Home » Posts tagged 'corcho'

Tag Archives: corcho

Extremadura producirá unas 24.000 toneladas de corcho esta campaña, la mayoría para fabricar tapones de vino

La producción estimada de corcho en plancha para este año en Extremadura será de unas 24.000 toneladas según los datos que manejan los investigadores del Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal de CICYTEX.  Fernando de Miguel, Ingeniero Industrial de este centro, ha asegurado durante la Jornada Anual del Corcho que organiza Asaja Extremadura que esta previsión obedece tanto al ciclo de producción, cómo a la climatología no muy favorable de los últimos meses, puesto que ha sido un año cálido y seco.

Estos datos consolidan a Extremadura como la segunda región productora de corcho a nivel nacional, después de Andalucía. El tercer y cuarto lugar lo ocupan Cataluña y Castilla La Mancha, respectivamente. En cuanto al destino final del corcho, explicó que principalmente es utilizado para la fabricación de tapón natural. En menor medida para la producción de tapón champagne, natural colmatado, 1+1 y tapón aglomerado. Otros usos que se dan a este material son el parquet y aglomerados decorativos y de aislamiento.

En su intervención este investigador también hizo alusión a la evolución del mercado de tapones, en el que el tapón de corcho está muy por encima de otros como el de plástico o el de rosca. CICYTEX también está trabajando, junto a otras instituciones, en un estudio sobre la enfermedad de la seca en encinas y alcornoques.

 

Puede encontrar la noticia en:

https://extremadura21.wordpress.com/2017/08/23/extremadura-producira-unas-24-000-toneladas-de-corcho-esta-campana-la-mayoria-para-fabricar-tapones-de-vino/amp/

Extremadura espera una producción de 23.000 toneladas de corcho

Investigadores del Instituto del Corcho del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex), han manifestado que se espera para esta campaña una producción media de entre 20.000 y 23.000 toneladas.

Ramón Santiago, uno de los investigadores e ingeniero de montes, señala que desde el punto de vista climatológico se espera una campaña “excepcional” por las lluvias caídas en mayo y debido al hecho de que el mes de junio está siendo seco.

Santiago hizo estas declaraciones a los medios antes de participar en unas jornadas sobre el corcho que ha tuvieron ayer lugar en Cáceres dirigidas a los socios de la organización agraria Asaja.

Extremadura es la segunda región productora de corcho en España, después de Andalucía, lo que supone el 11,6 por ciento de la producción mundial. El investigador mencionó que la campaña de este año tendrá una inversión, sobre todo en jornales, de 5 o 6 millones de euros y que los beneficios en el campo rondarán los 28 millones de euros, unos beneficios que se amplían a la hora de la transformación y llegarán a los 70 millones de euros.

Aunque se espera una campaña “media”, el corcho sigue estando afectado por la enfermedad de la seca, que en el caso de Extremadura afecta al 2 por ciento de la superficie.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.efeagro.com/noticia/corcho-2/

 

 

 

El mundo de la producción de corcho se reúne en Ficor

El 80 por ciento del corcho que se produce en España para hacer tapones pasa en alguna fase de su elaboración por San Vicente de Alcántara. El municipio, en plena dehesa extremeña, celebra la segunda edición de la Feria Internacional del Corcho (Ficor) los días 27, 28 y 29 de este mes, en cuya muestra comercial participan más de una veintena de empresas e instituciones. Las mesas redondas de Ficor son el auténtico termómetro de un sector en pleno auge.

Andrés Hernaiz de Sixte, alcalde de San Vicente de Alcántara, explica que el programa de actividades de Ficor es muy denso. “En las ponencias se puede conocer cómo va cambiando el sector, aunque lo más interesante son las mesas redondas de estos días, especialmente las de la tarde del miércoles y la mañana del jueves. En ellas se le toma el pulso al sector y participan los principales agentes y expertos del sector. A San Vicente de Alcántara viene estos días todo el que tiene algo que decir en este mundo”.

Ficor es el escaparate perfecto para la promoción y difusión de las excelencias del corcho, así como de uno de sus principales productos transformados: el tapón. No es de extrañar que como ‘Ciudad del Corcho’ el municipio acoja 43 empresas corcheras, de las cuales tres pertenecen a multinacionales. El alcalde de San Vicente de Alcántara recuerda que el mundo del tapón de corcho es un sector muy especializado y pequeño.

“El 80 por ciento del corcho para tapones que se produce en España pasa por San Vicente, de una forma u otra. Aquí nos dedicamos al corcho en plancha. Aquí hacemos el primer cocido y los procesos para que sea taponable. Una parte se queda en el municipio para su manufactura. Otra se hace en plancha para industrias de todo el país. Una parte de esa broca de tapón natural regresa a San Vicente porque aquí se encuentra la mayor industria especializada en tapón técnico, realizado con corcho molido, libre de TCA, que se hace en moldes individuales bajo demanda de las bodegas”.

Ficor es un punto de encuentro de los profesionales del sector, ya que no sólo participan industriales, sino también bodegas, sumilleres y enólogos extremeños. Este año la denominación de origen Ribera del Guadiana está presente por vez primera con un estand y con su gerente en las mesas redondas. San Vicente de Alcántara es también referente de la cultura corchera pues elabora tapones desde el siglo XIX.

