Home » 2017 » marzo

Monthly Archives: marzo 2017

La prevalencia de la tuberculosis bovina sube hasta el 17,1% en Andalucía al incrementarse el número de controles

El índice de prevalencia de la tuberculosis bovina en Andalucía se incrementó casi 1,5 puntos en 2016 con respecto al año anterior, pasando del 15,7 por ciento en 2015 al 17,1 por ciento en la última anualidad. Para la Junta andaluza, esto es debido no a un agravamiento de la situación, sino a la intensificación de los controles.

Así lo ha dado a conocer este miércoles 29 el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Pedro Pascual Hernández, durante la inauguración de la III Jornada Técnica de la Asociación para la Defensa y Conservación de la Dehesa ‘Encinal’, desarrollada en el marco del proyecto Life Biodehesa y en las que se ha abordado el escenario actual, posibles soluciones y las medidas e hitos de la vigilancia y el control de esta enfermedad animal.

UN PROYECTO PILOTO DE LA UE PERMITE EL TRASLADO A CEBADEROS DE AQUELLOS TERNEROS SANOS DE EXPLOTACIONES CON POSITIVO

Por lo que respecta a la incidencia individual (animales contagiados detectados), ha indicado que en la comunidad autónoma, con un censo de unas 550.000 cabezas repartidas entre 6.500 explotaciones ha quedado fijada en el último ejercicio en el 2,1 por ciento.
Pascual ha puesto de relieve que el aumento de la prevalencia global no se debe a un agravamiento de la situación, sino a que la intensificación de los controles y la mejora de la sensibilidad de los medios de diagnóstico “nos han permitido tomar una panorámica más exacta de la realidad y que la afrontemos, por tanto, de un modo más eficaz”.

Por ello, ha señalado que la Junta de Andalucía confía en que el “trabajo conjunto” de todos los agentes implicados, desde la Administración hasta las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) y el propio sector, así como de todos los actores comprometidos con la salvaguardia de un ecosistema esencial en términos ambientales y económicos como la dehesa, “atajará el problema de la tuberculosis bovina”.

El programa andaluz de erradicación de la tuberculosis bovina ha incorporado desde 2016 una serie de medidas adicionales de control aplicables tanto al ganado en sí como a las especies silvestres que actúan como vectores de la patología, tales como el ciervo o el jabalí.

Esto se suma a actuaciones específicas como la puesta en marcha de acciones informativas, formativas y divulgativas para ganaderos y veterinarios y a la introducción de otras mejoras como el desarrollo de un proyecto piloto por el que la Unión Europea (UE), en respuesta a las propias demandas del sector, ha autorizado el traslado a cebaderos de aquellos terneros sanos (menores de ocho meses) de explotaciones que presenten algún caso positivo.

 

Puede encontrar la noticia en:

La prevalencia de la tuberculosis bovina sube hasta el 17,1% en Andalucía al incrementarse el número de controles

Reclaman la promoción de tratamientos preventivos y control de zonas forestales afectadas por la enfermedad de la Seca

El Grupo Parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León ha presentado una proposición no de Ley para la promoción de tratamientos preventivos y control de la enfermedad de la Seca, que se calcula que ha afectado a más de medio millón de árboles. “La dehesa es un sistema único sostenible y protegido por la UE que ocupa, en Castilla y León, el 13% del total nacional”, ha explicado el procurador de Ciudadanos, David Castaño, quien ha añadido que “en la Comunidad además de ser un modelo económico único, contribuye a mantener nuestro medioambiente y nuestra biodiversidad”. El procurador naranja ha señalado que, a los problemas de rentabilidad de las explotaciones agrarias “hay que sumarle la enfermedad de la seca”. “Esta enfermedad es considerada uno de los principales problemas de las dehesas, que lleva años extendiéndose por España y Portugal, secando más de medio millón de árboles”, ha asegurado. Aunque ha explicado que en España y Portugal se han realizado numerosos estudios e investigaciones “se debe canalizar de forma eficaz el conocimiento de los propietarios, gestores y sector productivo de la dehesa sobre esta enfermedad”, ha explicado Castaño, quien ha apuntado que para desarrollar una estrategia común entre Comunidades y adoptar medidas preventivas para evitar la propagación “se deben conocer los datos exactos del grado de afección y su evolución y en Castilla y León actualmente se desconocen”.

