• Reposiciones de marras. El número de árboles por hectáreas que se deberá implantar para conformar sistemas adehesados deberá situarse entre 200 y 300 plantas/ha, teniendo en cuenta que en el desarrollo de la plantación se realizarán clareos posteriores que dé lugar a las densidades usuales en las dehesas (en torno a 30-120 pies/ha).

Desde Asaja Córdoba se muestra especial satisfacción por la inclusión de esta medida de apoyo, siendo muchos los años en los que ha trabajado para la creación de una línea específica de ayuda a las dehesas, ya que estas constituyen un ecosistema único y altamente representativo de valores económicos, naturales, paisajísticos y culturales fuertemente arraigados en la provincia de Córdoba, concretamente en la comarca de Los Pedroches.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.asajacordoba.es/noticias/News/show/satisfaccion-en-asaja-cordoba-por-la-aprobacion-de-una-ayuda-especifica-a-la-dehesa-en-el-nuevo-programa-de-desarrollo-rural-8645

Matemáticas, la solución para predecir el punto óptimo de curación del jamón

Hasta ahora, el método para fijar el cambio de periodo en el proceso de producción consistía solamente en la percepción de los expertos de cada industria, obtenida a través de su larga experiencia. Investigadores del Instituto de la Grasa (CSIC-Sevilla) han querido dar un paso más y han desarrollado ecuaciones matemáticas para hacer un seguimiento más preciso del comportamiento de las piezas, con el objetivo de saber cuándo es el mejor momento de que, por ejemplo, pasen del secadero a la maduración en bodega.

 

Según han señalado los investigadores, el modelo matemático consiste en analizar parámetros como el perfil de la grasa y la pérdida de humedad. Para obtenerlo, monitorizaron diez jamones durante el proceso de curación a través de tres años. El responsable del estudio, Manuel León, del Instituto de la Grasa, explica que se obtenían datos cada hora, “lo que convertía a este seguimiento en el primero que se realiza en jamones durante tanto tiempo y sin degradar el producto”.

 

Tras analizar los datos, estudiaron cómo evoluciona la fracción de lípidos del tejido adiposo subcutáneo del jamón ibérico durante el proceso de curado en seco. Además, determinaron la generación de los llamados compuestos volátiles, responsables de los aromas del producto, y que los expertos agruparon por familias.

 

Así, comprobaron los cambios en las cantidades de estos compuestos en lagrasa subcutánea durante el proceso de maduración. Esto les hizo determinar que “un aumento de la temperatura está relacionado con la generación y pérdida de los hidrocarburos y que, durante la curación, se redujo su cantidad”, concretan los expertos. Pero, ¿hasta qué punto podrían optimizar estos nuevos modelos los procesos de la industria cárnica? En opinión de León, “si se conoce todo el recorrido de la pieza es más fácil localizar dónde se ha producido algún fallo, lo que beneficia a la trazabilidad y a la seguridad alimentaria”.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/matematicas-la-solucion-para-predecir-el-punto-optimo-de-curacion-del-jamon-231437554389

El calor adelanta el final de la campaña de la saca del corcho, que puede reducirse en 5 millones de kilos

Ya dice el refrán que vale más maña que fuerza. La sabiduría popular describe al pie de la letra el caso de la tradicional saca del corcho. Un trabajo que cada año realizan cientos de jornaleros en Extremadura cuando llega el verano, y que supone un auténtico ‘balón de exígeno’ para la economía rural.

El hacha que se utiliza con el árbol tiene que hacer el menor daño posible al alcornoque que regala sus cortezas. Y no se logra precisamente haciendo fuerza, sino aplicando la sabiduría que se transmite en padres a hijos, como explicaVicente Rodríguez, responsable de la Agrupación Sanvicenteña Empresarios del Corcho.

No ha sido una mala campaña en cuanto a precios y el posicionamiento de los mercados. De todos modos la campaña de la saca del corcho entra en su recta final unas semans ante de lo normal a causa de las altas temperaturas estivales, y a una primavera seca.

Los productores estiman que la climatología hará que en torno a cinco mil kilos de corcho se queden este año en los alcornoques. Esto representa una reducción de entorno al 20 por ciento.

No obstante, la temporada se adelantó, y la demanda de personal se incrementó exponencialmente para sacar toda la mercancía, adelantándose a los calores que suben las temperaturas de los alcornoques, según explica el reponsable de la agrupación sanvicenteña, y del Cluster del Corcho de Extremadura.