Las previsiones apuntan a que la actual será una buena cosecha, según indica el edil. El tapón de corcho es un producto agroalimentario que depende mucho de la meteorología. En función de cómo haya sido el último año climatológico la campaña será mejor o peor. Es preferible que llueva mucho, pero después que haga mucho calor para que la corteza se desprenda sin hacer daño al alcornoque. “Cada año producimos en San Vicente un poquito más de corcho. También es verdad que la maquinaria actual permite hacer más producción con menos personal, aunque en el municipio el sector absorbe a la práctica totalidad de los trabajadores”, apunta Andrés Hernaiz. En Ficor –que se celebra cada dos años– participan empresas corcheras privadas e instituciones, aunque no se trata de una feria solo comercial. Su objetivo no es la venta, pues el producto ya está vendido, sino dar a conocer y profundizar sobre un producto con mesas redondas, presentaciones de libros especializados y conferencias.

APOYOS Un año más apoyan Ficor las principales instituciones como la Junta de Extremadura, Retecor (Red de Territorios Corcheros), el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex), la Asociación de Empresarios del Corcho (Asecor), la Diputación de Badajoz, el Patronato de Turismo, la Mancomunidad de Municipios de Sierra de San Pedro y el Ayuntamiento de San Vicente de Alcántara. Durante Ficor se van a presentar dos libros especializados: ‘El alcornocal y el negocio corchero. Una perspectiva histórica e interdisciplinar’, que recoge las ponencias de un encuentro especializado y ‘Diccionario ilustrado del corcho’ de Ignacio García Pereda.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/monograficos/mundo-produccion-corcho-reune-ficor_932842.html

El sector del corcho extremeño retoma sus niveles de empleo tras superar la crisis

El presidente del Cluster del Corcho de Extremadura-Asecor, Vicente Rodríguez, ha explicado a Efe que con la crisis se cerraron diversas empresas, y otras se vieron obligadas a reducir personal.

La recuperación experimentada desde el pasado año, pero principalmente durante este 2015, ha permitido a las compañías extremeñas recuperar esa plantilla “tan necesaria”, que ha regresado por tanto al sector.

De la plantilla que se perdió durante la recesión, en torno a un 30 %, se ha recuperado una “gran parte”, pues como ha indicado, algunos de esos trabajadores se jubilaron o tomaron otros cauces laborales.

En su opinión, se han producido muchos condicionantes para explicar esta situación, como por ejemplo el aumento del consumo interno de vino, aunque es aún “más importante” la incorporación de nuevos países consumidores.

Como ejemplo, las últimas tendencias apuntan a que muchos ciudadanos estadounidenses, anteriormente consumidores en exclusiva de refrescos tradicionales, incorporan ahora también el consumo del vino.

“En Estados Unidos se consume ahora más vino, -ha dicho- pero existen muchos más ejemplos, como el incremento de las compras chinas de caldos extremeños o de otros países productores de calidad”.

La cultura gastronómica, como ha expresado Rodríguez, se ha instalado en todo el mundo y en todas las escalas de la sociedad, y el vino ha sido uno de los grandes beneficiados.

Además, se han incorporado nuevas naciones productoras al mercado del vino de calidad, productos que precisan de corcho como el extremeño para posicionarse como una referencia dentro de la competencia mundial.

El incremento de la producción de países como Argentina, Chile, Sudáfrica, China o Australia, entre otros, beneficia a las ventas del corcho, y por tanto se augura un futuro “muy importante” en este sentido.

“Todos los países que producen vino, como por ejemplo Estados Unidos, incorporan más calidad, y eso implica tapar con un tapón con garantía”, ha indicado el responsable del cluster extremeño.

Según Rodríguez, el incremento de la actividad de este 2015 ha permitido estabilizar la situación a niveles similares a los experimentados en los últimos años antes del inicio de la crisis, lo que es “positivo” e “importante”.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.efeagro.com/noticia/el-sector-del-corcho-retoma-sus-niveles-de-empleo-tras-superar-crisis/

La producción de corcho fue un 10 % menor de lo previsto en Extremadura

La producción de corcho en Extremadura ha sido finalmente un 10 por ciento menor de lo previsto a principios de año, aunque se han alcanzado unos niveles normales respecto a la media de los últimos ejercicios.

El presidente del Cluster del Corcho de Extremadura-Asecor, Vicente Rodríguez, ha explicado a Efe que tras las previsiones optimistas de inicios de 2015, las condiciones meteorológicas de primavera y verano obligaron a sacar menos corcho.

Una situación que también se ha producido en otros grandes territorios corcheros peninsulares, como Andalucía o Portugal, ha apuntado.

El periodo de saca ha sido corto en Extremadura, unos dos meses, lo que ha hecho que las cuadrillas se hayan desplazado en las últimas semanas de verano a zonas de Castilla y León y Castilla La Mancha.

El adelanto de la campaña extremeña y su corta extensión se debe a que la primavera fue seca, lo que desaconseja una saca excesiva.

Según Rodríguez, muchos empresarios decidieron durante las últimas semanas de campaña no continuar con la saca, aunque pudieran haberlo hecho, para no dañar al árbol.

“Cuando hay lluvias, la saca se realiza muy fácil, parece como si el alcornoque quisiera soltar el corcho -ha indicado-, pero con sequía es conveniente dejar el material uno o dos años, pues se produce estrés en el árbol”.

El presidente del Cluster del Corcho de Extremadura ha confiado en que este otoño y la próxima primavera llueva, pues una ausencia de precipitaciones en esas etapas sí podría provocar niveles de producción más bajos de lo habitual el próximo año.

La media anual de producción de corcho en Extremadura se sitúa en el en torno de las 23.000 toneladas.

Por otro lado, Rodríguez ha explicado que las ventas del corcho extremeño mantendrán su buen comportamiento en los mercados internacionales, pues la demanda continúa y el precio está a niveles aceptables.