“En la actualidad, erradicar el patógeno causante de la enfermedad es inviable, por tanto se deben aumentar las acciones encaminadas a la prevención y a focalizar los esfuerzos en proporcionar vigor al árbol afectado y suprimir la actividad del patógeno”, ha subrayado el procurador de Ciudadanos. Por todo ello, ha presentado una proposición no de Ley instando a monitorizar las dehesas para conocer el estado vegetativo del arbolado, a promover el uso de los tratamientos preventivos y de control en las zonas afectadas y a las que potencialmente puedan verse afectadas por la seca y a promover el cuidado de la dehesa. La proposición también insta a promover y vigilar el equilibrio entre carga ganadera y superficie pastable, a solicitar al Ministerio de Agricultura a elaborar un manual de buenas prácticas agrarias para la gestión de dehesas y montados, la creación de un Grupo Operativo autonómico para facilitar la lucha integrada contra la enfermedad de la seca y a instar a la Comisión Europea a aumentar las ayudas al mantenimiento y sostenimiento de las mismas.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.20minutos.es/noticia/2990148/0/cs-reclama-promocion-tratamientos-preventivos-control-zonas-forestales-afectadas-por-enfermedad-seca/#xtor=AD-15&xts=467263

La verdad científica de la rentabilidad de la dehesa

Lejos de mi la tentación corporativa, pero me irrita que frecuentemente me enfrente a colegas académicos que suelen citar a otros colegas de disciplinas que desconocen sin acudir a la crítica rigurosa de la fuente de los datos. Hoy les traigo a colación el caso de la dehesa. El resultado de la revisión de las publicaciones sobre la rentabilidad de las dehesas es una situación babélica, en la que sólo el especialista puede distinguir el dato consistente del dato ilícito.

Este ecosistema de la dehesa está cada día más valorado entre los propietarios y potenciales compradores que lo perciben como un activo que produce principalmente servicios de amenidades a sus propietarios, además de ofrecer servicios públicos sin precios de mercado a la sociedad en su conjunto. Sin embargo, es habitual que los propietarios y una mayoría de profesores universitarios, con pocas excepciones, declaren los primeros y publiquen los segundos que la dehesa no es rentable y, por el contrario, otros tenemos demostrado que la dehesa es rentable. ¿Es posible abandonar esta torre de babel en la que habita este “conocimiento” esquizofrénico?

Hay feliz racionalidad en la mayoría de los grandes propietarios de dehesas que logran mantenerse durante décadas en el disfrute de su paraíso

Nadie que se comporte racionalmente permanece en el desempeño de una actividad ruinosa de por vida. Al contrario, hay feliz racionalidad en la mayoría de los grandes propietarios de dehesas que logran mantenerse durante décadas en el disfrute de su paraíso. Consiguen satisfacer su ilusión porque en su momento abandonaron la vida contemplativa en la dehesa para percibir ingresos de sus actividades profesionales y rentas de inversiones obtenidos fuera de la dehesa. Pero el disfrute de sus dehesas se lo tienen que pagar los propietarios en forma de una menor rentabilidad en dinero líquido de los productos vendidos respecto de la que obtendrían invirtiendo en obligaciones del estado a 30 años.

Entonces, ¿donde está la racionalidad de los propietarios cuando aceptan menores beneficios monetarios líquidos de los que podrían obtener de la mejor inversión alternativa a la de la dehesa? La respuesta es bien conocida por estos grandes propietarios: no vendo mi finca porque puedo pagarme el disfrute de mi paraíso. Aquí está embebida la respuesta a la invisibilidad de la rentabilidad del servicio de amenidades privadas de la dehesa. Una encuesta publicada por la Editorial CSIC en 2015 a 765 propietarios de ecosistemas de dehesas y silvo-pastorales muestra que más de la mitad del precio de una dehesa la atribuyen los propietarios al rendimiento del servicio de las amenidades que consumen. También la administración pública reconoce en la Ley del suelo (2015) que en la valoración de las fincas rústicas las amenidades pueden suponer hasta el 50% del precio de tasación de la tierra pagado por el estado.