En cuanto a la climatología, Miguel Cremades, representante de los propietarios de montes, pone de manifiesesto que, auque es cierto que el calor aprieta, ha habido años peores, más secos y con peores resultados.

Este ingeniero, y propietario, explica que quien marca los precios sigue siendo el mercado de los tapones de corcho, aunque también es importante su comercialización como aislante o ignífugo, por ejemplo en el mundo de la aviación.

¿Por qué se adelanta el fin de la campaña?

La dehesa, fuente de biodiversidad, y responsable de gestar cada año el corcho, no tolera que la saca se haga con un clima extremadamente seco. Es decir, cuando la humedad desaparece por completo del ambiente, y las temperaturas dan paso a un ambiente más árido, esta técnica puede dañar a la corteza del árbol que reproduce el corcho.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.eldiario.es/eldiarioex/economia/adelanta-saca-campana-reducirse-millones_0_409809878.html

Reclaman un plan urgente contra la expansión de la tuberculosis bovina en Extremadura

La diputada de Ciudadanos, Victoria Domínguez, ha presentado una iniciativa parlamentaria en la que insta a la Junta de Extremadura a elaborar un plan específico on medidas de control, con carácter urgente y efectivas, para combatir la expansión y elevada incidencia de la tuberculosis bovina. El plan deberá incluir un programa dirigido a sanear las especies cinegéticas que actúan como reservorio y transmisores de la enfermedad, con aplicación de medidas sanitarias y pruebas de control para los cotos, ha informado C’s en un comunicado. Además de esta medida, Ciudadanos apuesta por la ampliación de periodos de caza para poder reducir las poblaciones de jabalíes y ciervos fuera de las zonas cinegéticas, vistos los perjuicios que ocasionan fuera de las explotaciones de caza.

    Asimismo, demanda una mejora de la efectividad y del control del cumplimiento de los planes técnicos de caza. Domínguez ha explicado que el plan es urgente por la “imparable expansión, grave situación y amenaza creciente” que supone la enfermedad para la cabaña ganadera, ya que causa serios problemas de gestión y cuantiosas pérdidas económicas a los ganaderos.

    Con esta petición atiende una demanda unánime del sector y de las organizaciones agrarias, alguna de las cuales ha llegado a reclamar públicamente la declaración de “alarma sanitaria”, ha apuntado C’s.

    La invasión por las especies cinegéticas de los hábitats de las explotaciones agropecuarias y la conversión de los cotos cinegéticos en reservorios de la enfermedad han provocado un creciente aumento de las zonas infectadas, a juicio de esta formación política.

Alarma por los resultados de los últimos tests de saneamiento ganadero

    A su juicio, ello ha sido consecuencia de la política desarrollada por la Administración de primar y proteger las especies cinegéticas, al apostar por un modelo de caza que prima la cantidad sobre la calidad.

    Estos hechos vienen avalados, según C’s, por los resultados de los continuos tests de saneamiento ganadero, que llegan a ser “alarmantes” en comarcas como las de Valencia de Alcántara, el entorno de Monfragüe-Llanos de Navalmoral y Azuaga, con porcentajes del 10,1 %, 12,9 y 12,5, respectivamente.

    En Extremadura, ha detallado, la prevalencia de la tuberculosis pasó del 4,62 % de 2014 al 6,63 en lo que va del año y geográficamente el 60% se concentra en el 15% de los municipios.

    A los perjuicios que provocan los saneamientos con resultado positivo o los vaciados sanitarios, se suman los derivados de la pérdida de mercados y de la venta a bajo coste del ganado a los cebaderos “sucios” o no calificados, ha advertido Ciudadanos.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.agroinformacion.com/noticias/52/sanidad%20animal/83293/ciudadanos%20pide%20un%20plan%20urgente%20contra%20la%20expansion%20de%20la%20tuberculosis%20bovina%20en%20extremadura.aspx

 

El conejo de monte es un reservorio de fiebre Q (estudio del IREC)

