Home » Sanidad vegetal

Category Archives: Sanidad vegetal

Diseñan una herramienta informática que predice la aparición de la ‘Seca de la Encina’

El estudio, realizado por el departamento de Botánica de la Universidad de Salamanca, la Asociación Forestal de Salamanca y COAG, también alerta sobre la propagación de la Seca de la encina a la zona este de la provincia en virtud de los datos obtenidos

“Los modelos a tiempo futuro indican una expansión clara de la presencia de Phytophthora en la provincia, en especial hacia el este”. Así concluye el estudio que el departamento de Botánica de la Universidad de Salamanca, la Asociación Forestal de Salamanca y COAG han llevado a cabo con el objetivo de localizar zonas de riesgo en las que prolifera la Seca, una de las mayores amenazas para la encina, de la que la Phytophthora es el principal agente patógeno.

El objetivo del proyecto de investigación, incluido en la Convocatoria puesta en marcha por la Universidad y la Diputación de Salamanca para ofrecer soluciones tecnológicas al sector primario, es el de diseñar un sistema de alerta temprana que permita adelantarse a los devastadores efectos de la enfermedad de las encinas.

El proceso

Los expertos, liderados por el profesor de Botánica de la Usal José Ángel Sánchez Agudo, han realizado un trabajo de delimitación geográfica del síndrome ‘Seca de la Encina’, enfermedad que afecta a los árboles y arbustos de la familia de las Fagáceas para incluir los datos en una plataforma digital en el entorno de los Sistemas de Información Geográfica (SIG). El resultado ha sido la elaboración de un mapa “preciso” con los grados de afección observados y una herramienta informática que predice “con bastante exactitud” la posibilidad de afección por Seca no solo en las condiciones climáticas actuales sino también teniendo en cuenta las derivadas del cambio climático y con variables predictoras de diferentes tipos (climatológicas, antrópicas, satelitales, etc.).
Después de 103 muestreos por toda la provincia siguiendo un protocolo de trabajo de campo que parte de un diseño previo a partir del mapa de idoneidad para Phytophthora en la provincia de Salamanca, los especialistas concluyen, eso sí, que la incidencia de Seca en Salamanca “puede considerarse moderada, ya que aunque se detecta en prácticamente por todo el territorio, afecta habitualmente a pocos individuos, no presentando por tanto grandes focos”.

El trabajo no establece relación entre la intervención del hombre y la presencia de la enfermedad sino que señala la estacionalidad, el adehesamiento, la humedad del suelo y el tipo de terreno como factores relevantes para esta afección.

Ubicación, tendencia y otros patógenos

Aunque los modelos no lo indican, advierten en sus conclusiones, “se ha hecho patente durante el trabajo de campo una correlación entre la Seca y la ubicación del arbolado en vaguadas y zonas de retención hídrica; zonas húmedas más favorables a patógenos y a su dispersión”.

En ese contexto, prosiguen, “los modelos a tiempo futuro indican una expansión clara de la presencia de Phytophthora en la provincia, en especial hacia el este”. Sin embargo, el proyecto también ha permitido determinar, además que existen diferencias entre la presencia de Phytophtora y la Seca, “lo que puede apuntar hacia la existencia de otros motivos que sean causa del debilitamiento”.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.salamanca24horas.com/articulo/campo/disenan-herramienta-informatica-predice-aparicion-‘seca-encina’/201705011550261054814.amp.html

Sin una estrategia clara de control de la seca en la dehesa, 30 años después

La dehesa, ese ecosistema único creado por el hombre hace miles de años, se enfrenta en las últimas décadas a la enfermedad de la seca, un mal que puede ponerla en peligro y para el que, treinta años después de que saltaran la primeras alarmas, sigue sin existir “una estrategia clara de control”.

Así lo indica, en declaraciones a Efe, la coordinadora de un proyecto integral para el control de esta enfermedad que provoca el decaimiento y muerte de las encinas y alcornoques, María del Carmen Rodríguez, representante del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex).

Se trata de definir diferentes técnicas de control de la seca en encinas y alcornoques que, manejadas de forma integrada, permitan desarrollar estrategias de prevención y mitigación de los daños que esta enfermedad ocasiona en la dehesa, principalmente en Extremadura y Andalucía.

Aunque las primeras señales de alarma en torno a este mal surgieron en 1987 o 1988, no fue hasta los años 90 cuando se identifica el patógeno causante de la enfermedad, la “phytophthora cinnamomi”, un hongo que daña la raíz del árbol y que, “una vez que se ha establecido en el suelo, es muy difícil de erradicar”, ha explicado María del Carmen Rodríguez.

Desde entonces, la progresión de la seca ha ido a más. Así, según el Observatorio de La Dehesa de la Junta de Extremadura, mientras en el año 2000 se contabilizaron en la región 450 focos con síntomas de decaimiento o seca, actualmente existen más de 5.000 focos.

Además, se estima que el ritmo de crecimiento anual de la enfermedad en la región puede estar en torno al 0,16 por ciento, lo que “no es ninguna broma”, según Rodríguez.

La investigadora de Citycex se niega a utilizar términos como “cáncer de la dehesa” por el miedo o la alarma que pueden generar, pero reconoce que, si la seca no se mitiga o controla de alguna forma, sí puede suponer un peligro para este ecosistema.

De hecho, también reconoce que los propietarios de fincas afectadas por la enfermedad “están muy preocupados”, porque “agobia mucho el encontrarte con que esto va avanzando y que en un tiempo se te van 50 o 100 hectáreas de una dehesa”.

En las investigaciones sobre la seca, en las que Extremadura es líder, hay todavía muchas incógnitas, aunque ya se sabe, según María del Carmen Rodríguez, que “hay factores que están asociados y que están favoreciendo el daño”, entre los que se encuentran “el envejecimiento de la dehesa, la falta de regeneración, factores de gestión y de manejo”.

Ello va asociado “a episodios de sequía quizás un poco más prolongadas o más frecuentes que en otras ocasiones, seguidas de episodios de lluvias fuertes”.

En este proyecto trabajan 24 investigadores de distintos ámbitos pertenecientes a este centro y al Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Andalucía, así como de las universidades de Extremadura y Córdoba y la empresa Tragsa.