La verdad científica de la rentabilidad real total de la dehesa, después de incorporar el beneficio de las amenidades privadas, es que supera notablemente a la tasa de rentabilidad de las obligaciones del estado a 30 años. En el periodo 1994-2010 la rentabilidad de la dehesa en términos reales ha fluctuado entre el 3 y el 6%. A pesar de esta competitiva rentabilidad de la dehesa, los propietarios no evitan la paulatina degradación de su arbolado de encinas, alcornoques, robles, acebuches y otros árboles de especies frondosas mediterráneas. Los precios del mercado de la tierra suben por revalorizarse las amenidades del paisaje de las dehesas de forma persistente. La paradoja es que sus propietarios y compradores admiten la degradación del arbolado sin que perciban que el mercado depreciará a muy largo plazo los activos ambientales privados de la dehesa. Por el momento el mercado es ciego y sigue a medio plazo revalorizando el paraíso impresionista de nuestras dehesas.

* Pablo Campos es profesor de Investigación del CSIC en el Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC y Premio Nacional de Economía y Medio Ambiente en 2002.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2017-03-21/verdad-cientifica-rentabilidad-dehesa-csic_1350826/

Sin una estrategia clara de control de la seca en la dehesa, 30 años después

La dehesa, ese ecosistema único creado por el hombre hace miles de años, se enfrenta en las últimas décadas a la enfermedad de la seca, un mal que puede ponerla en peligro y para el que, treinta años después de que saltaran la primeras alarmas, sigue sin existir “una estrategia clara de control”.

Así lo indica, en declaraciones a Efe, la coordinadora de un proyecto integral para el control de esta enfermedad que provoca el decaimiento y muerte de las encinas y alcornoques, María del Carmen Rodríguez, representante del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex).

Se trata de definir diferentes técnicas de control de la seca en encinas y alcornoques que, manejadas de forma integrada, permitan desarrollar estrategias de prevención y mitigación de los daños que esta enfermedad ocasiona en la dehesa, principalmente en Extremadura y Andalucía.

Aunque las primeras señales de alarma en torno a este mal surgieron en 1987 o 1988, no fue hasta los años 90 cuando se identifica el patógeno causante de la enfermedad, la “phytophthora cinnamomi”, un hongo que daña la raíz del árbol y que, “una vez que se ha establecido en el suelo, es muy difícil de erradicar”, ha explicado María del Carmen Rodríguez.

Desde entonces, la progresión de la seca ha ido a más. Así, según el Observatorio de La Dehesa de la Junta de Extremadura, mientras en el año 2000 se contabilizaron en la región 450 focos con síntomas de decaimiento o seca, actualmente existen más de 5.000 focos.

Además, se estima que el ritmo de crecimiento anual de la enfermedad en la región puede estar en torno al 0,16 por ciento, lo que “no es ninguna broma”, según Rodríguez.

La investigadora de Citycex se niega a utilizar términos como “cáncer de la dehesa” por el miedo o la alarma que pueden generar, pero reconoce que, si la seca no se mitiga o controla de alguna forma, sí puede suponer un peligro para este ecosistema.

De hecho, también reconoce que los propietarios de fincas afectadas por la enfermedad “están muy preocupados”, porque “agobia mucho el encontrarte con que esto va avanzando y que en un tiempo se te van 50 o 100 hectáreas de una dehesa”.

En las investigaciones sobre la seca, en las que Extremadura es líder, hay todavía muchas incógnitas, aunque ya se sabe, según María del Carmen Rodríguez, que “hay factores que están asociados y que están favoreciendo el daño”, entre los que se encuentran “el envejecimiento de la dehesa, la falta de regeneración, factores de gestión y de manejo”.

Ello va asociado “a episodios de sequía quizás un poco más prolongadas o más frecuentes que en otras ocasiones, seguidas de episodios de lluvias fuertes”.

En este proyecto trabajan 24 investigadores de distintos ámbitos pertenecientes a este centro y al Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Andalucía, así como de las universidades de Extremadura y Córdoba y la empresa Tragsa.

Se aborda así el problema de forma multidisciplinar por parte de fitopatólogos, biotecnólogos o expertos en producción forestal o mejora vegetal, con un presupuesto de 496.000 euros, financiados por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

Rodríguez considera que la seca es “un problema tan complejo que no va tener una solución única” y reconoce que hasta el momento lo único que han podido hacer es recomendar medidas para que no haya dispersión del patógeno.

