Home » 2015 » noviembre

Monthly Archives: noviembre 2015

El «mesías» de las dehesas

El «milagro» de multiplicar las especies que pueblan las dehesas andaluzas, alargando la vida de estos ecosistemas tan amenazados hoy día por la enfermedad de la seca se debe a Francisco Volante, agricultor y ganadero onubense. No es hijo de carpintero, aunque este «mesías» del campo ha encontrado en la carpintería, y más concretamente en unas cajas de madera que él mismo fabrica artesanalmente, el don de curar a las encinas y alcornoques de una muerte segura ante el ataque de plagas como el cerambyx, que se come al árbol desde dentro, o del hongo Fitóftora, que infecta las raíces de los árboles e impide la absorción del agua y de sales minerales del suelo.

Su método, bajo la denominación de «cajas de biodiversidad», se puso en marcha hace cinco años en más de 40 fincas de Huelva, Sevilla y Córdoba, y ya se pueden apreciar que «está resultando un éxito, a la vista de larecuperación de muchas dehesas que estaban agonizando», señala el autor. En concreto, Volante ha ideado un método sencillo, que busca que distintas especies de aves, arañas y murciélagos vuelvan al ecosistema de la dehesa y sean estos depredadores los que acaben de manera natural con los insectos y gusanos perjudiciales para los árboles.

«Los murciélagos cazan al vuelo al cerambyx, el problema es que en la dehesa ya apenas se ven animales, pues es difícil hasta oír un pájaro cantar, cuando las aves son las que pueden acabar con las orugas defoliadoras que dañan las encinas», declara el agricultor.

Biodiversidad muy pobre

Francisco lleva ligado a la dehesa desde niño y asegura que en estos ecosistemas ha habido «un empobrecimiento progresivo de la biodiversidad», defendiendo que «cada ser vivo juega un papel determinante en este ecosistema». Por eso, su papel es el de «restaurar la biodiversidad dotando de vida a las dehesas», y para ello ha colocado «colmenas y unas cajas de madera en los árboles a modo de nidos artificiales, que sirve de refugio a distintas especies de aves, de insectos auxiliares y de murciélagos», explica el agricultor.

El método se puso en marcha en primer lugar en la provincia de Huelva, en unas fincas experimentales cedidas a Volante por el Foro Encinal, gracias a un convenio de colaboración firmado por el presidente de la entidad, José Luis García-Palacios Álvarez y el propio inventor del método. A la vista de los buenos resultados de sus prácticas de lucha biológica, Volante ha ido colocando sus cajas en dehesas de Córdoba, Sevilla, Badajoz, Talavera de la Reina, e incluso en Portugal, dotando a las dehesas españolas de «unos 4.000 nidos artificiales», subraya.

Hasta la fecha, el ideólogo ha patentado ya dos modelos distintos de cajas nido, y para la próxima primavera espera poder tener listo la patente de otro modelo mejorado.

Para obtener resultados positivos, lo ideal es «colocar una caja cada dos o tres hectáreas, aunque depende del número de árboles que tenga la dehesa», explica el autor. Los resultados serán visibles «a los tres o cuatro años, pues las encinas y alcornoques recobran vigor, aumenta la producción de bellota, y las dehesas recuperan la vitalidad que tenían antes», señala.

Y es que de esas cajas nidos repartidas por las dehesas españolas nacen «más de 20.000 pájaros cada año», aunque para ello «es necesario saber colocar las colmenas y los nidos de forma estratégica, crear puntos de agua para que beban los animales, echarles comida en épocas de escasez y hacerles un seguimiento constante», sentencia.

Este método para mantener la biodiversidad ha sido incluido en elprograma Life bioDehesa que se ejecuta en Andalucía y que finalizará en 2017, dotado con un presupuesto de 7,9 millones de euros de los que la Unión Europea financia 3,9 y el resto corre a cargo del Gobierno andaluz.

Puede encontrar la noticia en:

http://sevilla.abc.es/economia/sevi-mesias-dehesas-201511230656_noticia.html?ref_m2w=

El sector del corcho extremeño retoma sus niveles de empleo tras superar la crisis

El presidente del Cluster del Corcho de Extremadura-Asecor, Vicente Rodríguez, ha explicado a Efe que con la crisis se cerraron diversas empresas, y otras se vieron obligadas a reducir personal.

La recuperación experimentada desde el pasado año, pero principalmente durante este 2015, ha permitido a las compañías extremeñas recuperar esa plantilla “tan necesaria”, que ha regresado por tanto al sector.