El conejo de monte (Oryctolagus cuniculus) es una especie nativa de países mediterráneos, aunque se ha establecido en un gran número de países donde ha sido introducido. En la actualidad está ampliamente distribuido en el oeste y centro de Europa (incluyendo las islas británicas) y está presente en islas del Mediterráneo, Australia, Nueva Zelanda, Argentina y Chile. El conejo es una especie clave en los ecosistemas mediterráneos, ya que es presa de numerosos depredadores, incluido el lince ibérico (Lynx pardinus), pero también es una especie ganadera importante. Rasgos particulares de la demografía (amplia distribución geográfica mundial, alta densidad poblacional) y de la ecología (elevado grado de gregarismo, tasa reproductiva elevada) de la especie nos hicieron pensar en que podría jugar un papel importante en el mantenimiento de agentes patógenos compartidos con otras especies. En este estudio analizamos el papel del conejo en el mantenimiento del agente causante de la fiebre Q (una enfermedad que afecta a animales y personas), la bacteria Coxiella burnetii. La fiebre Q causa fallo reproductivo (infertilidad, aborto) en animales y personas, y en las personas además puede ocasionar cuadros de fiebre recurrente, neumonía atípica, hepatitis o, si la infección persiste en el tiempo, cuadros de endocarditis. El brote que afectó a los Países Bajos entre 2007 y 2010 causó más de 4.000 casos clínicos de fiebre Q en personas.

Para testar nuestra hipótesis inicial seleccionamos muestras de conejos cazados o capturados en 13 puntos distribuidos en la geografía de la Península ibérica (España y Portugal), incluyendo conejos cazados en las islas Chafarinas, frente a la costa de Marruecos. Se analizó la exposición individual a C. burnetii, la existencia de infección sistémica y la eliminación de la bacteria mediante secreciones, tres rasgos que, de confirmarse, proporcionarían evidencias del mantenimiento de esta bacteria en las poblaciones de conejo.

Los resultados obtenidos muestran que la bacteria C. burnetii está presente en más de la mitad de las poblaciones ibéricas de conejo, con niveles de circulación de entre el 7 y el 80%, y también está presente en las granjas de conejo. Además, se evidenció la presencia de infecciones sistémicas en algunos animales y se comprobó que los animales infectados son capaces de eliminar C. burnetii en secreciones y, por lo tanto, de transmitir la infección. La confirmación de estos tres rasgos, unida a la amplia distribución geográfica del conejo en la Península, muestran que el conejo es un verdadero reservorio de C. burnetii capaz de mantener circulando esta bacteria por sí sólo sin la intervención de terceras especies. Al presentar una amplia distribución en Europa, su rol en el ciclo de vida de C. burnetii podría trascender las fronteras de la Península ibérica.

De estos resultados podemos concluir que aquellas personas con elevado grado de contacto con conejos, como cazadores, guardas de caza, investigadores o productores de conejo, podrían estar expuestas a la infección por C. burnetii. Este resultado no es alarmante para la Salud Pública ya que la infección por C. burnetii causa enfermedad en un bajo porcentaje de las personas infectadas y el tratamiento con antibióticos es efectivo para eliminar la infección, aunque sí es importante debido a la incidencia y al potencial epidémico de esta bacteria (considerada como potencial arma biológica).

González-Barrio, D., Maio, E., Vieira-Pinto, M., Ruiz-Fons, F. 2015. European rabbits as reservoir for Coxiella burnetii. Emerging Infectious Diseases 21(6).

Puede encontrar la noticia en:

https://www.uclm.es/irec/noticias/noticia115.html

Un campo de voluntariado internacional en la dehesa

La localidad pacense de Salvaleón acogerá del 12 al 27 de julio el I Campo de Voluntariado Internacional, en el que voluntarios de varios países realizarán actividades relacionadas con la protección de la dehesa, la puesta en valor del patrimonio y el respeto por las diversas culturas del mundo.

Los voluntarios, con edades comprendidas entre los 19 y los 69 años, proceden de Taiwán, Rusia, Turquía, Albania, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Reino Unido, Países Bajos, Polonia y de España, según informa la organización en una nota de prensa.

Este evento se celebrará en la finca comunal Monte Porrino, una dehesa boyal con unas 1.700 hectáreas que pertenece a los vecinos de Salvaleón desde el siglo XV.

Las principales actividades consistirán en rutas a lo largo y ancho de este bosque de encinas para retirar basuras y fotografiar diversos recursos naturales y arquitectónicos de la zona.

El objetivo, se señala, es “crear una herramienta digital que nos permita dar a conocer Monte Porrino al mundo entero”.

