Home » Posts tagged 'rentabilidad de la dehesa'

Tag Archives: rentabilidad de la dehesa

Garantizar y apostar por la rentabilidad de la dehesa será clave para poder potenciar su conservación

El Teatro Municipal de la localidad castellanomanchega de Almodóvar del Campo ha acogido la Jornada Técnica La Dehesa: entorno, conservación y patrimonio. Expertos y representantes de distintas instituciones han destacado la necesidad de mejorar la rentabilidad de la dehesa para potenciar su conservación y hacer viable su sostenibilidad en el futuro.

El presidente de COVAP, Ricardo Delgado Vizcaíno, ha destacado que la dehesa es clave para la Cooperativa porque “la dehesa y la ganadería extensiva se dan la mano y se sostienen recíprocamente: sin la acción del hombre no existiría la dehesa y por eso queremos concienciar a la sociedad de la necesidad de protegerla, cuidarla, hacerla viable y luchar contra los problemas que padece como el de la falta de regeneración del arbolado”. Delgado Vizcaíno ha comparado la situación de la dehesa con el envejecimiento de la población y con la falta de relevo generacional en el campo y ha destacado que “es necesario hacer rentables las explotaciones ganaderas para que haya recursos que puedan revertir en acciones de conservación”.

LA DEHESA CONTRIBUYE DE FORMA MUY IMPORTANTE AL DESARROLLO SOSTENIBLE Y PARA FIJAR POBLACIÓN

Ricardo Delgado Vizcaíno ha añadido que son los ganaderos los que dan sentido a un agrosistema de incalculable, como es la dehesa, valor para la sociedad gracias a que es un ejemplo de simbiosis del hombre con el medio ambiente, de biodiversidad; un freno a los incendios forestales y un espacio que ya es un destacado reclamo turístico. El presidente de COVAP ha destacado la importancia del Valle de Alcudia en el ámbito de la dehesa y de la Cooperativa.

El alcalde de Almodóvar del Campo, José Lozano, ha señalado que “la dehesa contribuye de forma muy importante al desarrollo sostenible no sólo de Almodóvar del Campo sino de toda la comarca del Valle de Alcudia”. El alcalde ha agradecido a COVAP la organización de este encuentro en esta localidad y ha destacado que esta jornada “servirá para difundir los valores de la dehesa, que se han desarrollado durante siglos y que es fundamental para el desarrollo sostenible”. Lozano ha remarcado que “la ganadería es muy importante para fijar población a estos territorios y por ello es importante contribuir a la conservación y potenciación de este tipo de actividades”.

LA DEHESA. RETOS DE FUTURO

Los ponentes de la jornada celebrada en Almodóvar del Campo han reclamado un tratamiento exclusivo y diferenciado para la dehesa dentro de las distintas normativas que regulan la gestión del territorio.  En la primera de las mesas redondas, titulada La dehesa el catedrático de Producción Animal de la Universidad de Córdoba, Clemente Mata, ha comenzado su intervención haciendo referencia a la necesidad de hacer rentable la dehesa ante las dificultades que amenazan su “equilibrio”. Tanto Mata como el resto de ponentes: el profesor titular del Departamento de Producción Animal de la UCO, Vicente Rodríguez-Estévez; la presidenta de Fedehesa, María Pía Sánchez Fernández, y la profesora titular del Departamento de Ingeniería Forestal de la Universidad de Córdoba, Pilar Fernández Rebollo, han destacado que la clave reside en garantizar la regeneración con distintas estrategias.

Rodríguez Estévez ha abogado por superar el “desconocimiento” que existe sobre la dehesa a la hora de legislar y de actuar sobre este agrosistema y ha reclamado que se recuerde cómo lo gestionaban nuestros antepasados. Fernández Rebollo ha expresado que los propietarios de dehesa deben asumir el cuidado y la regeneración de sus fincas, venciendo la tendencia media de pérdida de árboles, que se cifra en unos tres pies por hectárea cada diez años. “Recuperando entre 10 y 15 árboles por hectárea cada 30 ó 40 años se contribuiría a frenar la pérdida de encinas”, ha explicado.

Por su parte, Pía Sánchez ha destacado que la sobrecarga ganadera es producto de la falta de rentabilidad y ha señalado que la dehesa “lucha” contra muchos factores adversos que “van desde la asfixia burocrática que sufrimos hasta la seca y que podrían paliarse si fuera rentable”. Por este motivo, la presidenta de Fedehesa ha reclamo una ayuda para las fincas de dehesa similar a la que tiene el olivar, “ya que esas rentas revertirían en conservación del arbolado”.

LA IMPORTANCIA DE LA GANADERÍA EXTENSIVA

La ganadería extensiva es fundamental para el sostenimiento de la dehesa. Para ello es fundamental lograr un tratamiento diferenciado como sector productivo por parte de las administraciones públicas y que se valoren adecuadamente los servicios ambientales que presta.

Ésta ha sido una de las conclusiones de la mesa redonda integrada por Antonio Gamonal Adánez, presidente de Ugavan (Unión de ganaderos de vaca nodriza);  Manuel Sánchez Rodríguez, profesor del Departamento Producción Animal de la Universidad de Córdoba; Antonio Peco Sobrino, profesor titular de Cultivos Herbáceos y Pastos de la Escuela de Agrónomos de la Universidad de Castilla La Mancha, y Raúl Sanz Pereda, director del grupo cárnico de COVAP, que ha actuado como moderador. En sus intervenciones han coincidido en la necesidad de conseguir políticas en materia Agroganadera, de Desarrollo Rural y en Medio Ambiente que contemplen las características particulares de la ganadería extensiva en la dehesa. “Eso debe asumirlo la PAC, que debe adoptar ese tratamiento diferenciado que apoye y ponga en valor todos los servicios que este agrosistema presta a la sociedad”.