Se aborda así el problema de forma multidisciplinar por parte de fitopatólogos, biotecnólogos o expertos en producción forestal o mejora vegetal, con un presupuesto de 496.000 euros, financiados por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

Rodríguez considera que la seca es “un problema tan complejo que no va tener una solución única” y reconoce que hasta el momento lo único que han podido hacer es recomendar medidas para que no haya dispersión del patógeno.

En ese sentido, ha manifestado que los productos químicos que se han podido probar consiguen una rehabilitación del árbol, pero no una eliminación de la infección y se ha mostrado convencida de que “no va a haber una producto mágico que controle la enfermedad”.

Por ello, ha explicado que las investigaciones se centran ahora en “programas para seleccionar material de encina y alcornoque resistente o tolerante a la enfermedad, junto con la búsqueda de otras especies que pueden ser acompañantes y puedan actuar como barrera que impida la propagación, al ser especies resistentes”.

Rodríguez explica que trabajan concretamente con pino silvestre, higuera, acebuche y algarrobo para intercalar estas especies en la dehesa como barrera que impida la dispersión de la seca.

A pesar de la complejidad del problema, dice ser optimista y se muestra convencida de que, “si esto se aborda de forma conjunta, como se está haciendo, con investigadores especializados en distintas áreas, en contacto con los propietarios y con los gestores, sí se pueden poner a punto medidas que de alguna manera nos permitan convivir con la enfermedad”.

En ese sentido, Carmen Rodríguez aboga por asumir que tanto en la dehesa como en los sistemas agrícolas hay determinados patógenos que están establecidos y son difíciles de erradicar, por lo que se trata de “ver cómo podemos convivir con esto de manera que nuestra producción no descienda o se mantenga en unos niveles sostenibles”.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.lavanguardia.com/vida/20170319/421009719910/sin-una-estrategia-clara-de-control-de-la-seca-en-la-dehesa-30-anos-despues.html

Asaja advierte de la pérdida de casi 40.000 hectáreas de dehesa desde los años 50 por la seca del encinar

El presidente de Asaja en Huelva, José Luis García-Palacios, ha lamentado que desde finales de los años 50 se han perdido en la provincia unas 40.000 hectáreas de dehesa, más de 600 al año, a causa de la seca del encinar, un fenómeno que afecta a la práctica totalidad de la dehesa en Andalucía, ya sea en mayor o menor medida, y que es “el mayor problema medioambiental de la provincia”, que cuenta con unas 240.000 hectáreas, por lo que ha pedido a las administraciones que emprendan líneas de ayuda para paliarlo

En una entrevista concedida a Europa Press, ha señalado que en la actualidad, lo único que existe para combatirla es un plan director que “salió seis años después de la Ley de la Dehesa de Andalucía”, por lo que ha lamentado que las administraciones ni siquiera se hayan acogido a las ayudas forestales para este problema.

Así, desde el Foro de Encinal, impulsado por Asaja, se desarrolló la primera ley que reconoce la dehesa como ecosistema y se ha estado “investigando mucho”, desde 1997 cuando se firmó el primer convenio con las universidades de Córdoba y Huelva. El presidente de Asaja en Huelva también ha remarcado que desde 2007 y tras esas investigaciones se han puesto sobre la mesa “alternativas” que sobre todo están poniendo en marcha los propietarios de fincas con dehesa, y que “deberían llevar un respaldo económico de la administración”; sin embargo, “lamentablemente todas las reivindicaciones de Asaja en este sentido han caído en saco roto”.

Por ello, desde Asaja reclaman una mayor implicación de los gobiernos de España y Andalucía ante el que considera el problema medioambiental “más grave” de Andalucía y por ende de la provincia, donde desde 2005 se han cortado legalmente entre encinas y alcornoques más de 457.000 ejemplares.

Desde la entidad agrícola señalan que luchar contra la seca requiere un cambio de concepto y una gestión “más acorde y razonable” que promueva la recuperación de la biodiversidad. Además, se debe implantar el uso de “abonos más adecuados para reducir el PH y acidificación del suelo”, que es uno de los principales factores para la aparición del hongo que provoca la muerte súbita de la encina.

Del mismo modo, entre las medidas a implantar que se han señalado en las investigaciones, también destaca la reducción de la población de meloncillos y el control de poblaciones de algunos córvidos como el rabilargo y la urraca, que ayudan en “la fractura de la biodiversidad”.

García-Palacios ha señalado sin embargo que estos proyectos tienen resultados siempre a largo plazo y a las administraciones “no les termina de gustar este tipo de proyectos” porque tienen una visión más cortoplacista, por lo que finalmente no se implican en los mismos.

LAS AYUDAS

Sobre la cuantía de las ayudas que deberían dar las administraciones en este sentido, García-Palacios ha precisado que, lo que realmente le puede salir caro a las administraciones es que “desaparezcan miles de hectáreas de dehesa”, ya que no afectará solo al propietario sino que tendrá impactos sobre la industria cárnica, la ganadería, la caza, el turismo rural, e incluso sobre el entorno medioambiental de las ciudades. Por ello, García-Palacios ha estimado que cualquier ayuda en este sentido será “muy rentable”, y que “todo lo que sea recuperar la naturaleza beneficia de forma generalizada a la sociedad”. En este sentido, el presidente de Asaja ha señalado que “ni siquiera ha habido un planteamiento para aprovechar ayudas europeas en este sentido”. Desde Asaja señalan que ya se han reunido en numerosas ocasiones con las administraciones y que éstas “conocen el problema perfectamente”, por lo que hace falta es un “compromiso firme y sacar líneas de ayuda concretas”.

