La feria Agropecuaria de Salamanca premia a un ganadero por conservar la variedad ibérico lampiño

La presencia del porcino ibérico en la Feria Agropecuaria ha vuelto a completar este importante escaparate agrario y ganadero porque aunque esta feria sea un referente en cuanto al ganado vacuno se refiere, también es importante la presencia de un ganado que da fama mundial a Salamanca. Este es el caso de los cerdos ibéricos aunque no sea por tener el mayor número de cabezas del mismo, sí por su calidad y por tener la industria elaboradora más importante de España, principalmente en Guijuelo.

En la feria estuvo presente, como lo viene haciendo desde hace 18 años la Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Selecto Ibérico Puro y Tronco Ibérico, Aececriber .

En la nave de Aececriber se han exhibido diferentes lotes de cerdo ibérico. Elena Diéguez, secretaria técnica de Aececriber, explica que se han premiado aquellos lotes con mejores características en atención a diferentes rangos y edades. En el concurso se diferenciaron a los adultos, que son los berracos y las cerdas, con un año o año y medio;los primales, con entre siete y diez meses;y los marranos, con entre tres y seis meses de edad.

Tal y como explica la secretaria técnica de la asociación nacional de criadores de cerdo ibérico «compruebas que el prototipo racial está de acuerdo con la normativa que establece el libro genealógico». Anota que se fijan en «su conformación; su desarrollo genital, de mamas en el caso de las hembras; la posición de testículos en el caso del macho». Luego además «en algo que destaque», sirva de ejemplo, «si es homogéneo en sus formas». Estos son aspectos que ha valorado el jurado calificador.

Premio especial

Por otro lado, el jurado otorgó un premio especial que recayó en una ganadería que cría una clase de porcino ibérico que está en peligro de extinción y que a su vez cuenta con unas virtudes muy valoradas en el ibérico.

El Lampiño es una de las variedades del cerdo ibérico que «está en peligro de extinción». En Salamanca hay un productor de este tipo de cerdo de pata negra. Se trata de Tomás García González, de La Fuente de Esteban que cría cerdo ibérico reproductor Lampiño en su finca Aldeavieja de Muñoz. Ha tenido en la feria una muestra de cerdos ibéricos Lampiños. Esta variedad se distingue por «no tener pelo», aunque «no quiere decir que todos los lampiños carezcan de pelo o que todos los que carecen de pelo sean lampiños», aclara. También González explica que sus Lampiños no son de aquellos procedentes del sur de Badajoz, afamados por características que los desmerecen, sino que son de una variedad portuguesa que sólo comparte con los anteriores el nombre.

Los lampiños de García se los quitan de las manos ya que poseen características muy demandadas hoy por los ganaderos de ibérico y la industria. Cuenta con «muchísima infiltración grasa, sin necesidad de cruce con razas foráneas ,como es el caso del Duroc»; «dan muchísimo rendimiento canal sobre peso vivo»; «dan muchísimo rendimiento de piezas nobles sobre canal»; «son muy rústicos»; «las madres son muy prolíficas y muy lecheras»; y la calidad de la carne, «desde el punto de vista de la industria es mucho mejor».

Con la selección genética, según García, pensando en la industria, se busca «infiltración grasa», y desde el punto de vista ganadero, «la prolificidad», es decir , un buen número de lechones destetados por cerda y año.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.elnortedecastilla.es/salamanca/201509/09/feria-premia-ganadero-conservar-20150909102919.html