Los ponentes también han destacado la necesidad de elevar la productividad de las explotaciones y de mejorar la profesionalidad y el conocimiento técnico de gestores y operarios, sobre todo en cabañas ganaderas como la de ovino. Las ponencias las ha cerrado Christian Gortázar, reconocido experto en sanidad animal en el ámbito extensivo.

La directora general de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla La Mancha, Cruz Ponce Isla, ha clausurado la jornada técnica apelando a la colaboración y al diseño de estrategias conjuntas entre los distintos actores que participan en la gestión de la dehesa y de la ganadería extensiva para potenciar la conservación y la preservación futura de este agrosistema.

Ponce Isla ha agradecido la labor de COVAP y ha definido a la cooperativa como un modelo de desarrollo rural que permite la fijación de población al territorio, la generación de valor añadido y la excelencia de las producciones agroalimentarias. La directora general ha destacado la importancia de la ganadería en el Valle de Alcudia y ha destacado el compromiso de la administración a la que representa para conseguir que siga siendo un recurso económico y social de primer orden.

 

Puede encontrar la noticia en:

Garantizar y apostar por la rentabilidad de la dehesa será clave para poder potenciar su conservación

La verdad científica de la rentabilidad de la dehesa

Lejos de mi la tentación corporativa, pero me irrita que frecuentemente me enfrente a colegas académicos que suelen citar a otros colegas de disciplinas que desconocen sin acudir a la crítica rigurosa de la fuente de los datos. Hoy les traigo a colación el caso de la dehesa. El resultado de la revisión de las publicaciones sobre la rentabilidad de las dehesas es una situación babélica, en la que sólo el especialista puede distinguir el dato consistente del dato ilícito.

Este ecosistema de la dehesa está cada día más valorado entre los propietarios y potenciales compradores que lo perciben como un activo que produce principalmente servicios de amenidades a sus propietarios, además de ofrecer servicios públicos sin precios de mercado a la sociedad en su conjunto. Sin embargo, es habitual que los propietarios y una mayoría de profesores universitarios, con pocas excepciones, declaren los primeros y publiquen los segundos que la dehesa no es rentable y, por el contrario, otros tenemos demostrado que la dehesa es rentable. ¿Es posible abandonar esta torre de babel en la que habita este “conocimiento” esquizofrénico?

Hay feliz racionalidad en la mayoría de los grandes propietarios de dehesas que logran mantenerse durante décadas en el disfrute de su paraíso

Nadie que se comporte racionalmente permanece en el desempeño de una actividad ruinosa de por vida. Al contrario, hay feliz racionalidad en la mayoría de los grandes propietarios de dehesas que logran mantenerse durante décadas en el disfrute de su paraíso. Consiguen satisfacer su ilusión porque en su momento abandonaron la vida contemplativa en la dehesa para percibir ingresos de sus actividades profesionales y rentas de inversiones obtenidos fuera de la dehesa. Pero el disfrute de sus dehesas se lo tienen que pagar los propietarios en forma de una menor rentabilidad en dinero líquido de los productos vendidos respecto de la que obtendrían invirtiendo en obligaciones del estado a 30 años.

Entonces, ¿donde está la racionalidad de los propietarios cuando aceptan menores beneficios monetarios líquidos de los que podrían obtener de la mejor inversión alternativa a la de la dehesa? La respuesta es bien conocida por estos grandes propietarios: no vendo mi finca porque puedo pagarme el disfrute de mi paraíso. Aquí está embebida la respuesta a la invisibilidad de la rentabilidad del servicio de amenidades privadas de la dehesa. Una encuesta publicada por la Editorial CSIC en 2015 a 765 propietarios de ecosistemas de dehesas y silvo-pastorales muestra que más de la mitad del precio de una dehesa la atribuyen los propietarios al rendimiento del servicio de las amenidades que consumen. También la administración pública reconoce en la Ley del suelo (2015) que en la valoración de las fincas rústicas las amenidades pueden suponer hasta el 50% del precio de tasación de la tierra pagado por el estado.

La verdad científica de la rentabilidad real total de la dehesa, después de incorporar el beneficio de las amenidades privadas, es que supera notablemente a la tasa de rentabilidad de las obligaciones del estado a 30 años. En el periodo 1994-2010 la rentabilidad de la dehesa en términos reales ha fluctuado entre el 3 y el 6%. A pesar de esta competitiva rentabilidad de la dehesa, los propietarios no evitan la paulatina degradación de su arbolado de encinas, alcornoques, robles, acebuches y otros árboles de especies frondosas mediterráneas. Los precios del mercado de la tierra suben por revalorizarse las amenidades del paisaje de las dehesas de forma persistente. La paradoja es que sus propietarios y compradores admiten la degradación del arbolado sin que perciban que el mercado depreciará a muy largo plazo los activos ambientales privados de la dehesa. Por el momento el mercado es ciego y sigue a medio plazo revalorizando el paraíso impresionista de nuestras dehesas.

* Pablo Campos es profesor de Investigación del CSIC en el Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC y Premio Nacional de Economía y Medio Ambiente en 2002.

 

Puede encontrar la noticia en:

http://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2017-03-21/verdad-cientifica-rentabilidad-dehesa-csic_1350826/

Translate »