En ese sentido, ha manifestado que los productos químicos que se han podido probar consiguen una rehabilitación del árbol, pero no una eliminación de la infección y se ha mostrado convencida de que “no va a haber una producto mágico que controle la enfermedad”.

Por ello, ha explicado que las investigaciones se centran ahora en “programas para seleccionar material de encina y alcornoque resistente o tolerante a la enfermedad, junto con la búsqueda de otras especies que pueden ser acompañantes y puedan actuar como barrera que impida la propagación, al ser especies resistentes”.

Rodríguez explica que trabajan concretamente con pino silvestre, higuera, acebuche y algarrobo para intercalar estas especies en la dehesa como barrera que impida la dispersión de la seca.

A pesar de la complejidad del problema, dice ser optimista y se muestra convencida de que, “si esto se aborda de forma conjunta, como se está haciendo, con investigadores especializados en distintas áreas, en contacto con los propietarios y con los gestores, sí se pueden poner a punto medidas que de alguna manera nos permitan convivir con la enfermedad”.

En ese sentido, Carmen Rodríguez aboga por asumir que tanto en la dehesa como en los sistemas agrícolas hay determinados patógenos que están establecidos y son difíciles de erradicar, por lo que se trata de “ver cómo podemos convivir con esto de manera que nuestra producción no descienda o se mantenga en unos niveles sostenibles”.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.lavanguardia.com/vida/20170319/421009719910/sin-una-estrategia-clara-de-control-de-la-seca-en-la-dehesa-30-anos-despues.html

El territorio de las razas (VII): Merina, una raza clásica del interior peninsular

La raza Merina es, casi con total seguridad, la oveja que tiene una mayor tradición en el sector ganadero español, desde la época de La Mesta por su excelente valor en lo que se refiere a la producción de lana.

Reconvertida con el paso de los siglos a la producción de carne, continúa siendo una de las razas con más presencia en España, normalmente en las zonas del interior y con especial protagonismo en Extremadura. Con los últimos datos del 31 de diciembre de 2016, recogidos por la base de datos ARCA del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), cuenta en la actualidad con 151.960 animales repartidos en 211 ganaderías.

La distribución geográfica de la raza Merina es la siguiente:

– Extremadura. 123.579 animales. 150 ganaderías. Provincias: Badajoz y Cáceres.

– Andalucía. 13.762 animales. 24 ganaderías. Provincias: Córdoba, Huelva y Sevilla.

– Castilla-La Mancha. 8.606 animales. 8 ganaderías. Provincias: Ciudad Real, Cuenca y Toledo.

– Aragón. 4.052 animales. 20 ganaderías. Provincias: Teruel y Zaragoza.

– Castilla y León. 1.966 animales. 8 ganaderías. Provincias: León, Salamanca y Soria.

– Madrid. 6 animales. 1 ganadería.

 

Puede encontrar la noticia en:

https://www.oviespana.com/informacion-de-ovino/servicio-diario-de-noticias/noticias/el-territorio-de-las-razas-vii-merina-una-raza-clasica-del-interior-peninsular?acm=158_859

El Supremo pregunta al TJUE sobre el tamaño de las pocilgas y edad de sacrificio del cerdo ibérico

La Sala de lo Contencioso-Administrativo ha planteado una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para aclarar si determinados artículos del Decreto de 2014 que regula la calidad para la carne, el jamón, la paleta, y la caña de lomo ibérico es contrario al Derecho europeo. En concreto, pregunta sobre normas mínimas para la protección de los cerdos como el tamaño de las pocilgas -si deben ser de dos metros cuadrados- o la edad mínima de sacrificio, fijada en 10 meses.

Se pide a la justicia europea que aclare si estas normas son compatibles con los artículos 34 y 35 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y con el artículo 3.1.a) de la Directiva 20008/120/CE relativa a las normas mínimas para la protección de los cerdos.

El alto tribunal atiende la petición del fiscal y de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), que es la organización que recurrió contra el Real Decreto que establece los requisitos de cría, cebo y sacrificio de los animales. Los productores solicitan la nulidad del artículo 8 de esta norma.