ACTIVIDADES REALIZADAS

Entre las actividades que ya se han desarrollado destacan algunas como las 5.000 cajas nido que se han puesto en todo el suroeste de la península, incluido Portugal y que se ha demostrado que tiene un efecto “vigorizante” sobre el árbol lo que les permite defenderse de loa patógenos que le atacan. García-Palacios ha concluido que “existen herramientas para luchar contra la seca”, por lo que “hay que extender esa información y llevar a cabo un reconocimiento de líneas específicas para que los titulares de las fincas las puedan llevar a cabo”.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2928110/0/asaja-advierte-perdida-casi-40-000-hectareas-dehesa-desde-anos-50-por-seca-encinar/#xtor=AD-15&xts=467263

Alertan de la pérdida de más de 10.000 hectáreas de dehesa en Huelva en diez años

Asaja teme que las cifras sigan creciendo y reclama acciones urgentes por parte de la Administración

Asaja Huelva alerta de que la provincia onubense ha perdido más de 10.000 hectáreas de dehesa en los últimos diez años, periodo en el que ha desaparecido casi medio millón de encinas y alcornoques, en concreto 457.556 árboles muertos en este tiempo, debido fundamentalmente “al devastador efecto de la Seca del Encinar y a la ausencia de acción rápida y eficaz de la Administración”.

Según Asaja, estos datos, obtenidos a partir de las solicitudes oficiales de corta de encinas y alcornoques muertos remitidas a la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, son “escalofriantes y enormemente preocupantes, más aún si se tiene en cuenta la tardanza de la Administración en conceder las autorizaciones de corta”, un tiempo perdido en el que aumentan los árboles muertos, por lo que la cifra real puede ser muy superior.

Por ello, Asaja Huelva advierte de que “si la pérdida de encinas y alcornoques se mantiene a ese ritmo, en menos de 30 años habrían desaparecido las 240.000 hectáreas de dehesa de la provincia de Huelva, y con ella no sólo un ecosistema único, sino todas las poblaciones cuya vida se desarrolla en este entorno”.

Ante esta situación, la organización agraria demanda acciones urgentes por parte de la Administración, para hacer frente a los problemas endémicos que afectan a las dehesas y, partiendo de la colaboración y la aportación de las experiencia acumulada por Asaja en décadas de trabajo en defensa de este entorno natural y socioeconómico, poner en marcha iniciativas que salven a las dehesas de la desaparición.

Con este objetivo, Asaja Huelva impulsó ya en 2007 la creación del Foro ENCINAL, que desde entonces trabaja en la defensa de la dehesa como espacio y medio de vida de miles de personas en España y Portugal, un esfuerzo que se realiza pese a la ausencia de apoyo institucional efectivo para el desarrollo de proyectos que pueden ser de gran importancia para las zonas asentadas en estos ecosistemas.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.diariodehuelva.es/2016/06/27/alertan-de-la-perdida-de-mas-de-10-000-hectareas-de-dehesa-en-huelva-en-diez-anos/

La seca de la encina afecta ya a 75.000 hectáreas de dehesa extremeña

La enfermedad forma parte del paisaje extremeño desde hace décadas. Allá por los años 80 ya se hablaba de un problema que ha ido en aumento. Un fenómeno que coloniza las dehesas y para el que sigue sin encontrarse el antídoto capaz de frenarlo.

Se calcula que en la actualidad el 5 por ciento de la dehesa de Extremadura está afectada por la ‘seca de la encina’, o lo que es lo mismo, hasta 75.0000 hectáreas de la región colonizadas por un conjunto de síntomas que provocan el decaimiento o la muerte de los árboles. Se trata de un fenómeno que los científicos no dudan en denominar el cáncer de nuestros bosques.

 Las cifras salieron a relucir este miércoles en sede parlamentaria en la Comisión de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias. La entidad que lidera las investigaciones es CICYTEX, el centro de investigación agraria de Extremadura, que detalla que la seca es consecuencia de varios agentes, aunque el actor protagonista es un hongo microscópico denominado fitóftora (Phytophthora). Su presencia provoca la pudrición de las raíces e impide la absorción del agua y de sales minerales del suelo.

Pruebas científicas para ponerle freno

En la comisión intervino el director general de Medio Ambiente Pedro Muñoz Barco, a petición del PP, para dar cuenta de las medidas que se han puesto en marcha con el nuevo proyecto contra la seca, que comenzó a andar en septiembre de 2015.

También para detallar las líneas de ayudas destinadas a particulares y administraciones con el objetivo de conservar y mejorar de la salud de las dehesas extremeñas, y que superan los 40 millones de euros.

Muestreo y selección genética

En la actualidad el proyecto contra la seca ha determinado diferentes focos de masas afectadas. Una de las líneas de estudio se basa en la selección de especies que permita repoblar zonas con material genéticamente mejorado. Algo que desarrollan los científicos extremeños junto al centro de investigación agrario andaluz, IFAPA, las universidades de Extremadura y Córdoba, y la empresa pública Tragsa.

Según detalló el director general se contempla además la prospección del estado de 65 dehesas repartidas por toda la comunidad. Allí se ha marcado un centenar de árboles por dehesa y se ha hecho un muestreo mediante ‘georeferencia’ para poder realizar un seguimiento, con 14 variables por árbol.

A lo que se une el seguimiento del taladro de la encina  (cerambyx) mediante el trampeo, distribución larvaria y la selección del micro hábitat.

Además, a partir de ahora la mesa de la dehesa estará presidida a partir de la ahora por la consejera Begoña García Bernal. Se  dividirá en diferentes mesas de trabajo, cada una con su propio equipo técnico, que versarán sobre investigación de plagas y enfermedades, regeneración y reforestación de la dehesa, la PAC y otros temas relacionados, así como potenciación del ecosistema, productos y empleo.

3 líneas de ayudas

Las partidas de ayuda se dividen en tres líneas, la primera destinada a las dehesas ya existentes y su regeneración por valor de 40 millones de euros.

Podrán ser objeto de subvención el refuerzo de las dehesas de alto valor natural en Extremadura y plantas introducidas contra los ataques del ganado. La densificación del regenerado natural conservación de los suelos, junto con la elaboración de planes de regeneración. Contempla una partida de 10 millones en una primera convocatoria que saldrá a finales de 2016, a lo que se une otra línea de obras directas en montes de utilidad pública.

La segunda partida es para las nuevas dehesas, para la instalación y mantenimiento de sistemas agroforestales y para recintos que no tengan la consideración de dehesa, que sería compatible con el uso ganadero.

Es subvencionable la instalación de sistemas agroforestales mediante la plantación en terrenos que compatibilicen los usos ganaderos y el arbolado forestal, densificación y protección del regenerado natural, o las infraestructuras para el cercado del ganado. La primera convocatoria en 2017, con 10 millones de euros.