Sin cambios significativos en las cotizaciones del dólar y el euro, el corcho ibérico seguirá manteniendo sus ventas, ha indicado el presidente del Cluster del Corcho extremeño.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.finanzas.com/noticias/empresas/20151004/produccion-corcho-menor-previsto-3254987.html

El calor adelanta el final de la campaña de la saca del corcho, que puede reducirse en 5 millones de kilos

Ya dice el refrán que vale más maña que fuerza. La sabiduría popular describe al pie de la letra el caso de la tradicional saca del corcho. Un trabajo que cada año realizan cientos de jornaleros en Extremadura cuando llega el verano, y que supone un auténtico ‘balón de exígeno’ para la economía rural.

El hacha que se utiliza con el árbol tiene que hacer el menor daño posible al alcornoque que regala sus cortezas. Y no se logra precisamente haciendo fuerza, sino aplicando la sabiduría que se transmite en padres a hijos, como explicaVicente Rodríguez, responsable de la Agrupación Sanvicenteña Empresarios del Corcho.

No ha sido una mala campaña en cuanto a precios y el posicionamiento de los mercados. De todos modos la campaña de la saca del corcho entra en su recta final unas semans ante de lo normal a causa de las altas temperaturas estivales, y a una primavera seca.

Los productores estiman que la climatología hará que en torno a cinco mil kilos de corcho se queden este año en los alcornoques. Esto representa una reducción de entorno al 20 por ciento.

No obstante, la temporada se adelantó, y la demanda de personal se incrementó exponencialmente para sacar toda la mercancía, adelantándose a los calores que suben las temperaturas de los alcornoques, según explica el reponsable de la agrupación sanvicenteña, y del Cluster del Corcho de Extremadura.

En cuanto a la climatología, Miguel Cremades, representante de los propietarios de montes, pone de manifiesesto que, auque es cierto que el calor aprieta, ha habido años peores, más secos y con peores resultados.

Este ingeniero, y propietario, explica que quien marca los precios sigue siendo el mercado de los tapones de corcho, aunque también es importante su comercialización como aislante o ignífugo, por ejemplo en el mundo de la aviación.

¿Por qué se adelanta el fin de la campaña?

La dehesa, fuente de biodiversidad, y responsable de gestar cada año el corcho, no tolera que la saca se haga con un clima extremadamente seco. Es decir, cuando la humedad desaparece por completo del ambiente, y las temperaturas dan paso a un ambiente más árido, esta técnica puede dañar a la corteza del árbol que reproduce el corcho.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.eldiario.es/eldiarioex/economia/adelanta-saca-campana-reducirse-millones_0_409809878.html

Coforest persigue cooperativizar toda la producción del corcho del norte de Cordoba

Cooperativizar la actividad para defender la gestión del corcho en la zona norte de la provincia de Córdoba es el objetivo que se han marcado desde Coforest, la sociedad cooperativa andaluza dedicada a la elaboración de piñón entero y suministro de cáscara de piña con sede en Villaviciosa. En este contexto se ha organizado una jornada informativa en la cooperativa olivarera Los Pedroches de Pozoblanco en la que se ha presentado el proyecto y modelo de gestión de esta iniciativa que pretende dar más valor añadido a los agricultores que pertenezcan a su ámbito de acción.

Javier Martínez, gerente de Coforest, ha señalado que su intención es diversificar su producción ya que muchos de sus socios tienen no solo masas de piñonero sino también de quercinias , “en este caso encinar y alcornocal” y estos le pedían una gestión cooperativizada del corcho.

Martínez ha destacado el trabajo en redes que realizan las cooperativas de la sierra, “intentamos colaborar unas con otras para sacar adelante proyectos que puedan ser interesantes”. Añade que “todos queremos darle servicios a nuestros socios , generar valor añadido a nuestros territorios, empleo y riqueza”.

Como garantía de proyecto, Javier Martínez, ha hecho hincapié en la trayectoria exitosa de Ecoforest que tiene 15 años de experiencia en un producto forestal , en este caso la piña. El gerente de esta entidad señala que el corcho es un producto parecido al que ellos manejan en el sentido de que tiene la misma problemática, está situado en la misma zona, en este caso no está cooperativizado por lo tanto funciona a base de intermediarios y no existe ninguna transformación. Nuestra objetivo, señala “sería intentar cooperativizarlo e industrializarlo si fuera posible, y en cualquiera de los casos, el fondo es darle un mayor valor añadido al producto”.

Coforest organizará estas jornadas en otros municipios.

Puede encontrar la noticia en:

http://www.diariocordoba.com/noticias/pozoblanco/coforest-persigue-cooperativizar-toda-produccion-corcho-comarca_968558.html

Asecor asesora a las empresas del corcho sobre las certificaciones de calidad

La Agrupación Sanvicenteña de Empresarios del Corcho (Asecor), que aglutina a medio centenar de industrias, asesora a profesionales y sociedades vinculadas al sector sobre las certificaciones que mejoran la gestión de la dehesa y del corcho.

La iniciativa, enmarcada en el proyecto “Dehesa: el valor de la calidad”, es gratuita, según ha informado la organización.

El proyecto se centra en los sistemas de certificación existentes, ya que son la mejor herramienta disponible para la mejora integral de este sector productivo, al incidir en las componentes ambiental, social y económica de esta actividad.

Las consultas se refieren principalmente a las certificaciones Systecode, APPCC, FSC, PEFC y de Agricultura Ecológica, cuya implantación están creciendo en la Península Ibérica.

Mejoran significativamente tanto la manera en que se gestiona el territorio, las dehesas, como la forma en que se obtienen los productos resultantes, prioritariamente el corcho.

Estas certificaciones significan una apuesta por la mejora continua y un compromiso por la sostenibilidad y el medio ambiente.