El artículo cuestionado establece las condiciones de manejo para los cerdos ibéricos que dan origen a productos con la designación de cebo (animales alimentados con piensos en sistemas de explotación intensiva). El apartado 1 recoge que los que tengan más de 110 kilos de peso vivo deben disponer de una superficie mínima de suelo libre total por animal de 2 metros cuadrados, en su fase de cebo. En el apartado 2 se indica que la edad mínima al sacrificio será de 10 meses.

En su auto, del que ha sido ponente la magistrada Celsa Pico Lorenzo, el Supremo señala que dicho artículo proyecta su ámbito de aplicación en un doble sentido: para vender en cualquier país productos con denominación “ibérico de cebo” elaborados en España, y para vender en España productos con la misma denominación aunque no hayan sido elaborados en España.

AFECTA A LOS COSTES DE PRODUCCIÓN

Por ello, afirma que “el resultado es que el producto de cerdo ibérico elaborado en España (y también el producto elaborado en cualquier país para su comercialización en España) se ve sometido a unos costes de producción superiores y más gravosos que los exigibles para la elaboración y la comercialización de los mismos productos en el extranjero”.

Añade que los dos productos -elaborados en España y fuera- se presentan ante los consumidores europeos como productos similares, lo que perjudicaría a los productores españoles para su labor de exportación al resto de la Unión Europea y, desde la perspectiva de las importaciones, perjudicaría a los productores europeos a la hora de comercializar sus productos en España.

La Sala concluye que “no es cuestión clara ni pacífica” que el artículo 12 de la Directiva 2008/120/CE, que establece requisitos más rigurosos para la protección de los cerdos en las explotaciones ganaderas y no la mejora de la calidad, “proporcione cobertura suficiente a la norma española cuestionada”.

Asimismo, destaca que dicho artículo permite a los Estados aplicar normas más estrictas en su territorio, mientras que el Real Decreto cuestionado tiene una dimensión trasnacional al imponer condiciones más estrictas de cría no sólo a los cerdos criados en España sino también a los criados en los demás Estados de la Unión Europea destinados a los mercados españoles.

Por último, la Sala también tiene dudas sobre si el objetivo de la mejora de la calidad, por sí mismo, puede ser una excepción que justifique la restricción a la importación/exportación. En este caso, precisa que una cuestión controvertida entre las partes es si el aumento de la superficie de cría disponible conlleva o no una mejora de la calidad del producto elaborado.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.bolsamania.com/noticias/empresas/economia–el-supremo-pregunta-al-tjue-sobre-el-tamano-de-las-pocilgas-y-edad-de-sacrificio-del-cerdo-iberico–2566747.html

El campo español, en lucha para reorientar las ayudas destinadas a los pastos

Una de las luchas que el campo español lleva librando desde hace años es la de conseguir reorientar las ayudas de la PAC destinadas a los recintos de pastos para que la superficie que está bajo un árbol y la que ocupa la vegetación arbustiva cuente a la hora de calcular las subvenciones.

La problemática, según recuerda a Efeagro el responsable de Comunicación de la Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo, Pedro Herrera, tiene su origen en la creación, por parte de la Unión Europea (UE), del denominado Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP), cuyo incumplimiento, por cierto, conlleva la imposición de multas millonarias a los Estados miembros.

España se enfrenta, de hecho, ahora, a una multa de más de 260 millones de euros y regiones como Extremadura y Andalucía ya han mostrado su negativa a abonar la parte que se les demanda, con amenazas incluso de llevar el caso a los tribunales.

Definición de CAP

Pero, ¿qué es el CAP?. Bajo esas siglas se esconde un porcentaje que refleja cuánta superficie de un recinto es admisible para recibir ayudas destinadas a los pastos, por lo que un 0 % de CAP significaría que ninguna parte del terreno se admite para la recepción de subvenciones y un 100 % equivaldría a que todo el terreno computa para recibirla. Para calcularlo, se tienen en cuenta varios factores: pendiente del terreno, suelo y vegetación.

La pendiente es un factor excluyente ya que toda zona de la parcela que tenga una pendiente media superior al 100 % no computa para el cálculo del CAP al entenderse que los animales no pueden pastar ahí, según señala.