Estos campos de voluntariado están organizados por el Servicio Civil Internacional (SCI), una organización sin ánimo de lucro que surgió tras la II Guerra Mundial con el fin de luchar por la paz y la concordia internacional.

Desde entonces, el SCI organiza campos de voluntariado por todo el mundo y se encarga de buscar a los participantes a través de sus medios de difusión.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1932943

El bisonte pasta en la dehesa extremeña

En la dehesa extremeña hay bisontes. Nueve para ser más exactos, que llegaron hace un mes en camión hasta la finca Campillito de Malpartida de Plasencia, por la que desde entonces se mueven a sus anchas entre jaras y encinas. La verdad es que choca que este animal salvaje en peligro de extinción se haya hecho hueco en Extremadura, en el entorno del Parque Nacional de Monfragüe, pero lo cierto es que ahí está gracias al empeño de una emprendedora familia agroganadera, que se ha propuesto colaborar en el gran propósito de sacar a esta especie del listado de riesgo de desaparición en el que se encuentra.

“El verano pasado en un viaje por Suiza los vimos al pie de la carretera y nos sorprendió muchísimo, pero no pudimos parar para enterarnos de por qué estaban allí”, cuenta Bárbara Rodríguez.

El caso es que se vinieron para España con los bisontes dándoles vueltas en la cabeza y, casualidades de esta vida, poco después cayó en sus manos una revista con una entrevista a Fernando Morán, el presidente de la Asociación Española para la Conservación del Bisonte Europeo. Como venía su número de teléfono le llamaron e iniciaron las gestiones para que los animales llegaran hasta Extremadura.

Lo hicieron finalmente el 12 de junio, dos machos y siete hembras que parecen haberse adaptado sin problema a las elevadas temperaturas de este achicharrante verano. Herbívoros, buscan alimento entre las retamas y las charcas, sin juntarse con otros animales de la explotación agroganadera en la que viven y a los que sí ven a través de las vallas.

La presencia de los bisontes en esta finca extremeña ha dado pie a crear rutas guiadas para que quienes lo deseen puedan ver de cerca al mamífero más grande de Europa. Además, se han acondicionado sitios estratégicos desde los que los amantes de la fotografía pueden capturar estupendas imágenes, al tiempo que se abre la explotación a investigadores y estudiosos que quieran analizar la adaptación de las reses al ecosistema de la dehesa. Cualquiera de estas opciones se puede solicitar ya.

Otra opción al alcance de quienes quieran colaborar en el mantenimiento de la especie es apadrinarlos haciendo una aportación económica, que da derecho a visitarlos con la familia una vez al año.

La máxima que defienden quienes se han embarcado en este propósito es que cuantos más bisontes haya y más repartidos estén, mejor se conseguirá mantener una especie que ha acompañado al hombre desde la prehistoria. Extremadura se une de esta manera a otros planes de recuperación puestos en marcha en España, en Asturias, Cantabria y Palencia principalmente, así que si de repente descubre un animal enorme pastando en la dehesa y le parece un bisonte, sepa que sí, que puede ser.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.eldiario.es/eldiarioex/bisonte-pasta-dehesa-extremena_0_408759990.html

Dehesas conectadas via wifi con tecnología sevillana

Con el objetivo de aplicar proyectos innovadores tecnológicos en el ámbito agrario, la Fundación Agroecosistemaha conformado un partenariado con las empresas sevillanas Adevice y Saergy, donde participan agricultores, ganaderos y propietarios de dehesa coningenieros industriales y de telecomunicaciones.

Adevice es una «spin off» de la Universidad de Sevilla que diseña dispositivos de comunicación inalámbrica para distintos sectores, con patentes de equipos y productos tecnológicos desarrollados en sus instalaciones situadas en el Parque Científico y Tecnológico Cartuja.

Por su parte, Saergy es una ingeniería especializada en el ahorro y la eficiencia energética, situada también en el gran recinto científico y tecnológico de Sevilla.

«Esta sinergia ha dado lugar a distintos equipos que buscan reconvertir las explotaciones agrarias sin la necesidad de tender cables, ya que las comunicaciones se realizan a través de la tecnología Wi-fi», afirma eldirector de la Fundación Agroecosistema, José Joaquín Suárez Tejeiro, con el objetivo de «medir, conocer y controlar cualquier aspecto relacionado con el trabajo de los agricultores y ganaderos».