La tercera línea ayudas para desarrollo sostenible en áreas protegidas, con fondos Feader, para el apoyo a las inversiones no productivas vinculadas a los objetivos agroambientales y en materia de clima, que se aplicarán en fincas con uso agroforestal tanto a ayuntamientos como a particulares.

La convocatoria comenzará también este año con una financiación de 100.000 euros, y un millón para las siguientes anualidades, con un importe máximo de 30.000 euros. Prevé actuaciones directas sobre la dehesa, recuperación de elementos históricos del paisaje como muros de piedra, o la creación de muladares y comederos para especies necrófagas.

Por otra parte la dirección general establece la red de daños de Extremaduraaplicada a bosques adehesados, que contempla la vigilancia sanitaria de las dehesas, pendiente de contratación. Una red con 44 parcelas de muestreo en 1.056 árboles, con el seguimiento de bosques a través de puestos de observación en los que se llevan a cabo inventarios o seguimientos para reunir información sobre la salud de los bosques.

¿Qué es la fitóftora?

La fitóftora es originaria de países tropicales y subtropicales, aunque las condiciones más idóneas para su crecimiento se producen con temperaturas entre los 20° y 32°, lo que determina su expansión en el clima mediterráneo según detalla CICYTEX.

En Extremadura ha encontrado las condiciones idóneas hasta hacerse fuerte en dehesas del Cruce de las Herrerías, en el entorno de Alcuéscar en la provincia cacereña, o la zona de Manchita en Badajoz.

Uno de los objetivos que se marcan los técnicos es el de hacer un censo real que permita determinar científicamente los focos y su afección mediante medios aéreos. Resulta complejo definir qué porcentaje de la seca afecta a la dehesa, teniendo en cuenta que en Extremadura la superficie alcanza el 31% del territorio regional. Mientras que en Andalucía, también muy afectada por la seca, representa el 16 por ciento.

Científicos unen fuerzas para encontrar una cura contra la seca, el cáncer de las dehesas

Su presencia no es nueva en las dehesas de la Península. Se remonta a décadas atrás y sigue siendo un problema de salud forestal de primer orden. Capaz de devorar hectáreas enteras de bosque mediterráneo.

La ‘seca’ provoca la muerte de encinas y alcornoques. En realidad la seca es solo el síntoma de una enfermedad que tiene varios agentes. El elemento protagonista por encima del resto es un hongo microscópico llamado fitóftora (Phytophthora). Su presencia provoca la pudrición de las raíces e impide la absorción del agua y de sales minerales del suelo.

Explica  Celestina Pérez, ingeniera técnica agrícola del Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal de Extremadura que la fitóftora es un verdadero cáncer para los montes y dehesas de la región. Un patógeno que debilita la raíz hasta la asfixia, que al mismo tiempo favorece que ataque otras enfermedades.

Se ven afectados especialmente encinas y alcornoques, aunque también otras especies como el castaño. A día de hoy siguen sin encontrar un elemento capaz de curar este cáncer más allá de las medidas de precaución. El hongo coloniza diferentes focos de la región, aunque también está con fuerza en Andalucía, Castilla-La Mancha o Portugal.

Frente a este problema ambiental de primer orden científicos de varias universidades y centros de investigación han unido sus fuerzas para encontrar el antídoto capaz de frenar sus efectos. Un proyecto de investigación con la participación de los centros de investigación agraria de Extremadura y Andalucía: CICYTEX e IFAPA, junto con las Universidades de Extremadura y Córdoba y la empresa Tragsa.

El grupo de trabajo se pone como meta el control de la enfermedad de la seca y se desarrollará en los próximos tres años, bajo un presupuesto de 496.000 euros financiados por INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria).

Viene de países tropicales

La fitóftora es originaria de países tropicales y subtropicales, aunque las condiciones más idóneas para su crecimiento se producen con temperaturas entre los 20° y 32°, lo que determina su expansión en el clima mediterráneo según detalla CICYTEX.

En Extremadura ha encontrado las condiciones idóneas hasta hacerse fuerte en dehesas del Cruce de las Herrerías, en el entorno de Alcuéscar en la provincia cacereña, o la zona de Manchita en Badajoz.

Uno de los objetivos que se marcan los técnicos es el de hacer un censo real que permita determinar científicamente los focos y su afección mediante medios aéreos. Resulta complejo definir qué porcentaje de la seca afecta a la dehesa, teniendo en cuenta que en Extremadura la superficie alcanza el 31% del territorio regional. Mientras que en Andalucía, también muy afectada por la seca, representa el 16 por ciento.

También es fundamental en su proyecto la selección de especies que permita repoblar zonas con material genéticamente mejorado, y otras estrategias de control y prácticas culturales, que puedan ser aplicadas por gestores, propietarios de dehesas y técnicos y trabajadores forestales relacionados con este sector, algo que se marca el proyecto de científicos.

Imágenes captadas en el laboratorio de IPROCOR en las que se analiza el comportamiento de la Fitóftora (Phytophthora cinnamomi) / http://iprocor.gobex.es/

Imágenes captadas en el laboratorio de IPROCOR en las que se analiza el comportamiento de la Fitóftora (Phytophthora cinnamomi) / http://iprocor.gobex.es/

Un problema que viene de antaño

La seca es un fenómeno del que hay constancia ya desde finales del siglo XIX, aunque ha tenido una mayor virulencia desde los años 70, cuando ya hay informes que hablan del problema –en esos momentos aún no se había detectado el motivo que podía estar detrás–.

Es fundamental evitar su propagación porque no existe un antídoto que pare el hongo. Y se da la paradoja de que el agente principal es el ser humano, que puede propagarlo mediante la ganadería, los vehículos, los aperos de laboreo o incluso el propio calzado. Es por ello que  el centro de investigación agrario de Extremadura aconseja a los propietarios una batería de medidas para evitar que sus efectos avancen.

Uno de los factores que favorece la expansión del hongo es la humedad, siendo un elemento clave para el avance del patógeno. Ante ello se aconseja no realizar trabajos con abundante humedad primaveral.

Se refiere además la técnico Celestina Pérez a la reducción de la carga ganadera sobre las zonas afectadas, y evitar los movimientos de tierra como el arado en los terrenos afectados. El motivo es que el patógeno está en el suelo y al mover la tierra se puede propagar.