De la plantilla que se perdió durante la recesión, en torno a un 30 %, se ha recuperado una “gran parte”, pues como ha indicado, algunos de esos trabajadores se jubilaron o tomaron otros cauces laborales.

En su opinión, se han producido muchos condicionantes para explicar esta situación, como por ejemplo el aumento del consumo interno de vino, aunque es aún “más importante” la incorporación de nuevos países consumidores.

Como ejemplo, las últimas tendencias apuntan a que muchos ciudadanos estadounidenses, anteriormente consumidores en exclusiva de refrescos tradicionales, incorporan ahora también el consumo del vino.

“En Estados Unidos se consume ahora más vino, -ha dicho- pero existen muchos más ejemplos, como el incremento de las compras chinas de caldos extremeños o de otros países productores de calidad”.

La cultura gastronómica, como ha expresado Rodríguez, se ha instalado en todo el mundo y en todas las escalas de la sociedad, y el vino ha sido uno de los grandes beneficiados.

Además, se han incorporado nuevas naciones productoras al mercado del vino de calidad, productos que precisan de corcho como el extremeño para posicionarse como una referencia dentro de la competencia mundial.

El incremento de la producción de países como Argentina, Chile, Sudáfrica, China o Australia, entre otros, beneficia a las ventas del corcho, y por tanto se augura un futuro “muy importante” en este sentido.

“Todos los países que producen vino, como por ejemplo Estados Unidos, incorporan más calidad, y eso implica tapar con un tapón con garantía”, ha indicado el responsable del cluster extremeño.

Según Rodríguez, el incremento de la actividad de este 2015 ha permitido estabilizar la situación a niveles similares a los experimentados en los últimos años antes del inicio de la crisis, lo que es “positivo” e “importante”.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.efeagro.com/noticia/el-sector-del-corcho-retoma-sus-niveles-de-empleo-tras-superar-crisis/

Poco stock de cerdo ibérico en la Sierra Norte de Sevilla: «Ya no tenemos que ir a vender sino que vienen a nosotros»

El cerdo ibérico es uno de los sectores económicos más importantes en la Sierra Norte, muchas familias de esta comarca viven del engorde de cochinos en sus explotaciones en la dehesa y otras muchas de la industria que produce los derivados de este animal. Según datos de la Consejería de Agricultura en la comarca hay unas 1.200 explotaciones que se dedican al cerdo.

Para los ganaderos esta es una época fundamental ya que en octubre comenzó la montanera, la última fase de engorde del cerdo que se basa en el aprovechamiento de los recursos principales de la dehesa: la bellota y la hierba. Este año, «a pesar de que ha llovido tarde», tal y como indica el ganadero José Manuel Castillejo, de Alanís, «el tiempo ha venido muy bien», y según el técnico de Asaja, José Manuel Roca, «en las explotaciones de la Sierra Norte se aprecia una montanera media alta», comenta.

Pero este año, tanto para ganaderos como para los industriales, la campaña está marcada por la nueva norma de calidad del ibérico. Una de las principales novedades es el sistema informático Itaca en el que tiene que quedar registrado de forma telemática todo el proceso de cría desde que nace un lechón hasta que se vende el canal.

Se trata de un sistema de trazabilidad, que según José Manuel Roca,«complica la gestión del ganadero», no obstante cooperativas como Corsevilla en Cazalla se ocupa de estas gestiones y sirve de apoyo a sus socios, ya que, como comenta José Manuel Castillejo, presidente de esta entidad, «muchos ganaderos no tienen tiempo y les cuesta trabajo estos trámites».

Otra de las novedades de la norma es la restricción del número de cochinos que se pueden criar por cada hectárea de terreno. Se determina el número de cochinos que se pueden alimentar en cada finca de acuerdo a una foto aérea que cuantifica el porcentaje de árboles y en función de esto, el máximo es de 1,25 cerdos por hectárea.

Para Castillejo esta medida resulta perjudicial a los ganaderos de la comarca «porque la altura y la dimensión que tienen muchos árboles denuestras dehesas no se pueden comparar al de otras zonas», y como consecuencia habrá explotaciones que soporten una mayor carga de ganado por la producción de bellota que genera.

Controles exhaustivos

En cualquier caso, para todo el sector esta medida lo que persigue es regular el mercado del ibérico. En este sentido, José Manuel Castillejosolicita que aunque se regulen los precios, «los controles deben ser igual de exhaustivos en todos los procesos de la cadena: ganadero, industrial, distribuidor y punto de venta».