La fundación aporta el territorio agrícola y adehesado donde probar todas las soluciones tecnológicas, así como la experiencia de sus miles de operadores a nivel nacional. «En este proyecto participan una decena de dehesas situadas entre Sevilla y Huelva, algunas con más de 300 hectáreas, así como extensiones olivareras, almazaras, y explotaciones de regadío dedicadas a distintos cultivos», explica el director.

Los sistemas de comunicación que se están instalando por vía Wi-fi sobre estos terrenos implican tecnología demonotorización de las variables del terreno y del aire, que ofrecen al agricultor información en tiempo real sobre las condiciones de temperatura, humedad del suelo y otros parámetros. También, automatización en tareas como el riego o el uso de materias activas dependiendo de la plaga que ataque al cultivo; la telegestión y lavideovigilancia para, por ejemplo, controlar el acceso a recintos yevitar robos en las instalaciones agrarias; o la geolocalización del ganado extensivo en la dehesa.

Se trata de «facilitar el trabajo de los agricultores y propietarios de dehesa en la toma de decisiones, otorgando al profesional del campo un mayor control sobre las producciones finales agrarias que, gracias a latecnología 100% sevillana, quedan menos desprotegidas ante las inclemencias meteorológicas, además de abaratar los costes», apunta Sánchez Tejeiro.

Y es que «toda esta nueva tecnología aplicada a las industrias agroalimentarias como almazaras o cooperativas de distinto grado han supuesto un ahorro de más del 50% de los costes productivos», señala el director de la fundación.

La tecnología necesaria para estar en continua comunicación con las explotaciones resulta «relativamente económica» para los agricultores, ya que «tanto el hardware como el software es propiedad de las empresas sevillanas, eliminando así intermediarios que vienen a encarecer mucho la factura final», explica José Joaquín, aunque añade que «todo dependerá de las necesidades de cada explotación o empresa, por lo que, el primer paso es realizar un estudio gratuito e individualizado».

Aunque las empresas y la Fundación Agroecosistema llevan casi dos años trabajando juntas, el convenio protocolario del acuerdo se firmará «en las próximas semanas».

Puede encontrar la noticia en:

http://sevilla.abc.es/economia/20150706/sevi-sevilla-dehesas-wifi-201507051951.html

La Junta de Andalucia prevé que el Plan Estratégico del Sector Corchero Andaluz se presente “el próximo otoño”

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha adelantado, en el marco de una visita a la Suberoteca de Alcalá de los Gazules (Cádiz), que la Junta está finalizando la redacción del Plan Estratégico del Sector Corchero Andaluz y, una vez revisado, el documento definitivo se presentará “el próximo otoño”. Ampliar foto Este plan es una pieza “fundamental” para la generación de empleo en el medio natural, ya que busca afrontar de manera integral todos los retos y oportunidades en torno al corcho en Andalucía, desde la regeneración y mejora del monte alcornocal hasta la promoción de la industria corchera, informa la Junta en un comunicado. En relación al mismo, Fiscal ha destacado que la Consejería trabaja conjuntamente con las de Economía y Conocimiento, Empleo, Empresa y Comercio y la de Agricultura, Pesca y Desarrollo rural y pretende involucrar a todo el sector (investigadores, propietarios, industriales, bodegueros, etcétera). 129.000 Jornales en 2015 El consejero ha resaltado el papel que juega el alcornocal en el desarrollo socieconómico de las zonas rurales, al tratarse de un recurso natural en el que se fusiona su valor ecológico con su aprovechamiento económico sostenible. No en vano, la saca del corcho de los montes públicos generó el pasado año en Andalucía un total de 29.933 jornales. En este sentido, para 2015, los trabajos de descorche generarán cerca de 129.000 jornales en las diversas zonas rurales donde se realiza esta actividad. Asimismo, José Fiscal ha subrayado también la relevancia de centros como la Suberoteca. La creación de esta instalación se integra en el Plan de Calas de la Consejería, un programa que realiza anualmente el Servicio del Alcornoque y el Corcho en Andalucía (SACA) para evaluar la producción y calidad de este recurso natural en la región. Creada en 2011 para mejorar el servicio que la Junta ofrece al sector corchero tradicional, es el primer centro de calidad del corcho de la Comunidad Autónoma y el segundo de España. Actualmente, esta instalación reúne unas 80.000 muestras de 1.150 zonas de descorches de toda Andalucía, estando su consulta disponible tanto para industriales como para productores. En relación al potencial del sector del corcho en la región, el titular de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha subrayado que en 2014 la producción en montes públicos de la Junta se situó en torno a los 3.721.282 kilogramos. Además, durante el periodo 2006-2014 la media anual de toneladas para Andalucía fue de unas 36.000, que representan aproximadamente el 55,6 por ciento de la producción nacional y el 14 por ciento de la mundial. Por otro lado, desde la puesta en marcha del Plan de Calas, se ha logrado incrementar el índice de calidad media del corcho andaluz del 8,1 al 8,5, sobre una escala que llega a un máximo de 19,5. El alcornocal andaluz representa el 48,6 por ciento del existente en España con unas 325.944 hectáreas, distribuidas sobre todo en las provincias de Cádiz, Huelva, Málaga, Sevilla y Córdoba; y con menor presencia en Jaén y Granada. Dentro de Andalucía, la mayor producción corresponde a los alcornocales de Cádiz, con unas 85.000 hectáreas, de las que algo más de la mitad es puro.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2497335/0/junta-preve-que-plan-estrategico-sector-corchero-andaluz-se-presente-proximo-otono/#xtor=AD-15&xts=467263