Donde se encuentra la polémica es realmente en esos suelos de la misma parcela con una pendiente inferior al 100 % pero que están ocupadas por arbustos o situados bajo un árbol, explica Herrera, porque con el actual CAP no cuentan para las ayudas y, sin embargo, son zonas pastables para los animales.

El cálculo del coeficiente

El cálculo se hace con las fotos por satélite de las parcelas, de tal forma que “toda aquella zona que -en base a la lectura de la foto aérea- no se vea ocupada por hierba” no recibe ayuda, incide. A su juicio, con este cálculo se penaliza a suelos ricos en arbolado y vegetación baja que son aprovechados por ganadería extensiva y por tanto “tienen un uso real”.

La solución pasa porque los socios de España en la Unión Europea “se den cuenta de que en el país no hay sólo prados verdes como en centro o norte-europa” y de que estos sistemas arbolados y arbustivos también proporcionan alimento a los animales y tienen “importancia” para la conservación de la cultura y del medio ambiente.

Visión de los productores

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España, el técnico especialista en este área, José Antonio Paz, detalla que las comunidades autónomas han conseguido “minimizar” en la “mayoría de los casos” las consecuencias negativas de este CAP a través de compensaciones con otras partidas a los afectados.

No obstante, Andalucía, con sus zonas densas de dehesas, ha sido una de las más perjudicadas, con reducciones de hasta el 40 y el 50 % de la superficie admisible para las ayudas, según apunta.

El responsable de Relaciones Internacionales de Asaja, Ignacio López, al igual que Herrera, apuesta por que la Comisión Europea “entienda la casuística” española y que las autoridades del país “sean capaces de trasladarlo al ámbito comunitario”.

López lamenta que el CAP siga calculándose con los mismos criterios a pesar de que ya ha habido alguna visita de inspectores europeos a España a los que “se les ha explicado y han podido ver” estos particulares ecosistemas peninsulares.

Los ganaderos del porcino ibérico en extensivo son uno de los colectivos más perjudicados por estos criterios de cálculo

Los ganaderos de porcino ibérico en extensivo son uno de los colectivos más perjudicados y el responsable de este área en COAG, Enrique Acción, pide un análisis “eficaz” sobre qué superficies son pastables por el ganado.

Asimismo, demanda estudios “reales” de las características de cada finca sobre las que haya que calcular el coeficiente y atender a las “discrepancias que surjan con los propietarios de los terrenos o los ganaderos”.

El secretario de Ganadería de UPA, Román Santalla, califica de “muy grave” este problema y acusa al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) de “no haber sabido justificar bien” ante Bruselas el modelo de “bosque mayoritariamente mediterráneo que hay en el país”.

Santalla insta asimismo a que España “justifique y convenza” a las autoridades comunitarias porque, si no se soluciona este problema, habrá perjuicios “a todos los niveles”.

 

Puede encontrarse la noticia en:

http://www.efeagro.com/noticia/campo-reorientar-ayudas-destinadas-pastos/

Ciudadanos mantiene su pulso al ibérico y pone en duda la legalidad europea de los cerdos cruzados

Toni Cantó, que en los últimos años lidera las acciones más críticas contra las polémicas políticas productivas del cerdo de raza ibérica, instauradas por el exministro del ramo, Miguel Arias Cañete, en sucesivas normativas sectoriales, regresa con fuerza al primer plano de la actualidad del porcino ibérico español, presentando una nueva pregunta en el Congreso en el que se centra ahora en los porcinos híbridos (cruzados) y el posible incumplimiento de las normas comunitarias.

Pendiente aún de la contestación del Gobierno a sendas preguntas parlamentarias, –una sobre la metodología empleada para determinar y garantizar la pureza genética de los falsos reproductores que Aeceriber inscribe a destajo como 100% ibéricos en el Libro Genealógico de la raza, y otra a cuenta del desmedido aumento de los sacrificios que últimamente está registrando la variante comercial denominada como “de cebo de campo ibérico”–, el diputado de Ciudadanos y miembro de su comisión de Agricultura ha presentado en el registro del Congreso una nueva pregunta parlamentaria en la que denuncia el incumplimiento por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) de los procedimientos zootécnicos aplicables a los porcinos híbridos (cruzados) que formaliza el prevalente Ordenamiento Jurídico Comunitario y que figuran traspuestos a nuestro Derecho interno por medio del Real Decreto 1108/1991.