Para Antonio Alonso, que dirige la empresa familiar Francisco Alonso, en Almadén, «años atrás ha habido mucho stock, pero ahora se están acabando los jamones ibéricos y la tendencia es que los precios vayan a mejor».

Según Alonso, la campaña de Navidad se plantea «muy atractiva» para la industria ya que hay poco género curado y «ya prácticamente no tienes que ir a vender, sino que vienen a comprar directamente», explica.

Por último, otro de los temas más controvertidos de la norma es el etiquetado de los productos, que para Alonso «resulta bastante complejo y perjudica al pequeño productor», explica, «porque no es lo mismo hacer un cochino de cebo de campo en Murcia que en Almadén, pero después ambos van a tener la etiqueta del mismo color para el consumidor». añade.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://sevilla.abc.es/provincia/sevi-poco-stock-cerdo-iberico-sierra-norte-no-tenemos-vender-sino-vienen-nosotros-201511130656_noticia.html

La Junta de Extremadura recurrirá al Supremo para no pagar la penalización por declarar pastos de la dehesa en la PAC

La Junta de Extremadura recurrirá al Tribunal Supremo, por la vía contencioso administrativa, para no pagar la penalización por el nuevo coeficiente de admisibilidad de pastos de la Política Agraria Comunitaria (PAC), ya que entiende que “de tener que pagar eso alguien, tendría que ser el Fondo de Garantía Agraria (FEGA)”.

Así lo ha anunciado hoy en el Pleno de la Asamblea de Extremadura el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, en respuesta a una pregunta de Ciudadanos sobre si el Ejecutivo regional tiene previsto hacer alguna reclamación a Bruselas por el nuevo coeficiente de pastos.

La portavoz y única diputada de C’s, María Victoria Domínguez, ha recordado que “alrededor del 40 por ciento de la superficie de pastos puede quedar fuera de las ayudas de la PAC”, lo que puede poner en peligro “un sistema de pastoreo tradicional”.

Tras precisar que el plazo de reclamación ya concluyó el pasado 30 de marzo, sin que el anterior Gobierno extremeño lo hiciera, Fernández Vara ha explicado que “ahora ya estamos en el tiempo de seguir trabajando para que la restricción financiera que se quiere aplicar al año 2011, 2012 y 2013 la podamos parar”.

Por ello, la Junta negocia tanto con Bruselas como con el FEGA para paliar esa restricción financiera, según ha precisado Vara, quien ha anunciado que recurrirán al Tribunal Supremo para que no sea la Administración extremeña la que pague la penalización por esos tres años, tras asumir ya el pago de 20 millones de euros por declaraciones de pastos erróneas correspondientes a 2007 y 2008.

En ese sentido, Vara ha explicado que entienden que “de tener que pagar eso alguien, tendrá que ser el FEGA, que es el que toma las decisiones”, ya que la Junta de Extremadura “solo es caja pagadora, es decir con una mano cogemos el dinero y con otra lo pagamos”.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.hoy.es/agro/201511/19/junta-recurrira-supremo-para-20151119120213.html

El pastoreo regenerativo consigue la mejora la salud del suelo y un 14% más de pastizales

Se elimina el abonado químico y se logra reduceir hasta un 4% el consumo de pienso

Las técnicas de pastoreo dirigido o regenerativo consiguen unas praderas más sanas, según ha podido demostrar el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, NEIKER-Tecnalia, junto con el Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias, INTIA, dentro del proyecto europeo LIFE REGEN FARMING. Esta metodología de manejo de pastos, que consiste básicamente en manejar el pastoreo en las parcelas según un calendario predeterminado, adaptado a las condiciones variables anuales y en recibir a los animales de forma escalonada, logra una conservación del suelo considerablemente mejor y reduce la huella de carbono por litro de leche producido en un 10%, lo que contribuye a luchar contra el cambio climático. Las mejoras sobre la salud del suelo que conlleva el pastoreo dirigido se deben en gran medida al mayor tiempo de descanso de las parcelas.

   Con este método se consigue un menor porcentaje de suelo desnudo, valores más altos de infiltrabilidad y un mayor número de lombrices, que favorecen la oxigenación y fertilización del suelo. Además, en los pastos analizados se observa una mayor cantidad de raíces y una mayor presencia de macrofauna. Todos estos resultados se presentarán en una jornada dirigida a los profesionales del sector, que se celebra en la sala Izandegia de Roncesvalles (Navarra).