Un duro oficio en peligro de extinción

Comienza una nueva campaña de descorche, que generará 129.000 jornales en Andalucía, la mayoría en el Parque de los Alcornocales.

Cinco de la mañana. Golpes en los albardones de fondo mientras un intenso olor a café impregna el chozo o cabaña de los arrieros. Mientras Lázaro Jiménez atavía a sus seis mulos, la cuadrilla de corcheros se reúne y prepara sus herramientas para otra dura jornada de descorche. Las hachas se vuelven a desenfundar. «Hoy vamos a terminar el pico que nos quedó ayer y damos un salto para sacar el canuto que quedó pendiente la semana pasada, y con eso echamos el día». Manuel Muñoz, el capataz de los corcheros escucha atentamente al arriero, jefe de la operación, con más de 50 años de profesión a sus espaldas. Un oficio que ama y a la vez, lleva grabado en su ADN desde hace más de tres generaciones.

Este año toca una pela de la finca de El Aljibe, donde los alcornoques, o chaparros, como ellos prefieren llamarles, están listos para la saca. «Alrededor de 10.000 quintales que acarrearemos en unos 40 días», añade Lázaro. Una materia prima, que debido a la crisis y a la competencia de otros materiales sintéticos como el plástico y el aluminio, cada vez está más devaluada, a pesar de que su extracción ha cambiado muy poco en los últimos 30 años y sigue siendo igual de fatigosa de obtener. Corcheros y arrieros perderán en este intenso mes y medio de trabajo hasta siete kilos de peso por el desgaste físico que conlleva.

Lázaro arrea sus mulos hacia el monte con un sinfín de interjecciones. Sopla el levante, «El viento no es bueno, si sopla fuerte seca el árbol y puede pegar la corteza», explica Lázaro que cuida tanto de sus animales como de la naturaleza que tiene a su alrededor. La función original del corcho en el alcornoque es protegerlo frente al fuego y el mal tiempo. Cuando se quita la piel al chaparro debe permanecer en condiciones ambientales buenas para que pueda regenerarse con la misma o mejor calidad que la de la pela anterior.

De padres a hijos

«Si se hace un buen trabajo, el corcho vuelve a salir sano y de buena calidad pero si no se trata con profesionales, los que sufren son los alcornoques», explica el arriero. Este es un oficio que se transmite de padres a hijos, no hay escuelas, pero si es necesario mucha práctica para dominarlo con destreza. Y es que con la llegada de la crísis al sector de la construcción, muchos han sido los que se han refugiado en el campo. «Extraer la corcha es algo delicado y si no tienes experiencia puedes hacer daño a la casca». La mala praxis, unida a factores como el cambio climático, la contaminación, etc. provocan problemas como la conocida ‘seca’, una enfermedad que afecta a los alcornoques «hasta terminar con ellos».

 

El clima mediterráneo es el ideal para éstos árboles por lo que el Parque de Los Alcornocales es el centro neurálgico de los bosques de la provincia en producción de corcho. Sin duda, el principal de la provincia de Cádiz y uno de los más importantes de Andalucía y España. A pesar de que entre pela y pela hay que esperar nueve largos años, las 170.000 hectáreas que conforman el parque natural nutren de actividad cada año a la industria. Desde mediados de junio hasta finales de agosto se llevan a cabo nuevas campañas que destinan esta materia prima principalmente a los tapones del mundo vinícola.