Otra de las prácticas que puede llegar a ser una verdadera “metralla” es cortar el árbol y arrastrarlo para retirarlo. Un gran error según traslada teniendo en cuenta que así no se llega a retirar la raíz por completo, y también porque al arrastrarlo sobre la tierra se está propagando el hongo. La recomendación es la de no cortar el árbol.

Del mismo modo hay que tener en cuenta que en ocasiones la planta viene infectada directamente desde el vivero, lo que significa que ya nace herida de muerte. Ya existen dípticos con información y medidas para los viveros, pero lo más importante es que para hacer reforestaciones se tomn precauciones y se haga con viveros de confianza, con garantías.

Las precauciones como modo de propagación

Ante la ausencia de antídoto son los propios afectados los que tienen que tomar las precauciones. Algo que no siempre ocurre y hace que los síntomas no mejoren.

Es como si se le pide a un enfermo de cáncer que tome precauciones y no lo hace, lo que lógicamente se traduce en que la enfermedad empeora.

La toma las precauciones implica lógicamente en muchos casos suponen dejar de ganar dinero, pero a la larga puede ser un elemento determinante para parar la seca de la encina según apunta el centro agrario CYCITEX.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/Cientificos-fuerzas-encontrar-fitoftora-dehesas_0_513049627.html

SEVILLA: AUTORIZACIÓN EXCEPCIONAL DEL CIPERMETRIN PARA COMBATIR LA ORUGA DEFOLIADORA EN ENCINARES Y ALCORNOCALES

La autorización, que responde a la demanda de ASAJA-Sevilla, se extiende hasta el próximo 29 de julio
La Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria ha resuelto autorizar de forma excepcional para la aplicación por medios aéreos de productos fitosanitarios formulados a base de cipermetrin 0,35% p/v en tratamientos de dehesas de encinares y alcornocales contra las orugas defoliadoras.

La Dirección General de Sanidad responde de este modo a la demanda de ASAJA-Sevilla y reconoce que, ante el inicio de la floración de encinares y alcornocales, las dehesas se encuentran en el momento de máxima sensibilidad al ataque de orugas defoliadoras que se alimentan de brotes anuales, por lo que, frente a la inviabilidad de realizar los tratamientos vía terrestre, la aplicación aérea supone la única alternativa técnica y económicamente viable por los siguientes motivos:

– El ciclo de la vida de la plaga a tratar presenta una fase larvaria muy corta, lo que implica periodos de pocos días para realizar el tratamiento y lo hace inviable de forma terrestre.
– La aplicación aérea permite tratar las partes altas de encinas y alcornoques, lugar donde se concentra la mayor producción de bellota, zona que queda desprotegida en los tratamientos terrestres.
– El tratamiento aéreo no produce daños en la arboleda, zonas de monte bajo, pastos y nidadas de las distintas especias de aves de la dehesa.

La autorización para la aplicación aérea de este producto se extiende desde el pasado 27 de abril hasta el próximo 29 de julio de 2016.

Términos municipales de Sevilla autorizados

Los términos municipales de la provincia de Sevilla autorizados para tratamientos aéreos con productos formulados a base de cipermetrin 0,35% p/v contra orugas defoliadoras en encinares y alcornocales son:

Alanís, Castilblanco de los Arroyos, Cazalla de la Sierra, Constantina, Guadalcanal, Lora del Río, Las Navas de la Concepción, El Pedroso, La Puebla de los Infantes, Real de la Jara, San Nicolás del Puerto y Villanueva del Río y Minas.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.asajasevilla.es/noticias/forestal/item/1159-autorizacion-excepcional-del-cipermetrin-para-combatir-la-oruga-defoliadora-en-encinares-y-alcornocales.html

El «mesías» de las dehesas

El «milagro» de multiplicar las especies que pueblan las dehesas andaluzas, alargando la vida de estos ecosistemas tan amenazados hoy día por la enfermedad de la seca se debe a Francisco Volante, agricultor y ganadero onubense. No es hijo de carpintero, aunque este «mesías» del campo ha encontrado en la carpintería, y más concretamente en unas cajas de madera que él mismo fabrica artesanalmente, el don de curar a las encinas y alcornoques de una muerte segura ante el ataque de plagas como el cerambyx, que se come al árbol desde dentro, o del hongo Fitóftora, que infecta las raíces de los árboles e impide la absorción del agua y de sales minerales del suelo.

Su método, bajo la denominación de «cajas de biodiversidad», se puso en marcha hace cinco años en más de 40 fincas de Huelva, Sevilla y Córdoba, y ya se pueden apreciar que «está resultando un éxito, a la vista de larecuperación de muchas dehesas que estaban agonizando», señala el autor. En concreto, Volante ha ideado un método sencillo, que busca que distintas especies de aves, arañas y murciélagos vuelvan al ecosistema de la dehesa y sean estos depredadores los que acaben de manera natural con los insectos y gusanos perjudiciales para los árboles.

«Los murciélagos cazan al vuelo al cerambyx, el problema es que en la dehesa ya apenas se ven animales, pues es difícil hasta oír un pájaro cantar, cuando las aves son las que pueden acabar con las orugas defoliadoras que dañan las encinas», declara el agricultor.

Biodiversidad muy pobre

Francisco lleva ligado a la dehesa desde niño y asegura que en estos ecosistemas ha habido «un empobrecimiento progresivo de la biodiversidad», defendiendo que «cada ser vivo juega un papel determinante en este ecosistema». Por eso, su papel es el de «restaurar la biodiversidad dotando de vida a las dehesas», y para ello ha colocado «colmenas y unas cajas de madera en los árboles a modo de nidos artificiales, que sirve de refugio a distintas especies de aves, de insectos auxiliares y de murciélagos», explica el agricultor.

El método se puso en marcha en primer lugar en la provincia de Huelva, en unas fincas experimentales cedidas a Volante por el Foro Encinal, gracias a un convenio de colaboración firmado por el presidente de la entidad, José Luis García-Palacios Álvarez y el propio inventor del método. A la vista de los buenos resultados de sus prácticas de lucha biológica, Volante ha ido colocando sus cajas en dehesas de Córdoba, Sevilla, Badajoz, Talavera de la Reina, e incluso en Portugal, dotando a las dehesas españolas de «unos 4.000 nidos artificiales», subraya.