Próximamente, en esta línea de trabajo, se presentará una guía técnica sobre los sistemas de certificación forestales y un estudio llevado a cabo para analizar su impacto en la economía.

Estas dos iniciativas están enmarcados en el proyecto “Valor Dehesa”, de la Fundación Biodiversidad, a través del Programa empleaverde, cofinanciado por el Fondo Social Europeo y desarrollado en Extremadura y Andalucía.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.finanzas.com/noticias/empresas/20140802/asecor-asesora-empresas-corcho-2727830.html

El corcho, el tesoro portugués de las mil y una aplicaciones

Hace ya mucho que la utilidad del corcho dejó de limitarse a los tapones de botella. Desde paraguas, lavabos, lámparas y muebles hasta casas de pájaros o cartas de amor, la creatividad es el único límite de las empresas portuguesas que apuestan por la versatilidad de un producto cada vez más apreciado.

Procedente de la corteza del alcornoque, que se retira cada nueve años sin necesidad de cortar el árbol, el corcho es la materia prima elegida para productos diversos y que sorprenden a muchos.

Es lo que ocurrió cuando la firma lusa Pelcor lanzó un paraguas de piel de corcho. Fue el primero de una gama de artículos innovadores y de diseño, algunos de lujo, entre los que figuran maletas, relojes, cinturones, delantales, bolígrafos, blocs de notas o una gama de accesorios para el hombre.

La última gran apuesta de esta compañía ha sido una serie de románticas cartas de corcho con la palabra “amor” estampada en dorado en varios idiomas.

Su éxito está prácticamente asegurado ya que, actualmente, algunos de los productos de esta empresa están a la venta en el Museo de Arte Moderna de Nueva York (MOMA), uno de los más reputados a nivel mundial.

Antes de aventurarse en los caminos de la creatividad, Pelcor, fundada en 2003 en el sur de Portugal, se posicionaba en el mercado de los tapones de corcho para los más finos champán, licores y vinos de todo el mundo.

Fue a finales de los años noventa cuando la búsqueda de materiales más baratos para fabricar tapones llevó a una acentuada caída de las ventas del corcho, una crisis que obligó a las empresas del sector a buscar usos alternativos para el valioso producto.

Así, comenzó a crecer la utilidad de este material en los más diversos accesorios de moda, decoración y ocio, en un momento en el que los creadores dan cada vez más importancia a la utilización de materiales naturales que contribuyan al cuidado del medioambiente.

“Uno de los factores clave que hace que el corcho entre en el mercado por la puerta grande es que se trata de un producto verde”, cuenta a EFE el diseñador Carlos Mendonça, uno de los fundadores de la empresa Simple Forms Design, que apuesta por una línea muy diferente de productos sin descuidar la innovación.

El lavabo de corcho es una de las sugerencias más conocidas de la firma, fundada en Oporto (norte de Portugal), que se lanzó al mercado en 2004 con una colección para baños en la que el corcho se mezcla con el acero inoxidable para crear los más originales sanitarios, jaboneras o alfombras.

“Nos llevó cuatro años desarrollarla”, cuenta Mendonça, quien destaca la vertiente minimalista de todas estas concepciones que pasan antes por un “trabajo entre bastidores muy grande” en el que se estudian las formas más sustentables de producción, la reacción de los materiales y la utilidad práctica de los productos finales.

Una de las prioridades es presentar “un producto que cause impacto, que llene un espacio y que sea confortable”, según el diseñador, cuya visión llevó a la empresa a ganar un Red Dot Award en 2008, uno de los premios más importantes del ámbito del diseño.

Tras la creación de una línea de menaje, en la que alía el corcho con la porcelana, y de estrenarse en el área de la iluminación con lámparas de las más variadas formas, la empresa dio un giro hacia un área más lúdica y lanzó unas llamativas casas para pájaros.

Cuando las vieron “la gente se volvió loca”, cuenta Mendonça divertido, al mismo tiempo que destaca la gran aceptación que han tenido, sobre todo en el mercado nórdico, donde “se montan casas de pájaros en las terrazas de los apartamentos”.

Natural, ecológico, resistente, leve e impermeable, el corcho, que ahora sirve de base para piezas únicas, aún es considerado exótico en algunos lugares.

No es el caso de Portugal donde, con 737.000 hectáreas de plantaciones de alcornoques, se produce más del 50 por ciento de todo el corcho que se exporta a nivel mundial, lo que convierte al país en el principal productor por delante de España, Francia, Italia, Marruecos, Argelia o Túnez.

Fuente de ingresos para 8.337 trabajadores distribuidos por 633 empresas, solo en 2013 la exportación de corcho aportó 837 millones de euros a la economía portuguesa, según los últimos datos difundidos por la Asociación Portuguesa de Corcho (APCOR).

Puede encontrar la noticia en:

http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/empresas/el-corcho-el-tesoro-portugues-de-las-mil-y-una-aplicaciones_tcL1v6gLw4rEfCjXCifR14/

La dehesa se quita el corcho

Un sacador de corcho tiene que tener entrenado el pulso para no dañar al árbol cuando alza su hacha contra el alcornoque. Con el primer golpe ya sabe qué grosor tiene la capa. Con la medida memorizada en su muñeca, le da varios hachazos más justo hasta la madera. A continuación hace palanca con el mango y saca una plancha que va al suelo. Miles de ellas caen sobre la dehesa extremeña estos días. Son cortezas que ofrece la naturaleza y algunos se refieren a ellas como el oro negro de la dehesa. La tecnología lleva años intentando sacarlo con máquinas dotadas de sensores, pero no es lo mismo.

El corcho se resiste a la mecanización y gracias a ello su extracción manual sigue dejando riqueza. Se ha convertido en un oficio temporal especializado que está dando un respiro en plena crisis.