Ya en el monte cada uno ocupa su puesto sin estorbar a los demás. Hay orden en el desorden. Desde la ignorancia parece haber desconcierto pero si los observas con atención, ni siquiera necesitan hablar. Todos acatan su función a un ritmo frenético. «Mientras antes llegue la corcha al peso menos humedad pierde y más vale, así que pisar los talones a los corcheros es nuestra función», avisa Lázaro, que no pierde un segundo mientras responde. Las colleras de corcheros en los árboles, los recogedores amontonando la corcha en las pilas y los arrieros sirviéndose de éstas para cargar a sus mulos y guiarlos hasta el patio, donde se descargará a los animales y los pesadores pasarán las panas por la cabria, un elemento de tres patas con un peso romano en el centro que cuantifica en quintales la corcha.

Cada corchero suele extraer 25 quintales diarios, unos 1.150 kilos, cuando van con un jornal pactado. Las cuadrillas que trabajan «por cuenta», a destajo, suelen apretar el paso un poco más y pueden llegar a los 30 quintales al día cada peón, que suponen 1.380 kilos de corcha por trabajador. Los sueldos actuales oscilan entre los 90 y los 150 eurosdiarios. La crisis también ha golpeado con dureza el sector. Por su parte, actualmente los productores fijan la caída en cerca de un 40 por ciento, pasando de 100 a 60 euros por quintal, o lo que es lo mismo por 46 kilógramos de corcho.

 

Antaño trabajaban en quincenas y los corcheros hacían jornadas más largas. A las 15.00 horas paraban para almorzar, dejaban hueco para una siesta y terminaban alrededor de las 19.00 horas. Esta distribución del trabajo les obligaba a permanecer en el monte mientras duraba la temporada. Iban acompañados de cocineros y ayudantes que les facilitaban la estancia. Cada 14 días descansaban dos, que eran los que aprovechaban para volver, hacer compras, salir y relajarse. Luego regresaban al campo. Hoy en día, la jornada del corchero se ha modernizado y ha mejorado. De siete a tres aproximadamente y vuelven a casa para descansar hasta el día siguiente.

El arriero sigue más atado a la sierra. Sus herramientas de trabajo, sus mulos, son seres vivos que necesitan atención y cuidados para aguantar las duras cargas que transportan al patio. «El verdadero arriero cuida de sus animales». Estas palabras resuenan en el campo cuando Lázaro las pronuncia con su fuerte torrente de voz.

La otra faena

A Lázaro, a su hijo Alejandro y a los otros dos arrieros, Rafael y Luís Tizón, les queda aún otra dura tarea por delante. «Hay que quitar los ‘jatos’ a los mulos, lavarnos con salmuera para refrescarlos y revisar que no se hayan hecho ninguna matadura, prepararles el pienso y revisar los mantichos por si hubiese que coser alguno». Una segunda labor que no todos cumplen. «La sociedad protectora de animales debería vigilar más estos asuntos», comenta Lázaro que recalca que «los animales no hablan y hay empresarios que sólo piensan en ganar dinero. «Un animal que ya es viejo o que está mal alimentado o tiene una herida tiene que ser retirado y cuidado», recalca. «Mis mulos están gordos, sanos y limpios, incluso después de acabar la temporada», presume el arriero.

 

Todas estas tareas forman parte de una vieja tradición que acumula siglos de historia y que pervive gracias a las cuadrillas que acuden al monte a la pela de los árboles. Estos jornaleros echan en falta más interés en el sector en cuanto a ayudas o planes de formación. «Desgraciadamente puedes perder algún animal en la campaña», comenta y «esto no se tiene en cuenta». La sierra de Cádiz tiene peculiaridades con respecto a los montes extremeños que son mucho más accesibles. Hasta ahora, donde llegan los mulos aún no pueden acceder ningún tipo de maquinaria. La arriería es una dura profesión que «habría que cuidar más para que no se pierda». «A los animales hay que mantenerlos todo el año, esto supone gastos en veterinario, piensos, herraduras, talabartería, etc. y para eso no existen subvenciones», aclara Lázaro.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.lavozdigital.es/cadiz-provincia/201506/27/corcho-arrieria-cadiz-20150626140050-pr.html




Archivos

Translate »