Hasta la fecha, el ideólogo ha patentado ya dos modelos distintos de cajas nido, y para la próxima primavera espera poder tener listo la patente de otro modelo mejorado.

Para obtener resultados positivos, lo ideal es «colocar una caja cada dos o tres hectáreas, aunque depende del número de árboles que tenga la dehesa», explica el autor. Los resultados serán visibles «a los tres o cuatro años, pues las encinas y alcornoques recobran vigor, aumenta la producción de bellota, y las dehesas recuperan la vitalidad que tenían antes», señala.

Y es que de esas cajas nidos repartidas por las dehesas españolas nacen «más de 20.000 pájaros cada año», aunque para ello «es necesario saber colocar las colmenas y los nidos de forma estratégica, crear puntos de agua para que beban los animales, echarles comida en épocas de escasez y hacerles un seguimiento constante», sentencia.

Este método para mantener la biodiversidad ha sido incluido en elprograma Life bioDehesa que se ejecuta en Andalucía y que finalizará en 2017, dotado con un presupuesto de 7,9 millones de euros de los que la Unión Europea financia 3,9 y el resto corre a cargo del Gobierno andaluz.

Puede encontrar la noticia en:

http://sevilla.abc.es/economia/sevi-mesias-dehesas-201511230656_noticia.html?ref_m2w=

La pesadilla de La Dehesa contra la que no se puede luchar: el escarabajo ´cerambyx cerdo´

Aprovecha el estado de los árboles “cercanos al turno físico”, es decir, aquellos de avanzada edad para dañar la distribución de la savia causando grandes daños, casi siempre irreversibles.

Así es el “Cerambyx Cerdo”, un escarabajo que se alimenta principalmente de la madera de encina en la dehesa de Salamanca y que supone una alarmante preocupación para agricultores y ganaderos, muchos de ellos en una situación de impotencia ante la imposibilidad de poner fin a una realidad cuya solución no aparece clara en el horizonte.

La situación se agrava aún más cuando una de sus especies se encuentra protegida por una normativa de la Unión Europea que impide la fumigación y, por tanto, no evita la proliferación de este coleóptero en encinares, robledales y campos de alcornoques.

Dos clases diferentes habitan en los campos charros, el “Cerambyx Cerdo” y el “Cerambyx Welensii”. “El problema es que ambos tipos están presentes de manera conjunta en miles de hectáreas y un ejemplar de roble puede contener ambos “Cerambyx” dentro, por lo que ya no podemos hacer nada”, afirma Juan José Rodríguez, afectado por esta plaga en sus propiedades e impulsor de un documental para dar a conocer a nivel internacional acerca de esta preocupante situación, presente hace más de cincuenta años en el campo de la provincia.

La Junta de Castilla y León, conocedora del caso, reconoce que se hace difícil determinar de manera exhaustiva la superficie de la que se alimenta este coleóptero, si bien es cierto que admite su presencia en la zona de El Rebollar, el Campo de Argañán, el Campo de Azaba, en Las Batuecas y Sierra de Francia, así como en la zona de Las Quilamas.

Fuentes de la Consejería de Fomento y Medio y Medio Ambiente aseguran que no existe ningún tratamiento autorizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y los daños del “Cerambyx” se agravan con frecuencia debido a las podas realizadas en ramas que son demasiado gruesas como para que cicatrice la herida, ya que es por las heridas no cicatrizadas por donde penetra este insecto, aprovechando la situación para hacer la puesta con más facilidad.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.lagacetadesalamanca.es/campo/2015/10/24/pesadilla-dehesa-luchar-escarabajo-cerambyx-cerdo/158249.html

Extremadura, Andalucía y Portugal se unen para combatir las amenazas de la dehesa

Extremadura, Andalucía y Portugal se han unido para abrir un frente común para luchar contra los problemas de un ecosistema único en la Península Ibérica como es la dehesa, entre ellos la enfermedad de la seca.

Para ello, expertos de estas tres zonas han participado hoy en San Silvestre (Huelva) en el I Foro Ibérico sobre la Seca de la Encina, que ha sido promovido por la Junta de Andalucía, ha informado la administración autonómica en un comunicado.

Se persigue, ha explicado la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Josefa González Bayo, apostar “sin fisuras” por la investigación y la transferencia de “todo el conocimiento” a la dehesa.

La meta es garantizar la preservación de un ecosistema “único y vital” por su riqueza ambiental y por el papel de motor socioeconómico “imprescindible” que desempeña para el medio rural.

En la jornada se ha analizado la función de la dehesa como eje vertebrador del territorio, ya que la Península Ibérica cuenta con una superficie aproximada de 4,5 millones de hectáreas de este ecosistema.

La seca

Con respecto a la amenaza de la seca de la encina y el alcornoque, se ha hecho alusión a la Red de Dehesas Demostrativas constituida recientemente en Andalucía en el marco del proyecto europeo Life BioDehesa, que, liderado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, cuenta con una inversión de ocho millones de euros.

Dentro de esta iniciativa se han firmado convenios de colaboración con propietarios de fincas andaluzas que permitirán validar sobre el terreno si las innovaciones planteadas por los centros de investigación, las organizaciones agrarias, la Junta de Andalucía o los titulares de las explotaciones para atajar los principales peligros que rodean a este ecosistema son acertadas para exportarlas al resto de dehesas.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.hoy.es/agro/201506/18/extremadura-andalucia-portugal-unen-20150618142601.html

El Centro de Investigaciones Científicas de Extremadura coordinará un proyecto nacional sobre la seca en la dehesa

El Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex) coordinará un proyecto integral para el control de la enfermedad de la seca, que afecta a la dehesa en la Península Ibérica. Ampliar foto Para ello se ha constituido un grupo de trabajo multidisciplinar conformado también por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA), junto con las universidades de Extremadura y Córdoba y la empresa Tragsa. El proyecto denominado ‘La Seca en encina y el alcornoque en la dehesa. Seguimiento temporal de su impacto y alternativas de control: biofumigantes, enmiendas y búsqueda de resistencia’, aborda esta problemática de forma multidisciplinar y se desarrollará en los próximos tres años con un presupuesto de 496.000 euros, financiados por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA). La iniciativa se estructura en tres áreas de trabajo fundamentales: evaluación de los diferentes factores que inciden en la Seca: ambientales, de gestión, selvícolas e hidrogeográficos; desarrollo de un programa de mejora genética para la obtención de encinas y alcornoques tolerantes o resistentes al patógeno que origina la enfermedad; y el estudio de la eficacia de tratamientos alternativos, como la biofumigación, para el control de la Seca. El objetivo final del proyecto es “desarrollar diferentes técnicas de control de la Seca en encinas y alcornoques que, manejadas de forma integrada, permitan desarrollar estrategias de prevención y mitigación de los daños que esta enfermedad está ocasionando en la dehesa, principalmente en Extremadura y Andalucía”, según ha informado el Ejecutivo extremeño en una nota de prensa. El equipo de trabajo está formado por investigadores de distintas disciplinas (fitopatología, biotecnología, producción forestal, mejora vegetal, entre otras). Importancia de la dehesa La dehesa es el sistema agrosilvopastoral más característico de Europa con una extensión de 4,5 millones de hectáreas en la Península Ibérica. En Extremadura la superficie alcanza el 31 por ciento del territorio regional y en Andalucía el 16 por ciento. El principal aprovechamiento de la dehesa es el ganadero, aunque a este sistema también están ligadas otras producciones, como el corcho, carbón vegetal, caza, pastos, y frutos como la bellota. Su importancia radica también en su biodiversidad y en la singularidad de las especies que alberga. Uno de los “problemas más importantes” que afecta a su rentabilidad y su sostenibilidad es la enfermedad de la Seca. Aunque en ella influyen diversos factores, el desarrollo de esta enfermedad está muy ligado a un patógeno denominado Fitóftora (Phytophthora cinnamomi), un hongo de suelo que infecta las raíces de los árboles impidiendo la absorción del agua y de sales minerales del suelo. En su propagación influyen factores ambientales y el manejo del terreno afectado. Por ello, es necesario plantear acciones enfocadas a evitar la propagación de la enfermedad, que disminuyan su densidad o su multiplicación en las zonas ya infectadas, y medidas que reduzcan la severidad de los daños en los árboles ya afectados. También la identificación de focos de Seca, selección de especies que permita repoblar zonas con material genéticamente mejorado, y otras estrategias de control y prácticas culturales, que puedan ser aplicadas por gestores, propietarios de dehesas y técnicos y trabajadores forestales relacionados con este sector. Otros proyectos inia INIA también ha aprobado otro proyecto para la gestión integrada de las malas hierbas que afectan al cultivo del arroz en regiones arroceras de España. Éste también será coordinado por Cicytex y contará con la participación de la Universidad de Extremadura, Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Sevilla. También colaborarán otros centros públicos de I+D como INTIA (Navarra), CITA (Aragón) e IFAPA (Andalucía). El proyecto cuenta con un presupuesto total de 253.000 euros. Se ha detectado que el uso repetitivo de herbicidas y otros productos fitosanitarios provoca casos de resistencia que impiden el control de las malas hierbas en el cultivo del arroz, lo que supone un importante problema para el agricultor al reducir el rendimiento de sus cosechas. El proyecto se centrará en dos de las principales malas hierbas del cultivo del arroz en España: Echinochloa spp. y Leptochloa ssp. El objetivo principal es desarrollar una estrategia para la gestión integrada del control de estas malas hierbas, que incluye medidas de prevención, prácticas culturales para mejorar las técnicas de cultivo y para el manejo de las malas hierbas, y la aplicación de métodos químicos. Variedad macabeo para vinos blancos Además, se ha aprobado otro proyecto presentado por Cicytex para la gestión del cultivo de variedades blancas de vid en Extremadura para la mejora de su sostenibilidad productiva, cualitativa, medioambiental y su competitividad. Concretamente, se centrará en la variedad macabeo, cultivo de especial interés para la región. Este trabajo de Cicytex se enmarca en una propuesta más amplia denominada ‘Gestión hídrica y agronómica del cultivo de variedades blancas de vid’, presentada junto con otros centros de investigación y universidades de Castilla León, Galicia, Rioja, y Castilla la Mancha. La propuesta ha sido aprobada por INIA con un presupuesto total de 509.000 euros. En este caso, será coordinado por el Instituto Tecnológico Agroalimentario de Castilla León (ITACYL), y CICYTEX será el responsable de desarrollar la parte enológica del proyecto. Este estudio se debe al interés creciente en el mercado por el vino blanco, debido al incremento de su consumo. El objetivo es conocer cómo conjugar la capacidad productiva del viñedo con la mejora de la calidad de la uva en variedades blancas españolas, tradicionales o emergentes, a través de prácticas culturales adecuadas, por ejemplo, el manejo del riego, en la fase de crecimiento y maduración de la baya.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.20minutos.es/noticia/2489109/0/centro-investigaciones-cientificas-extremadura-coordinara-proyecto-nacional-sobre-seca-dehesa/

La erradicacion de la seca mejoraría en un 15% la calidad del corcho

El Cluster del Corcho de Extremadura-Asociación Asecor ha solicitado un programa de lucha contra las enfermedades de la seca y la culebrilla que afectan a encinas y alcornoques, pues su erradicación permitiría mejorar en un 15 por ciento la calidad del corcho.

El presidente del Cluster del Corcho de Extremadura-Asociación Asecor, Vicente Rodríguez, ha indicado a Efe que se precisan más fondos e investigadores para luchar contra esas enfermedades.

También sería conveniente, en su opinión, una estrategia específica que abordara estas enfermedades dentro de un proyecto más general de investigación del corcho.

“Si se consigue erradicar la enfermedad de los árboles se lograría además frenar su propagación hacia otras fincas y las afectadas, progresivamente, se irían recuperando”, ha explicado.

Las enfermedades de la seca y la culebrilla provocan unos efectos parecidos a los que dejan los prolongados periodos de sequía.

En este sentido, las lluvias de hace unos días han venido bien para que el árbol pueda afrontar con mejores garantías estas enfermedades, pues tiene “más defensas”, ha indicado.

Esa humedad, según Rodríguez, también hace incrementar las espectativas para la campaña de la saca de 2015.