Aunque en su transformación última la región esté cediendo terreno frente a Portugal, en estos días tiene lugar la primera parte de un proceso que convierte la piel del alcornoque en tapón de vino. Por parejas, de modo artesanal, la saca del corcho aún mete miles de euros en los hogares de decenas de pueblos extremeños, principalmente en las sierras de San Pedro y de Hornachos.En Puebla de Obando (Badajoz, 1.940 habitantes) hay más de 200 hombres trabajando estos días en este viejo oficio que dura unas seis semanas al año y por el que se pagan jornales de 70 euros diarios seis días a la semana. La mayoría son retornados de la construcción. Se quedaron sin trabajo debido a la crisis del sector y ahora están volviendo al campo.

Hachazo, hachazo y palanca. Hachazo, hachazo y palanca. El trabajo es durísimo físicamente, con la única ventaja de que la mayor parte del tiempo están a la sombra. Sin embargo, de todas las faenas camperas que afrontan estos hombres de pueblo al cabo del año, la de sacar corcho de modo tradicional es la que más les gusta, afirma la mayoría de ellos.

Jesús Méndez es manijero, término empleado para designar a quien consigue las cuadrillas de sacadores de corcho. Luego vigila en el campo a los jornaleros para asegurarse de que el trabajo queda bien hecho, la mañana cunde y nadie resulta lesionado.

Lleva en esto desde los catorce años y conoce estos árboles como si fueran de su familia. Como es sabido, a un alcornoque se le quita el corcho cada nueve años, diez si es demasiado viejo y ya le cuesta regenerarse. A veces hay marcas con la fecha de la última saca, pero a él le basta un vistazo para calcular cuándo le toca volver a recibir hachazos. «Se ve en el color y la rugosidad», sentencia.

Estos días Méndez tiene 32 hombres a su cargo que obtienen, en una mañana, unos 12.000 kilos de corcho. «La saca dura de media 40 o 45 días, aunque el año pasado se alargó a 60 debido a la sequía de un año antes. Antes de la crisis faltaba gente porque estaban los hombres trabajando en la construcción y costaba reunir las cuadrillas. Ahora no, ahora hay personal suficiente, de sobra», dice.

Florentino García, de 56 años, y su hijo Juan María, de 23, hacen pareja para descorchar un alcornoque. El padre estuvo trabajando con el yeso hasta que se acabaron los encargos por culpa de la crisis. El joven ayudaba al padre en la construcción y ahora saca un extra de pinchadiscos en discotecas y tocando el saxo en varias bandas de pueblos cercanos. Pero lo que más dinero le da es encaramarse a un alcornoque con su hacha. El joven lleva ya seis años seguidos en esto, desde que tenía 17.

Según el encargado, Jesús Méndez, en cincuenta kilómetros a la redonda puede haber más de treinta cuadrillas trabajando. Unos sacan corcho, otros lo mueven en remolques desde lo más inaccesible de la dehesa hasta donde pueden acceder los camiones articulados de gran tonelaje. Otro grupo tiene como misión cargarlos.

José Antonio Pacheco pertenece a este último grupo. Tenía una empresa de pintura, pero la crisis de la construcción acabó con ella. Es su tercera temporada entre corcho. Esta semana, a pleno sol, lanzaba planchas hacia lo alto de un camión a punto de salir hacia Portugal.

El chófer del camión también tiene tarea más allá de la conducción. Mientras varias personas lanzan el corcho sobre el camión y otro desde arriba va colocando las planchas a conciencia, como si fueran piezas de un tetris, el conductor coloca una vara para comprobar que la carga se ajusta por los lados y en altura. El corcho es un producto muy leve, por lo que conviene apilarlo con concentración para aprovechar el viaje al máximo.

Al rato, el camión sale de la finca camino de las industrias transformadoras de corcho, de las que cada vez hay más en Portugal y menos en Extremadura, que aunque ha perdido cuota en los últimos años sigue siendo un territorio clave del sector corchero.

Reparto de la producción

Hay que tener en cuenta que la producción mundial de corcho se estima en 340.000 toneladas. Y si bien de Portugal sale sobre el 60%, España aporta otro 30%. Del resto se ocupa principalmente Italia, en torno al 6%, aunque hay países africanos de la cuenca mediterránea que ya han visto el valor que tiene la capa natural del alcornoque.

La superficie productora de corcho en Extremadura es de 419.835 hectáreas (16,1% respecto al total mundial). La producción media de corcho en Extremadura del decenio 2003-2012 ha sido de 23.400 toneladas lo cual supone el 11,6% de la producción mundial, según el artículo ‘Producción e industrialización del corcho en Extremadura’, de Manuel A. Martínez Cañas, Ramón Santiago Beltrán y María José Trinidad Lozano y publicado por la Universidad de Extremadura (UEx).

Está muy extendido que San Vicente de Alcántara (Badajoz) es la capital del corcho. Allí en realidad están –o estuvieron– muchas de las industrias transformadoras desde que en el siglo XIX un inglés apellidado Robinson montara allí una fábrica que revalorizaba el producto. Según algunas fuentes, llegó a tener mil empleados antes de marcharse a Portalegre (Portugal).

De este modo, lo que ya se hacía en muchos patios de la casas, comenzó a ser un motor económico generando riqueza en la zona, donde el corcho en planchas traído del campo se dejaba reposar para que se contrajera con el calor del verano y las primeras lluvias del otoño.

En San Vicente se empezó a cocer el corcho de manera industrial, a clasificarlo según su grosor y calidad y, en algunos casos, a cortarlo según su destino. El principal producto final sigue siendo el de tapón para botellas de vino, aunque en algunos casos este material sirve de aislante.

