Home » noticias sobre la dehesa » Ayudas autonómicas y una iniciativa en el Congreso respaldan la dehesa

Ayudas autonómicas y una iniciativa en el Congreso respaldan la dehesa

EL respado a la dehesa está tomando forma en los últimos meses con medidas adoptadas por diversas administraciones, en concreto una convocatoria de ayudas a la regeneración por parte de la Junta de Extremadura y una iniciativa aprobada por unanimidad en el Congreso de los Diputados para la conservación y el control de la seca.

El decreto regional de ayudas a la regeneración de terrenos adehesados, que se publicó a principios de mayo con una dotación de ocho millones de euros, ha sido aplaudido tanto por la Federación Española de la Dehesa (Fedehesa) como por la Asociación de Gestores de Dehesas de Extremadura (Agedrex), que han destacado la posibilidad de regenerar los terrenos y también los puestos de trabajo que se van a crear para llevar a cabo estas tareas.

Las ayudas, que pueden solicitarse una vez que se publique la orden de convocatoria, establecen cuatro tipos de actuaciones subvencionables. El Grupo A apoya la regeneración natural de terrenos adehesados mediante la protección del regenerado natural y trabajos para la mejora de su viabilidad. El Grupo B se refiere a la densificación de terrenos adehesados y va destinado al incremento del número de árboles con las especies existentes o compatibles y su protección contra el ataque del ganado. El Grupo C es para poda de forestación, destinada a la adaptación del arbolado existente al uso silvopastoral. Por último, el Grupo D es para infraestructuras, en concreto la instalación, reparación y conservación de elementos que aseguren la viabilidad de los sistemas agroforestales.

El decreto establece que se podrán subvencionar los recintos incluidos en la capa ‘dehesa’ del Sigpac que en la fecha de finalización del plazo de solicitud se encuentren identificados con uso forestal, pasto arbolado, pasto arbustivo, pastizal o tierras arables. También se podrán subvencionar, aunque no estén en la capa ‘dehesa’, los recintos con forestaciones que soliciten tratamientos del arbolado para adecuarlo al uso agroforestal.

La subvenciones serán del 90% de la inversión, y se fija un máximo de 40.000 euros para cada expediente. El presupuesto mínimo de la inversión es de 5.000 euros. Las actuaciones subvencionadas deberán ejecutarse en un plazo máximo de 12 meses, prorrogable a 18.

Por otra parte, el Grupo Popular en el Congreso de los Diputados presentó también en mayo ante la Comisión de Agricultura una iniciativa en defensa de la conservación de la dehesa y el control de la seca, que fue aprobada por unanimidad. La iniciativa fue defendida y sustentada por el secretario general del grupo popular, José Antonio Bermúdez de Castro, acompañado en sus argumentaciones por la diputada por Badajoz Teresa Angulo.

La proposición no de ley se sintetizaba en dos puntos. Por un lado que se impulse el grupo de trabajo que está analizando este problema y que acelere la elaboración de un marco estratégico de la dehesa que permita luchar de forma más eficaz contra esta enfermedad y alcanzar los objetivos de conservación, mantenimiento, regeneración, viabilidad y rentabilidad. Y, por otro lado, crear un comité interadministrativo del que formen parte el Ministerio y las comunidades autónomas afectadas, que busque coordinar las actuaciones y que impulse medidas y soluciones a acordar en el seno de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural.

Angulo subrayó que esta iniciativa, en el caso concreto de Extremadura, defiende su campo y a los ganaderos y agricultores que día a día luchan por sus explotaciones. Apuesta además, a su juicio, «por la sostenibilidad y conservación de este ecosistema, seña de identidad extremeña y sector estratégico, motor de desarrollo y generador de empleo en nuestro entorno rural».

La iniciativa destaca la importancia de la dehesa por su relevancia económica, social y ambiental, y por su aprovechamiento ganadero, agrícola, cinegético, forestal y turístico.

Pero este entorno se ve amenazado por plagas de un escarabajo conocido como capricornio de la encina y de la oruga lagarta, a las que se ha sumado una nueva amenaza por el ataque del patógeno que provoca la enfermedad de la seca. Según el observatorio de la Dehesa en Extremadura, en el año 2000 había 450 focos de esta enfermedad y hoy se contabilizan más de 5.000.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.hoy.es/agro/ayudas-autonomicas-iniciativa-20170707093848-ntvo.html




Archivos

Translate »