Cuanto más indaga Cantó en la última reforma de la norma de calidad del ibérico, –encuadrada en el R.D. 4/2014–, más evidencias afloran de que Arias Cañete, actual Comisario Europeo de Energía y Acción por el Clima, pudo haber vulnerado el predominante Derecho de la Unión Europea en materia de procedimientos zootécnicos aplicables a las selectivas y programadas hibridaciones (cruzamientos reproductivos) entre sementales en todo o en parte de la norteamericana raza duroc y madres reproductoras de nuestra autóctona raza ibérica.
Como se destaca en la pregunta parlamentaria, atendiendo a lo dispuesto en la doctrina comunitaria, un reproductor híbrido de la especie porcina, “es todo aquel animal que procede de un cruce planificado entre ejemplares de raza pura pertenecientes a razas diferentes o bien entre animales que pertenecen a una raza pura y a otra procedente de un cruce”.

Y concentran e imponen toda una serie de graduados mecanismos para su preciso desarrollo, entre los que destacan por su importancia: disponer de una filiación nominal propia para la nueva combinación racial conformada, disponer de identificación tras el nacimiento y figurar todos sus miembros inscritos en un libro de registro, donde deben aparecer anotados también sus progenitores. Este registro censal deberá ser gestionado por una asociación ganadera, de cría o en su caso por un servicio oficial de la Administración.

Este ramillete de disposiciones del catálogo comunitario (directiva 88/661/CEE y decisiones 89/504/CEE, 89/505/CEE y 89/506/CEE, recientemente reemplazadas por el Reglamento Comunitario UE 2016/1012) entraron en vigor en los años 1988 y 1989, lo que lleva aparejada una extrema gravedad pues eran de obligada aplicación cuando Arias Cañete reguló por primera vez el sector en el año 2001.
En este nueva demanda parlamentaria, compuesta por 7 preguntas, Toni Cantó se muestra firmemente convencido de que el texto legal del artículo 3 de la presente norma de calidad del ibérico se desvincula claramente de las exigencias ordenadas por Bruselas y además presenta una redacción totalmente distinta a la expuesta en el emparentado capítulo del preliminar proyecto/borrador facilitado a Bruselas para su aprobación.

Razón por la cual el Diputado de la formación naranja pregunta al Gobierno “¿por qué el proyecto remitido a Bruselas, relacionaba los procedimientos zootécnicos exigidos en materia de hibridaciones porcinas y tras el positivo dictamen, sancionado por Bruselas, estos fueron desestimados y excluidos para la vigente norma de calidad del ibérico?”.

Según explica Cantó, el artículo 3 del proyecto/borrador de la norma de calidad del ibérico, –enviado por Agricultura a Bruselas–, recoge fielmente los procedimientos zootécnicos instaurados por el Ordenamiento Jurídico Comunitario, “el certificado racial de los machos cruzados de 50% ibérico, que intervienen para obtener animales de 75%, se emitirá por entidades reconocidas en base al Real Decreto 1108/1991”.

Pero tras alcanzar el favorable veredicto del Parlamento Europeo, Arias Cañete en el texto legal de la vigente reglamentación sectorial, –art. 3 del R.D. 4/2014–, eliminó deliberadamente los requisitos contenidos y exigidos por un título normativo superior, que por su carácter prevalente, tendrían que haber sido adoptados.

En su lugar, aparentando su cumplimiento, Cañete reemplazó su ejecución a través de un indeterminado y divisorio proceso administrativo que no figura proyectado ni moldeado en ninguno de los restantes capítulos del temario legal, “el procedimiento de justificación del factor racial de los machos cruzados de 50% ibérico, que intervienen para obtener animales de 75%, se decidirá por la Mesa de Coordinación de la Norma de Calidad del Ibérico”.
Cantó muestra su disconformidad con este novedoso y rupturista modelo legislativo, y en consecuencia eleva otra de sus interpelaciones, “¿cómo es posible que la vigente norma de calidad del ibérico, –R.D. 4/2014– se haya aprobado sin concretar las condiciones diseñadas para la ejecución del procedimiento de justificación y emisión del esencial certificado racial de los machos híbridos de 50% ibérico, que intervienen en el cruce para obtener animales del 75% ibérico?”.