No hay que olvidar que en el mundo se consumen millones de botellas de vino cada día. Pero el tejido vegetal con el que se elabora el tapón de muchas de ellas solo existe en los países de la cuenca mediterránea. Eso explica la importancia del alcornoque, cuya dehesa más productiva está en la Sierra de San Pedro, entre Cáceres y Badajoz.

Menos empresas

La industria del corcho se puede clasificar en dos grandes grupos: primera transformación, que se corresponde con la industria preparadora, y segunda transformación, que incluye el resto de industrias: taponera, granulados, aglomerados, y revestimientos.

Según el estudio publicado por la UEx de Martínez, Santiago y Trinidad, en la actualidad el sector corchero a nivel europeo cuenta con unas 1.000 empresas que ocupan a 100.000 trabajadores y facturan en torno a 2.000 millones de euros anuales. De esas 1.000 empresas, actualmente existen en Extremadura unas 85, cifra que ha descendido en los últimos años.

La actividad de las empresas extremeñas se centra sobre todo en los procesos primarios de preparación, siendo menor el número de empresas que realizan procesos finales. San Vicente de Alcántara, principal núcleo corchero de la región, cuenta con casi el 75% del sector industrial corchero extremeño, unas 63 empresas. De ellas –prosigue el documento de la UEx– sólo un escaso 6% se dedica a la terminación de tapón de corcho. Aproximadamente un 8% fabrica tapón semielaborado (natural o aglomerado); un 3% fabrica discos y granulados, y el resto, es decir casi el 83% de las industrias, se dedican a la preparación del corcho en plancha. Este sector es la principal fuente de empleo de la localidad y genera unos 700 puestos directos de trabajo.

En una nave de unos 3.000 metros cuadrados del polígono industrial de San Vicente de Alcántara está la empresa ‘tapones de corcho Isabel Galano’, con seis trabajadores en dos turnos. Su gerente, Ángel Ramírez, explica que él es ‘taponero’ desde que era joven, y asume que la suya es una fábrica pequeña en comparación con Diam Corchos S.A., el gigante de la población, de capital francés.

Ramírez compra el corcho preparado y lo humedece antes de cortarlo en tiras. Después una perforadora extrae los tapones de corcho. «La industria taponadora, o sea, la que fabrica el producto terminado siempre ha estado en Gerona y, sobre todo, en Portugal.

Ahora mismo en San Vicente de Alcántara quedarán unas diez empresas taponadoras y la mía es de las pequeñas», dice. Pese a ello, Méndez sigue invirtiendo. Hace tres años adquirió una máquina con cámaras y lector láser que clasifica cada tapón según su porosidad e impurezas y los separa, una tarea que siempre habían hecho a mano.

Esta pequeña empresa saca unos 700.000 tapones a la semana con destino a Cataluña, donde el tapón se remata con un lavado y el marcado definitivo. Ramírez cree que esos tapones salidos de las dehesas de la Sierra de San Pedro y a los que ellos dan el primer corte acaban en Francia, Estados Unidos, China y Japón.

Una persona que también ha visto el corcho desde pequeño cuando su familia lo apilaba en el patio de su casa es Rafael Salgado. También ha presenciado cómo ha ido adelgazando la industria corchera en San Vicente de Alcántara y cómo ha crecido la portuguesa. De hecho, él es comercial de Amorim, una de las transformadoras de corcho más potentes de Portugal, ubicada en Portalegre, donde compran toneladas y toneladas de corcho extremeño cada año. Si en la industria reseñada antes se hablaba de una producción de 700.000 tapones a la semana, en la fábrica de Amorim, esa cantidad sale en apenas un cuarto de hora, calcula Salgado.

Parte de su misión es poner en contacto a dueños de fincas con empresarios que quieren extraer su corcho. «Los alcornoques extremeños destacan por su calidad y calibre (grosor), ya que lo que más se valora es el corcho taponable. La zona de San Pedro es puntera por su calidad, mientras que otras áreas, como Cádiz lo son por su cantidad», dice.

Vejez de la arboleda

Entre los cambios que ha ido observando en el sector, además de la irrupción de Portugal, apunta otro fundamental, el de una industria que compite consigo misma pues los tapones naturales cada vez se demandan menos desde que se ha potenciado la manufactura del llamado ‘tapón técnico’.

Éste se elabora con un cuerpo de aglomerado que se ha compactado previamente. Este tipo de tapón, mucho más barato, es muy demandado desde que diversos estudios concluyeron que su uso en botellas no afecta a las propiedades del caldo, sobre todo si no se va a consumir en un plazo menor a dos o tres años. Incluso hay tapones aún más baratos hechos solo con desperdicios cuya demanda va a más en el mercado mundial.

«Tipos de tapones hay muchos – explica Salgado–, pues no es lo mismo rematar una botella de Vega Sicilia que una de un vino que cueste tres euros». ¿Cuánto cuesta un tapón? Depende de su longitud y calidad, responde el taponero extremeño Ángel Ramírez. Los hay que cuestan un euro y que son más anchos y largos que la medida más común (44 milímetros por 24 de diámetro) y hay lotes de 1.000 unidades que cuestan tres euros.

Según Salgado, el vino de calidad exige el tapón bueno, el que menos grano y poro tiene, el que más se parece a la madera, pero éste representa solamente un 7%. «Todo se rige por la ley de la oferta y la demanda, y al haber menos corcho este año el precio sube, pero no el tapón porque los bodegueros no pueden pagar más por él, de modo que el que pierde margen es el empresario de San Vicente de Alcántara».