Algunos productores estaban contemplando la posibilidad de prescindir este año de la saca en algunas zonas si la ausencia de lluvias hubiera continuado durante las primeras semanas de la primavera.

Según Rodríguez, el corcho precisa ahora de unas precipitaciones “normales” durante la primavera, acompañadas de una temperatura benigna.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1834155

La consejeria de Medio Ambiente de Andalucia edita un manual de buenas prácticas en la dehesa

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha editado un manual de buenas prácticas y de diagnóstico fitosanitario, en el que se aporta información especializada en el ámbito de la sanidad forestal de las dehesas y otros montes de quercus. Esta publicación ofrece además alternativas y recomendaciones sobre cómo actuar en función del estado del arbolado y de la identificación de los agentes nocivos participantes y el grado de importancia de los mismos, con el fin de garantizar la persistencia, conservación y mejora de estos espacios. Asimismo, este manual proporciona las claves necesarias para llevar a cabo una correcta valoración del estado fitosanitario de estos enclaves, identificando los agentes nocivos presentes y proponiendo las medidas de control más adecuadas. De esta manera se podrá detectar las situaciones de alto riesgo en las que se encuentre el arbolado.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobaprovincia/medio-ambiente-edita-manual-buenas-practicas-dehesa_930789.html

Científicos extremeños ganan la batalla al ‘taladro de la encina’

Es un animal traicionero. Cuando aún es una larva, se introduce en el interior de la encina y luego se la come desde el interior. En apariencia, el árbol está completamente sano, aunque por dentro esté hueco. De hecho, sólo se aprecia que está enfermo cuando viene una racha de viento y lo abate como si fuera de papel. Los expertos lo llaman ‘cerambyx’, aunque es más conocido como ‘el taladro de la encina’ y avisan de que es mucho más peligroso que la ‘seca’.

La ‘seca’. Durante los últimos tiempos ha sido una especie de hombre del saco para la dehesa. Un enfermedad desconocida que desecaba sin avisar a los árboles quercus; es decir, encinas y alcornoques.

Pero el ‘taladro’ es más preocupante. «Lo que sucede es que la ‘seca’ llama mucho la atención porque se aprecia su avance en los árboles. El cerambyx es mucho más insidioso. Puede infectar un árbol y que no se note, sólo cuando ya sea irreversible», asegura José Rafael Esteban, científico del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (Inia), y una de las voces más reputadas sobre este asunto.

Esteban estuvo esta semana en Badajoz, donde participó en una reunión de trabajo con sus colegas de la Junta de Extremadura. Juntos, llevan un lustro colaborando en un proyecto para controlar esta auténtica plaga. Y por el momento, los resultados son muy esperanzadores. La solución resulta de lo más sencilla: colocando trampas con el cebo adecuado.

Los trabajos corren a cargo del Ministerio de Ciencia e Innovación, la Junta de Extremadura y los fondos Feder de la UE. Está dividido en dos subproyectos, que desarrollan científicos extremeños y del Inia nacional, con sede en Madrid.

Importancia económica

La dehesa no sólo es el ecosistema que más define a Extremadura. También es la base de la subsistencia de una importante masa de población. Pocas poblaciones conviven tan estrechamente con el entorno como la de amplias zonas de la región.

Se considera que una cuarta parte de nuestra superficie está formada por encinas y alcornoques. La dehesa arbolada constituye, muy probablemente, el agrosistema más equilibrado ecológicamente.

Más del 20%

Por eso, el taladro es una amenaza de primer orden. Todavía no hay datos concluyentes, pero se considera que a estas alturas puede afectar a más del 20% de los árboles de la comunidad autónoma. Muchas veces, los problemas más complicados pueden ser resueltos de la manera más sencilla.

En este caso, la solución resulta efectiva y ecológica. Se basa en colocar trampas que contengan una sustancia atrayente para estos animales. José del Moral, responsable del proyecto en Extremadura, lo define como un «auténtico insecticida biológico», que no interviene sobre el entorno. El aspecto que más ha preocupado a los responsables se ha basado en encontrar la sustancia que más atrajera a los animales. Y es que el ‘taladro’ no suele salir de su madriguera, por lo que es necesario que el atrayente sea irresistible y eficaz.

Después de varios estudios, se ha llegado a la conclusión de que el mejor cebo es el zumo de melón, con mejores resultados que la cerveza y el vino azucarado. Se ha conseguido una efectividad del 75%. Esto es, se elimina a las tres cuartas partes de la población de animales adultos en una zona determinada.

Sin embargo, Esteban avisa de que esos resultados deben conseguirse al menos durante cinco campañas consecutivas. Esto es así porque se ha comprobado que estos coleópteros pasan entre tres y cinco años dentro del árbol en estado larvario hasta que se hacen adultos. Pero no se trata de eliminar completamente esta especie, sino más bien hacer una suerte de ‘descaste ecológico’. Es decir, rebajar la población hasta niveles normales que no amenacen a las quercus. Otro de los avances establece que el mejor momento para iniciar la cacería es entre mediados de junio y de agosto. Sobre todo, a comienzos de julio es más fácil capturarlos.

Este 2009 es el año central de la investigación, y el proyecto tiene marcado 2010 para finalizar. A partir de ahora, los estudios marchan en tres direcciones.

Lo más importante es sintetizar la molécula del zumo de melón que atrae a los cerambyx. Una vez conseguida y creada en laboratorio, se podrá utilizar con mucha más efectividad. Esteban bromea que, en estos trabajos, se está utilizando algunas de las máquinas que aparecen en la serie de televisión CSI. Así, no habrá que preocuparse de que el zumo se deseque con el tiempo. Además, se está estudiando el número de trampas por hectárea que se deben colocar para asegurar la efectividad. Igualmente, se quiere alcanzar el diseño que sea más operativo.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.hoy.es/20090309/mas-actualidad/campo/cientificos-extremenos-ganan-batalla-200903090823.html

El foro Encinal colabora con Doñana para evitar la seca de alcornoques del parque

Puede encontrar la noticia en:

http://www.20minutos.es/noticia/2246252/0/foro-encinal-colabora-con-donana-para-evitar-seca-alcornoques-parque/




Archivos

Translate »