La emisión de los citados certificados del factor racial de los machos cruzados ha sido adjudicada a empresas privadas, constituidas a nivel mercantil como entidades de inspección, que realizan y suministran estos justificativos pasaportes genéticos al margen de las competencias que reglamentariamente invoca el R.D 1108/1991.

La Mesa de Coordinación del Ibérico es un organismo del propio Ministerio de Agricultura, en el que se coordinan –como grupo de trabajo– diversas asociaciones sectoriales para garantizar el cumplimiento de las condiciones establecidas a lo largo de todo el proceso productivo, según reza uno de los párrafos del preámbulo de la norma de calidad del cerdo ibérico.
En intima relación con lo indicado y atendiendo a tales parámetros, Cantó formula otra de sus preguntas al Gobierno, ¿cómo es posible que la Mesa de Coordinación de la Norma de Calidad del Ibérico, careciendo de soberanía legislativa, pueda planificar y ejecutar un procedimiento de justificación del factor racial de los machos híbridos de 50% ibérico que intervienen en el cruce para obtener animales del 75% ibérico, si la función que tiene asignada y constituida este organismo administrativo del propio Mapama, es la de supervisar el desempeño de todas las medidas establecidas en la presente norma a lo largo del proceso productivo?.

Consciente de que esta artificiosa fórmula procedimental ha sido aprobada para anular el protocolo legalmente plasmado en la reglamentación Comunitaria, Toni Cantó remite otra de sus consultas al Gobierno, ¿por qué el Mapama, –a través de la modificación del proceso de justificación y emisión del certificado racial de los machos híbridos de 50% ibérico, que intervienen en el cruce para obtener animales mestizos del 75% ibérico–, introduce una excepción de procedimiento que rescinde la obligación comunitaria en materia de hibridaciones zootécnicas porcinas?.

Según el testimonio vertido a agroinformación.com por fuentes próximas al diputado de la formación naranja que conocen en profundidad la presente reglamentación sectorial, la Mesa del Ibérico no dispone de capacidad para legislar y su decálogo de complementarios actos administrativos carecen de validez legal, por cuanto son concebidos y tramitados para abortar la aplicación y el cumplimiento de los dominantes e irremplazables procedimientos zootécnicos comunitarios.
Pero el salvoconducto voluntariamente otorgado por el legislador del MAPAMA para esquivar el cumplimiento de las hegemónicas estipulaciones zootécnicas comunitarias, no afecta a toda la cabaña ganadera de los porcinos híbridos por igual, ya que en la práctica y de manera sospechosa esta restricción sólo concurre en los selectivos y planificados cruces reproductivos entre machos en todo o en parte de la raza duroc y hembras reproductoras de la raza ibérica, (por ponerlo en números, cerca de 2,5 millones de animales de este tipo campan anualmente fuera del control requerido por Bruselas) lo que lleva a Cantó a asegurar que “resulta por tanto llamativo que lo que es conforme y ajustado a Derecho Comunitario y Nacional, en la aplicación de normas zootécnicas para el desempeño de pautados programas de hibridación de otras razas selectas de porcinos integradas en España, –Landrace, Large White, Pietrain y Duroc–, no lo sea para el ya reiterado cruzamiento reproductivo entre ejemplares de la raza ibérica y la raza duroc, por lo que los principios de garantía y seguridad jurídica cambian de criterio sin motivación alguna”.

De manera abierta Cantó aboga por restituir los históricos principios zootécnicos comunitarios de hibridación porcina, –indebidamente abortados–, y resetear de arriba abajo una norma de calidad del ibérico que en la actualidad descansa en brazos del todopoderoso lobby sectorial del cerdo cruzado intensivo, “el artículo 3 del proyecto de la norma de calidad del ibérico, ya desde su fase preliminar de estudio y consulta recoge fielmente la normativa comunitaria en materia de normas zootécnicas aplicables a los animales híbridos de la especie porcina (traspuesta a nuestro Derecho mediante el R. D. 1108/1991), por lo que se debe apostar por la reversión y aplicación de los preexistentes y prevalentes mandamientos normativos que rigen los protocolos zootécnicos comunitarios y nacionales que fueron descartados en el texto final del artículo 3 del R.D. 4/2014”.




Archivos

Translate »