No obstante, esta preocupación es puntual. En realidad, prosigue, la amenaza está en la calidad y cantidad de la corteza debido al cambio climático y a la vejez de la arboleda, ya que en su opinión las reforestaciones han llegado tarde. Los alcornoques viven unos 300 años, dan su primera corteza aceptable con cincuenta, por lo que habrá que esperar varias campañas para comprobar si la dehesa extremeña sigue siendo igual de vigorosa.

 

Puede encontrar la noticia en:
http://www.hoy.es/extremadura/201406/28/dehesa-quita-corcho-20140628193552.html

Extremadura prevé una producción normal de corcho de 23 millones de kilos

El sector del corcho extremeño prevé una producción normal en la campaña de este año, en torno a los 23 millones de kilos, lo que supondrá mejorar las cifras del pasado ejercicio.

El presidente de la Asociación y Cluster de Empresarios del Corcho de Extremadura (Asecor), Vicente Rodríguez, ha comentado a Efe que se prevé una producción en torno a los 500.000 quintales -23 millones de kilos-.

En su opinión, la campaña, que acabará a mediados de agosto, se ha visto beneficiada por las lluvias del pasado otoño e invierno, y no le han afectado las altas temperaturas de primavera.

Rodríguez ha explicado que es conveniente para el corcho que haga calor en esas fechas, pues sólo le afectan las altas temperaturas con los vientos “solanos” procedentes del sur durante los medios días de julio, ya que empeoran la extracción.

El comportamiento de la comercialización y la compra venta hace prever que toda la producción salga al mercado, además del corcho acumulado durante el ejercicio pasado, que también está siendo absorbido, ha pronosticado.

A pesar de los datos positivos, ha recordado que la regeneración espontánea de los alcornocales más viejos por otros nuevos aún no ha dado sus frutos y, por tanto, un 30 por ciento de los árboles son hoy deficitarios en relación con la cantidad normal que debieran dar.

La repoblación de estos árboles aún no tiene un peso importante en la compra del producto, según ha manifestado el máximo responsable de Asecor.

En cuanto a los precios, ha comentado que se ha elevado pese a no estar “muy justificado” a nivel comercial, lo que aún se desconoce es si será positiva o negativa para los productores extremeños.

Rodríguez ha apuntado que el precio ha subido un 10 por ciento por término medio, aunque ha considerado “clave” conocer su evolución durante los próximos seis u ocho meses para hacer un mayor juicio de valor.

La campaña del corcho en Extremadura se ha adelantado este año al 15 de mayo, aunque, a su juicio, no es aconsejable sacar el producto tan pronto y esperar a cuando la primavera deja paso al verano.

A mediados de agosto habrá acabado la campaña en la comunidad autónoma, aunque en otros territorios como Salamanca lo hará más tarde, según Rodríguez.

 

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.finanzas.com/noticias/empresas/20140610/extremadura-preve-produccion-normal-2688795.html

El sector del corcho denuncia la falta de ayudas públicas

La campaña llega a su ecuador con corcho de mala calidad y unos precios “insuficientes” que no permiten al productor obtener rentalibilidad.

“Este año la temporada de la saca del corcho va a ser más corta de lo habitual”, según ha indicado Javier Benítez, portavoz del sector del corcho de Andalucía. A pesar de que vaya a ser más corta, esperan que salga con facilidad, a pesar del retraso de las semanas anteriores provocadas por las bajas temperaturas.

Aun así, Benítez ha señalado que “aún es pronto para prever cómo irá la temporada”, aunque espera que ante la escasez del producto, los precios aumenten. Algo que, según ha apuntado el portavoz, “beneficiará a aquellos que tengan corcho de calidad, que es el que mejor cotiza en el mercado”.

En este sentido, Benítez ha lamentado que la sequía de los últimos años y la falta de ayudas públicas están motivando el abandono de muchas fincas, pues el sector no obtiene rentabilidad con el corcho de calidad media y baja, por lo que los productores dejan de invertir en el acondicionamiento de la finca, lo que deriva en una próxima campaña de peor calidad que la anterior. “Así, es la pescadilla que se muerde la cola”, señala Benítez.

De esta forma, la pérdida de calidad del corcho onubense, deriva en una mayor dificultad de venta, pues es en el sector de los tapones donde se obtiene mayor beneficio, pero este reclama materia prima de alta calidad.

Además, el portavoz ha subrayado la entrada de otros materiales que están dañando al sector: “No se trata sólo del tapón de plático, que ha triunfado en mercados extranjeros donde no hay producción propia de corcho, como el estadounidense, sino de la incorporación de un tapón de corcho molido procedente de Francias y que compite directamente con nuestro tapón de corcho natural”.

“Los precios del quintal castellano de corcho, -que corresponde a 46 kilos-, varían mucho en función de la calidad”, ha explicado Benítez, “así, puede oscilar entre los 30 y los 100 euros, pero quien lo vende a 30 euros le pierde dinero, con ese precio no se puede obtener rentabilidad”. El portavoz espera que la campaña finalice en un par de semanas.

El sector del corcho incluye alrededor de 30 empresas en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

 

 

Puede encontrar la noticia en:

http://www.diariodehuelva.es/index.php/provincia/sierra/item/5508-el-sector-del-corcho-denuncia-la-falta-de-ayudas-p%C3%BAblicas#.U6SAeUCmX_h

En junio comienza la “Saca de Corcho”

Puede encontrar la noticia en:

En el mes de junio comienza la “Saca de Corcho” en nuestras dehesas. La actividad corchera supone la producción de un recurso renovable y natural, que además de mantener un oficio histórico y manual, empleando una simple hacha curva, una palanca de madera y mucha destreza, supone la garantía de perpetuación de un ecosistema de gran valor, donde conviven especies vegetales y animales. La industria corchera es la primera del estado en medir su huella de carbono. Un estudio reciente ha concluido que el corcho, en todas sus fases de producción, retiene más C02 del que emite, determinando así, por ejemplo,que el tapón de corcho, además de todas sus virtudes, es una opción sostenible.