   Las nuevas técnicas de manejo de pastos consiguen hasta un 14% más de hierba, según han podido demostrar los técnicos a lo largo del proyecto. La producción de hierba ‘extra’ supone un ahorro en la compra de forraje y pone de manifiesto la efectividad técnica y económica del manejo regenerativo. Además, las ovejas manejadas con esta metodología presentan la misma producción y composición lechera, igual peso y condición corporal.

Se elimina el abonado químico y se reduce un 4% el consumo de pienso

   Por otro lado, con las prácticas regenerativas implementadas, en Arkaute (Araba-Álava) se elimina el abonado químico, se reduce un 4% el consumo de pienso concentrado y se incrementa un 7% el tiempo de pastoreo. Estos datos suponen una reducción del 10% en la huella de carbono por litro de leche producido.

   La investigación se ha llevado a cabo en la Granja Modelo de Arkaute (Araba-Álava), con un rebaño experimental de ovejas lecheras de raza latxa; en Roncesvalles con el rebaño experimental del Instituto Navarro de Tecnología e Infraestructuras Agroalimentarias (INTIA) y con distintas explotaciones de vacuno de carne de Urduñederra –agencia de desarrollo local de Orduña (Bizkaia)-.

   Los manejos regenerativos que se han implementado en las tres zonas de estudio se han basado en siembras directas de los pastos, empleo de especies perennes y leguminosas en las siembras, abonados orgánicos y pastoreo regenerativo. En los ensayos de  Arkaute y Roncesvalles, el rebaño de ovejas se ha dividido en dos grupos homogéneos, uno bajo manejo de pastoreo regenerativo y otro sobre manejo de pastoreo libre.

Recuperar la vida del suelo

   El pastoreo dirigido o regenerativo tiene como principal indicador el tiempo de descanso de las parcelas, para que estas se puedan recuperar después del pastoreo. Con ello se consigue recuperar tanto la vida del suelo como de las plantas que crecen sobre él.

   Este manejo dirigido presenta ventajas como incrementar la producción y calidad del forraje, facilitar la recuperación de las plantas y evitar la selección de hierba por parte de los animales, realizando un pastoreo más homogéneo por todas las parcelas. La utilización más uniforme del pasto hace que las deyecciones también se distribuyan de forma más uniforme y mejore la salud del suelo.

   Los pastos permanentes (ligados a las prácticas de siembras directas) presentan, además, una gran capacidad de fijar carbono. Todos estos efectos beneficiosos se consiguen ajustando las cargas ganaderas, el tiempo de permanencia de los animales en el pasto y el tiempo de recuperación de la vegetación.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.agroinformacion.com/noticias-patrocinadas/18/-%20alimentacion%20y%20materias%20primas/84843/el%20pastoreo%20regenerativo%20consigue%20la%20mejora%20la%20salud%20del%20suelo%20y%20un%2014%20mas%20de%20pastizales.aspx

Denuncia de la aplicación “penalizadora” que ha hecho España del CAP

EL pasado mes de octubre se celebró en Bruselas un seminario sobre sistemas agroforestales para conocimiento y formación de los técnicos funcionarios de la Comisión Europea responsables de la PAC. En el mismo se presentaron dos ponencias en las que se expusieron dos modelos, uno moderno, correspondiente a Francia, con cultivos lineales de árboles madereros a modo de corredores verdes en campiñas agrícolas, y otro milenario, correspondiente a la Península Ibérica, que son los 4,5 millones de hectáreas que abarca la dehesa (de los cuales 3,5 millones están en España). El seminario surgió a petición de Cooperativas Agroalimentarias y participé en el mismo como vicepresidente de Fedehesa, la Federación Española de Asociaciones de Dehesa.

En defensa de la dehesa hice sobresalir algunos de sus grandes valores: por un lado, su biodiversidad, nada más y nada menos que la mayor riqueza en especies tanto dentro de los ecosistemas mediterráneos como entre todos los ibéricos; lo que, junto con su valor paisajístico, le ha valido el reconocimiento internacional con su inclusión en la Directiva de la Comunidad Europea 92/43/EEC sobre la Conservación de Hábitats Naturales y de Fauna Silvestre y Flora, así como la declaración de Reserva de la Biosfera -Dehesas de Sierra Morena- por parte de la Unesco (con 416.042 hectáreas en Huelva, Sevilla y Córdoba), además de ser el Sistema de Alto Valor Natural de mayor extensión de Europa; destacando su función como sumidero de CO2, y su importantísimo papel en la amortiguación del cambio climático y en la lucha contra el fuego y la desertización.