LA SACA

El intenso y rítmico sonido de las hachas inunda con su eco la extensa dehesa, cuando los primeros rayos de sol asoman en un intento de evitar el tórrido calor que progresivamente va subiendo a lo largo de la mañana, una cuadrilla de hombres, extrae a los alcornoques su corteza dejando al descubierto los tonos anaranjados de su tronco.

Después de delimitar el tamaño de la plancha de corcho que se sacará, esta se desprende del tronco con la ayuda de un palo de madera a modo de cuña, pues hay que retirar la plancha tratando de no partirla ya que cuanto más grande mayor es su valor. La vida productiva de este árbol es de unos 200 años, lo que se traduce en unos 18 descorches en el mejor de los casos. Un proceso largo que no comienza hasta que el alcornoquel alcanza los 25 años.

En esa primera ‘saca’, se extrae un corcho, denominado bornizo, que no sirve como tapón de vino porque es muy irregular, pero que sí se usa para hacer paneles aislantes o aglomerado.

A partir del tercer descorche ,el árbol ya tiene entre 40 y 50 años, es cuando se obtiene un corcho con la calidad necesaria para transformarlo en tapones

 

http://www.produccionecologica.es/index.php?option=com_content&view=article&id=58:en-jjunio-comienza-la-saca-de-corcho&catid=1:latest-news&Itemid=50

La buena evolución del precio del corcho tendrá su reflejo en Extremadura

Puebla ha señalado que las expectativas son buenas para el sector pues la buena evolución del precio del corcho en otros mercados tendrá su reflejo en esta campaña de saca en Extremadura.

 

Informó de algunos indicadores ya conocidos, como el incremento de los precios alcanzados en la subasta de corcho de Marruecos y las previsiones de la campaña de corcho en Portugal. Indicó que, al igual que en 2013, se espera que las operaciones de compra-venta en Extremadura también registren un incremento en el precio del corcho.

 

Estas jornadas se organizas anualmente al inicio de la campaña de saca y están dirigidas a los productores extremeños de corcho.

 

En su ponencia, el director del Cicytex ha informado de algunos indicadores a tener en cuenta en Extremadura, como es el incremento en el precio, en un 15%, en la subasta de corcho celebrada en Marruecos el pasado mes de abril.

 

Ésta subasta pública está considerada una de las operaciones comerciales de mayor volumen pues en ella se pone a la venta toda la producción de corcho obtenida en el país el año anterior.

 

Además de registrar un incremento en el precio, la casi totalidad de las partidas que se sacaron a subasta fueron vendidas. Estos datos han sido facilitados a Cicytex por el Gobierno de Marruecos, ha manifestado el director del Centro.

 

En cuanto a Portugal, el mayor productor de corcho del mundo, las previsiones son también positivas según la UNAC (União da Floresta Mediterrânica), entidad que representa los intereses de los productores forestales del país vecino.

 

Se observa un importante volumen de transacciones entre enero y abril de este año y un mayor número de operadores en el mercado. Los precios también tienen una tendencia al alza. Imagen de corcho almacenado

 

PRODUCCIÓN EN EXTREMADURA

 

En Extremadura el periodo de descorche tiene lugar entre el 15 de mayo y el 15 de agosto. Según el director de Cicytex, la campaña que se espera para 2014 será similar a la del año anterior, en cuanto a producción de corcho en campo con un incremento medio en el precio por cada quintal.

 

La producción de 2013 alcanzó en Extremadura los 467.391 quintales castellanos (un quintal equivale a 46 kilos), y los precios oscilaron entre los 42 y 94 euros el quintal.

 

Extremadura es la segunda región productora de corcho de España, con unas 23.400 toneladas anuales por término medio, lo que supone el 11,6% de la producción mundial.

 

La producción depende de los turnos de saca (los alcornoques se descorchan cada nueve años en Extremadura) y de las condiciones climatológicas. La comunidad autónoma extremeña contribuye a la superficie nacional de alcornocal con unas 279.000 hectáreas.

 

Al respecto, el director de Cicytex, indicó que en los últimos 25 años se han realizado en la región numerosas repoblaciones lo que significa un incremento de la cosecha de corcho a medio plazo, una vez que estas repoblaciones entren en producción.

 

Por otra parte, Germán Puebla se refirió a los trabajos de investigación sobre el corcho y la dehesa que realiza el Cicytex. Entre otros, destacó un estudio, iniciado en 2013 a petición del sector corchero, para analizar la evolución de la calidad de corcho en campo, que se desarrollará hasta 2017.

 

Ha hecho referencia también a otro estudio sobre la evolución de la superficie afectada por la enfermedad de la seca en encinas y alcornoques entre los años 1980 al 2012; y los ensayos que se realizan para la mejora de pastos en la dehesa y sobre cultivos, como el triticale, para un mejor aprovechamiento de los recursos de terrenos adehesados.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://digitalextremadura.com/not/53572/la-buena-evolucion-del-precio-del-corcho-tendra-su-reflejo-en-extremadura/

El director de Cicytex considera que la campaña de saca de corcho en Extremadura “será positiva”

Puede encontrar la noticia en:

http://ecodiario.eleconomista.es/espana/noticias/5799940/05/14/El-director-de-Cicytex-considera-que-la-campana-de-saca-de-corcho-en-Extremadura-sera-positiva.html#.Kku8CoGw2RsQ8hH




Archivos

Translate »