Pero también quedó claro que por todo esto la dehesa no recibe nada, y que estos valores soneconomías ocultas que según el saber y entender de las diversas administraciones españolas deben financiarse por sí solas, con cargo a los propietarios, siguiendo el buen hacer que ha modelado y mantenido la dehesa desde hace siglos y dejando estos beneficios colaterales para la sociedad. De hecho, hay estudios palinológicos que prueban que el bosque mediterráneo comenzó a aclararse dejando los Quercus (encinas, alcornoques y quejigos) para convertirlo en dehesa hace unos 6.000 años. Porque la dehesa ha sido y es la mejor solución agraria para explotar suelos muy pobres en duras condiciones de clima.

El término dehesa es más reciente; procede de la palabra defessa, del castellano primitivo, para referirse a la defensa de un territorio para su uso como pastos; unos pastos arbolados que se tenían que defender del hacha y del arado, para conservar los árboles y aprovechar sus frutos y ramón con el ganado. Porque ese es el origen y razón de ser de la dehesa: la ganadería; para que haya dehesa tiene que haber árboles (Quercus), ganados y ganaderos. Por tanto, la dehesa no es un ecosistema natural, es un ecosistema ganadero cuya inestabilidad necesita, para su equilibrio y conservación, una continua intervención del hombre y del pastoreo del ganado.

Las razones para haber conservado los árboles son numerosas. Pero si hay que quedarse con una es por su papel en la producción de alimento, porque no se trata de árboles maderables, sino de árboles frutales, productores de bellotas comestibles que han formado parte también de nuestra dieta hasta fecha reciente, concretamente las bellotas de encina, y que ahora sólo aprovecha el ganado. Se trata por tanto de árboles que se han ido seleccionando secularmente atendiendo a la producción de fruto, por el tamaño y el dulzor de sus bellotas. Además el árbol produce ramón para el ganado y abrigo tanto para éste como para el pasto, que adelanta su crecimiento otoñal bajo la copa de los árboles al igual que retrasa su agostamiento al final de la primavera. Pero esto no lo han entendido las autoridades españolas al aplicar el CAP (coeficiente de admisibilidad de los pastos) para penalizar la densidad de árboles y la presencia del matorral a partir del que se regeneran éstos. Y así quedó claro en Bruselas, donde los técnicos sabían poco de la dehesa, pero una vez conocida confirmaron que la aplicación española del CAP ha sido totalmente equivocada y contra los objetivos de la PAC y el añorado greening, del que no va a beneficiarse adecuadamente la modélica dehesa.

Además del CAP penalizador español, los principales problemas de la dehesa son: la falta de rentabilidad de la ganadería extensiva (de 2004 a 2014 se ha perdido el 32% de la cabaña ovina española), la nula regeneración de la arboleda, el síndrome de la seca de los Quercus (nos quedamos sin árboles), la tuberculosis (sin controlar en la caza mayor), la elevada y compleja burocracia, la falta de un apoyo real de la Administración y la equivocada consideración legal de la dehesa (que este mismo año 2015 ha seguido incluida, sin ser un terreno forestal, en la renovada Ley de Montes). Ante esta situación, los técnicos de Bruselas preguntaron que cómo es posible que ante semejante trayectoria de crisis (que comenzó hace 20-30 años) el Gobierno español no haya hecho nada para asegurar su futuro.

Lamentablemente, aunque la dehesa se ajusta al modelo agrario a conservar y apoyar desde Europa, la PAC, sus ayudas y el desarrollo de los reglamentos UE son trasposiciones que dependen de cada estado miembro, que además tiene amplia flexibilidad para determinar las superficies admisibles y las prioridades en los pagos directos; lo que en España se complica enormemente con 17 interpretaciones autonómicas distintas.

Por tanto, la solución para lo que quede de la dehesa por parte de aquellos que sigan creyendo en el árbol por encima de las penalizaciones del CAP español pasa por concienciar a la sociedad española y exigir a nuestras autoridades algo más que buenas palabras, un apoyo real desde el presente y con perspectivas de futuro, que es lo que se intenta desde Fedehesa. Porque es mucho lo que está en juego, un sistema ganadero milenario que mantiene la defensa de la última barrera frente al avance del desierto por el sur de Europa. Pero creo, sin ánimo de ser fatalista, que existen pocas esperanzas de escuchar nada al respecto en la campaña electoral que comienza ni por parte de unos ni por parte de otros; aun siendo tanto lo que perdemos todos.

 

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.eldiadecordoba.es/article/agrandalucia/2151765/sos/dehesa.html

Translate »